Arguiñano: "Mi padre estuvo en la División Azul en la II Guerra Mundial echando una mano a Hitler"

6/11/2018 - 17:03
  • El cocinero reflexiona sobre la Historia que deberían aprender los niños en los colegios

  • "Lo digo y no me da ni orgullo, ni pasión, ni rabia", ha declarado en Antena 3

Karlos Arguiñano sorprendió este lunes a los espectadores de Antena 3 con una impactante historia personal mientras preparaba canelones de verduras con jamón cocido. Un habitual chiste daba paso a una revelación sobre su padre que hasta ahora no había salido a la luz.

"Mi padre estuvo en la División Azul en la II Guerra Mundial echando una mano a Adolfo... Hitler", ha dicho mientras pelaba unas zanahorias y después de contar que este verano visitó los campos de concentración de Mathausen, que inspira la película protagonizada por Mario Casas.

Asimismo, el cocinero ha criticado que en los colegios se opta por enseñar la Historia de los "romanos o los fenicios", obviando la reciente. "Los niños deberian saber todo lo que ha pasado", ha reflexionado.

Después, ha proseguido relatando la historia de su progenitor: "A nosotros no nos contaron nada de nada. Ni en casa. Mi padre, después de la Guerra de España se va a la Guerra Mundial de voluntario, a la División Azul, y lo único que me contó fue que atravesaron todo Polonia andando y que cuando tenían calor iban desprendiéndose de la ropa y luego llegaron los 20 y los 30 bajo cero y la gente estaba sin ropa. Muertos de frío, no hacía falta que les disparasen.

Arguiñano y la anécdota de su padre con un general nazi

También ha habido tiempo para contar una anécdota de esa etapa: "Un día se acercó un general alemán a la división donde estaba y preguntó en un castellano que se le entendía a ver si había alguno de Idiazabal o de cerca. Hubo cuatro que dieron un paso al frente, entre ellos mi padre. El general preguntó '¿Quién es el que más cerca vive de Idiazabal?' Mi padre. 'Cuando vuelvas a casa, me mandas dos quesos".

Minutos después de hacer pública la historia de su padre, el de Beasáin volvía a insistir en lo importante que es contar la Historia en los colegios: "Algunos cuando les hablas de Franco...eso ya pasó, pero tenemos que saberlo. Y como estoy yo aquí, que soy hijo de alguien que estuvo en la División Azul, lo digo y no me da ni orgullo, ni pasión, ni rabia".


Otras noticias

Contenido patrocinado



Informalia





Comentarios 5

#1
07-11-2018 / 15:37
ines
Puntuación 3
A FavorEn Contra

Sería muy conveniente que los colegios españoles y sobre todos en los vascos, se explicaran los asesinatos de la banda terrorista ETA y porque en esa comunidad autónoma se les sigue homenajeando.

#2
07-11-2018 / 15:54
JONS HIJO DE PVTA
Puntuación -9
A FavorEn Contra

SU PADRE ERA UN KORNUDO DE LA FRESKA DE SU P.MADRE

#3
07-11-2018 / 16:42
JonS
Puntuación -2
A FavorEn Contra

A ver si por lo menos el que escribe este artículo se entera de una vez de cómo se escriben los nombres vascos. En euskara no hay acentos gráficos, por lo tanto, no es Beasáin, sino BEASAIN. ¿Enterado?

#4
07-11-2018 / 16:48
JonS
Puntuación -4
A FavorEn Contra

#1

Sería todavía mucho más conveniente que en los colegios españoles, y también en los vascos, se explicara lo que hicieron los "por Dios y por España" : una sublevación militar con 500.000 muertos, de ellos 200.000 asesinados y todavía más de 100.000 en la cunetas. Después, qué se ha hecho en la "democracia" en nombre de la "unidad de España" : Guerra sucia, GAL, torturas (10.000 casos), etc. Figúrate todo lo que hay que contar.

#5
07-11-2018 / 16:53
macafi
Puntuación 4
A FavorEn Contra

Gracias a Alemania y a varios países que lucharon contra el marxismo, Stalin no llegó por una parte a Cádiz y por otra a Irlanda.

¡Gloria eterna, valientes!

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.