Un concursante pone patas arriba '¡Ahora caigo!': "Quemaría los 100.000 euros, me la suda"

6/11/2018 - 12:26
  • Marc, que afirmó que de mayor quería ser "dictador", dejó a Arturo Valls sin palabras

  • Después de su inesperado show, el joven decidió plantarse con 8.250 euros

Normalmente es Arturo Valls quien deja a sus concursantes cortados con sus chistes, pero este lunes recibió de su propia medicina. Marc dejó sin palabras al presentador con sus loquísimas afirmaciones. El revuelo fue tal que ¡Ahora caigo! llegó a ser Trending Topic en Twitter durante última hora de la tarde.

Marc, que consiguió ponerse en el centro tras derrotar a su oponente, dijo que pasaba su vida en el sofá viendo "telefilms". "Oye, ¿pero a qué te dedicas, Marc?", preguntó Valls a lo que el soltó: "Soy estudiante de Historia en la Universidad de Valencia, que es casi lo mismo como ver películas".

Más sorpresa provocó cuando desveló lo que haría con los 100.000 euros del premio del programa: "Los quemaría porque soy joven. Pero pim, pam, pim, pam... ¡me la suda!". "¡Hombre tan poco es eso!", exclamó Arturo totalmente atónito ante lo que estaba sucediendo: "¡Así va el país!".

Minutos después, ya en el centro de la plataforma, Marc la volvía al liar al decir que de mayor quería ser "dictador" y que se sentía "to´bien", algo que aprovechó Valls para preguntarle que qué se "había tomado antes de entrar". Fue entonces cuando el chico sacó un inhalador para "descongestionar un poquito la nariz". Finalmente, se plantó con 8.250 euros.


Otras noticias

Contenido patrocinado



Informalia





Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.