Juanra Bonet: "El próximo presentador de 'La Voz' es el secreto mejor guardado de Antena 3"

8:40 - 10/10/2018
  • ECOTEUVE.ES entrevista al presentador de 'Boom', que hoy hace historia

  • "No me preocupaba la competitividad con 'Pasapalabra'; sí ocupar la franja de Carlos Sobera"

  • "La presencia de 'Los Lobos' ha contribuido al éxito de 'Boom", reconoce

Juanra Bonet arrasa cada tarde como maestro de ceremonias de ¡Boom!, uno de los concursos estrella de Antena 3. El polifacético comunicador, ya asentado como presentador televisivo, celebra el éxito del programa que durante dos meses consecutivos logró desbancar a Pasapalabra en su franja horaria.

A pesar de ello, el periodista manifiesta una rivalidad sana con Christian Gálvez y el espacio de Telecinco: "A Pasapalabra no le falta de nada, es un formato perfecto", reconoce a ECOTEUVE.ES

Además, asegura ver "más frescos y estudiosos" que nunca a Los Lobos, los cuatro concursantes que han batido todos los récords y quese mantienen en el programa tras casi un año. De hecho, este miércoles recibirán de manos del catalán el certificado que acredita su Premio Guinness por permanencia en un concurso de televisión.

Con respecto a la posibilidad de presentar un formato como La Voz, el catalán lo tiene claro: "Me encantaría, creo que ningún presentador lo rechazaría". Y asegura que es "el secreto mejor guardado de la cadena".

¡Boom! se encuentra en su mejor momento. ¿A qué cree que se debe su éxito?

Hay varios factores, algunos más a la vista y otros menos. Desde que en primavera incorporamos una fase nueva hizo que el programa fuese más emocionante, con más estrategia y táctica. A partir de ahí comenzamos a notar una subida. Luego, hubo un reajuste en los minutos del programa, y ya por último, presenciar como unos concursantes como Los Lobos hacen historia.

Dos meses consecutivos siendo líderes por encima de Pasapalabra ¿Qué tiene ¡Boom! que no tenga el programa de Telecinco?

Son concursos muy diferentes. A Pasapalabra no le falta nada, es un formato perfecto. Las cosas de las audiencias son un poco como Los Lobos, un día pueden dar la sorpresa que al siguiente todo cambia. No me siento muy cómodo fijándome en ellas, hago mi trabajo y ya está.

¿Os daba respeto tener que competir contra un concurso como Pasapalabra?

Siempre. La rivalidad que hay entre las dos cadenas es brutal, y muy sana para el espectador, pero cuando me prepusieron presentar ¡Boom! ese no era el único reto. Tenía el reto de ocupar la franja de Dios, nuestro señor,  Carlos Sobera, y sabía que tenía que estar a la altura. De repente, llegué allí el primer día y me ensañaron el plató de Arturo Valls, luego donde estaba Atrapa un millón y después el mío. Pensé: ¡Madre mía en menuda liga me he metido!

¿Hay miedo de que cuando se marchen Los Lobos la audiencia disminuya?

No hay miedo pero es un hecho que va a pasar, está claro. Además ha sucedido con muchos equipos, llegó un momento que ganaron el bote o les han echado. O incluso un caso excepcional como 'Las extremis' que tuvieron que abandonar. Siempre que ocurría eso, todos nos hacíamos la misma pregunta: ¿Y ahora qué va a ocurrir? Y la respuesta la tenemos delante de nuestras narices: Los Lobos. Un día entrarán a jugar cuatro personas y nos volveremos a enamorar poco a poco de ese grupo. En un programa como ¡Boom! es más fácil durar más y batir récords de permanencia porque se trabaja en equipo, de manera individual si tienes un mal día no te salva nadie.

¿Cómo son Los Lobos fuera del concurso?

Como no son actores, son tal cual se les ve en televisión. Son tan trasparentes que si te los encuentras por la calle no vas a ver nada que no hayas visto en televisión. Muy simpáticos. El programa siempre intenta que todos los concursantes estén lo más cómodos y relajados posible para que puedan jugar bien que, en definitiva, es lo que interesa.

¿Cree que a Los Lobos les queda mucho ¡Boom! todavía?

En las grabaciones yo les veo frescos y estudiosos. Se lo toman de manera muy profesional como Las Extremis que no paraban de estudiar, era una locura, más que los Lobos. Esto puede ser un Slumdog Millionaire que de repente un día se sepan todas y se acabó o que vengan cuatro máquinas y adiós. Eso es lo bonito de ¡Boom!.

El momento más emocionante que recuerdas en el concurso...

Muchas veces hemos tenido empates en los que se la juegan todo a una pregunta y ha sido muy emocionante.

Ha presentado programas como Caiga quien Caiga o Lo sabe, no lo sabe. ¿Echa de menos la calle?

Pues no sé... En un plató se está muy calentito ¿eh? De la calle echas de menos la libertad absoluta que tienes y la cantidad de recursos que tienes para generar contenidos. En plató es diferente pero también muchísimo más cómodo. Aunque parezca una tontería, a veces aprendes más haciendo cada día lo mismo que haciendo cosas diferentes. En ¡Boom! tengo que hacer lo mismo, pero a la vez que todos los días parezca diferente, es difícil. Ese aprendizaje es muy concreto y bonito.

Hay muchas quinielas sobre los posibles presentadores que podrían estar al frente de La Voz. ¿Le gustaría?

Cualquier presentador de la cadena se ve. Es uno de los programas más importantes de los últimos años, nos gustaría a todos. No creo que nadie lo rechazara. Tienes unos coaches de copresentadores que son una maravilla, un formato que funciona, posibilidad de estar en contacto con concursantes, emoción, show...¡es perfecto! Si está ya decidido, no tengo ni idea de quien es. No sabemos tampoco si será solo uno o habrá tres para cada una de sus versiones... Ahora mismo es el secreto mejor guardado de la cadena.


Otras noticias

Contenido patrocinado


En Portada



Informalia





Comentarios 1

#1
10-10-2018 / 15:35
das
Puntuación -2
A FavorEn Contra

payaso!!!

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.