Una "fanática" del sexo deja atónito a su cita en 'First Dates': "Me da igual con quién y con cuántos"

13:12 - 6/11/2018
  • Esmeralda prometió enseñar a Ismael nuevos espacios donde dar rienda suelta a la pasión

Más noticias sobre:

Esmeralda no ha dejado indiferente este lunes a su cita en First Dates tras confesarle que "su mayor afición" es practicar sexo. La murciana, de 21 años contó a Carlos Sobera que sus mayores hobbies son bailar salsa y bachata, pero sobre todo los 'juegos de cama'. 

La joven aseguró que le gusta probar de todo y que "le da igual el qué, con quién y con cuántos": "Creo que eso es algo que se puede hablar entre la pareja, llegar a un acuerdo y si los dos estamos de acuerdo y lo vamos a disfrutar ambos, se puede hacer", explicó Esmeralda.

"Yo creo que es normal que quieras todos los días", le dijo Ismael. La murciana se ha lanzado de lleno preguntándole cual es el sitio más raro en el que ha practicado sexo, pero Ismael se ha mostrado más tímido a la hora de hablar sobre ello. Fue entonces cuando Esmeralda confesó que estaba dispuesta a echarle una mano: "Yo creo que le tengo que espabilar y enseñarle unos cuantos sitios más donde poder hacer sexo y pasárselo bien".

Aun ante la respuesta de Ismael, Esmeralda le ha dado una segunda oportunidad para poder conocerse mejor y enseñarle a buen seguro nuevos espacios donde vivir grandes aventuras.


Otras noticias

Contenido patrocinado



Informalia





Comentarios 2

#1
07-11-2018 / 11:12
COMO PUÑOS
Puntuación 13
A FavorEn Contra

Sus familiares y amigos estaran orgullosos de ella. Y los conocidos seguramente mas.

#2
08-11-2018 / 11:23
Andres
Puntuación 4
A FavorEn Contra

Se debe tragar los nabos como si fuesen fideos de sopa. Adoro a estas puercas de barrio.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.