Roberto Leal: "No me han llegado ofertas de otras cadenas, pero estoy donde quiero estar"

19/09/2018 - 16:07
  • ECOTEUVE.ES entrevista al presentador del talent musical, que vuelve este miércoles a TVE

  • "Echaré de menos a Mónica Naranjo, hicimos buenas migas y es una bestia de la tele", dice

  • "Alfred puede decir lo que quiera de 'OT', le tengo mucho respeto y tiene clara su carrera", valora

La vuelta de Operación Triunfo a la televisión no solo supuso el descubrimiento de 16 nuevos artistas, también lo fue de su presentador: Roberto Leal. TVE sorprendía a todos el año pasado al confiar el talent musical a un rostro de la casa con poca experiencia en este tipo de formatos. Y la jugada le salió perfecta, ya que el sevillano logró en pocas semanas meterse en el bolsillo al público, concursantes y compañeros de programa.

Roberto Leal afronta "con nervios" el estreno de OT 2018 y con la certeza de que esta vez el reto es aun mayor: "Estamos jugando con el recuerdo tan presente todavía de una edición que ha sido exitosa y que todo el mundo considera que ha sido mágica. Eso hace que ahora sea más complicado, pero no podemos dramatizar", declara a ECOTEUVE.ES.

El presentador es consciente de que OT le ha cambiado la vida y que su popularidad ha crecido como la espuma en los últimos meses. "Cuando empezó OT, tendría unos 20.000 o 30.000 seguidores en Instagram y ahora tengo 300.000", destaca Leal, abrumado por el éxito.

Sin embargo, este salto a la primera línea de la televisión no ha provocado, según sus propias palabras, en que le suene más el teléfono. "No me han llegado ofertas de otras cadenas, pero no me preocupa porque estoy donde quiero estar", asegura agradecido con TVE y Gestmusic

¿Hay muchos nervios de cara al estreno de la edición?

Hay nervios, pero son bonitos. No es la sensación del año pasado de que no sabía a qué me enfrentaba. El respeto sigue siendo el mismo y las ganas son incluyo mayores, porque ya sabe uno lo que se puede divertir haciendo un formato como este. Los nervios son ese pellizquito de ganas de que llegue ya la Gala 0 y verles a ellos, que al final son los que más sufren.

¿El reto es mayor este año?

Sí, sin duda. Al final, estamos jugando con el recuerdo tan presente todavía de una edición que ha sido exitosa y que todo el mundo considera que ha sido mágica. Eso hace que ahora sea más complicado, pero no podemos dramatizar. El cariño a los concursantes del año pasado se lo vamos a seguir teniendo siempre y es un recuerdo que para mí también es muy importante. Pero tenemos que salir a pelear y a demostrar que este es un formato de largo recorrido. No nos podemos confiar tampoco, porque nadie no nos ha regalado nada. Hay que seguir regando el huerto.

¿Podrá querer tanto a los nuevos concursantes como a los de OT 2017?

Eso no se sabe. Para mí, ellos han sido muy especiales porque los asocio también a esos momentos de nervios del principio, esa oportunidad que me dieron... a cosas muy nuevas para mí. Esa magia de las primeras veces. Estoy seguro de que les vamos a coger mucho cariño. Son tres meses junto a ellos y, como dice Noe, el roce hace el cariño y hay que darse tiempo. Yo no pienso: '¿Me reiré tanto con alguien que se parezca a Roi?' o '¿me emocionaré con fulanito tanto?'. No puedes tener nada pensado porque si no, no será natural. Nos vamos a divertir seguro y más viendo el plató que tenemos este año.

¿Qué le parece el nuevo estudio?

Es increíble. Esto va a ser un concierto cada miércoles. Esto hay que aprovecharlo y jugarlo a tu favor. Yo me imagino que se notará el hecho de que pueda entrar el doble de aforo. 900 personas... es mucha tela. 

¿Con qué concursantes de 2017 ha logrado crear amistad?

Con Roi tengo muy buena amistad, estuve incluso el otro día en su casa. Hemos coincidido en algunos eventos fuera de la Academia y hemos mantenido ese contacto bastante cercano. He hablado con la mayoría, porque he estado en varios de sus conciertos, incluso el último. No hablo con los 16 todos los días, pero les sigo teniendo el mismo cariño y estoy deseando verles el miércoles. No sé si su papá, pero si un hermano mayor. Sufro cuando veo algo que no me gusta de la gente hacia ellos y me alegro cuando les va bien.

¿Por qué este año se ha decidido hacer ensayos de la Gala 0? 

Al final, no se va a ensayar el programa entero. Se van a ensayar partes de mecánica que creo que puede venir bien siendo en un plató nuevo que se acaba de terminar de hacer hace poco. Se va a probar sobre todo el sonido y con público para que los chavales tengan la oportunidad de cantar con gente delante. Esto es algo de lo que pecamos el año pasado y todos recordamos que hubo cosas que no salieron bien. Pero no se va a hacer el programa entero, ni voy a estarles preguntando cosas como en la gala. 

¿Cómo valora el salto a los miércoles?

A mí, egoistamente, me viene mejor, porque cuando era en lunes me hipotecaba los fines de semana. Ahora, al ser los miércoles, me vengo los martes por la noche, hago el programa al día siguiente y los jueves me los dan de descanso. Me viene mejor porque ahora tengo vida libre los fines de semana. ¿Qué pasará con los cambios? Espero que la gente lo acepte. Hay gente que decía que le gustaba empezar los lunes con música... Poneos Spotify, que no pasa nada tampoco. (Ríe). 

¿Cómo aprendió a improvisar ante los imprevistos que sucedían durante las galas? 

Eso no lo he aprendido aquí. Llevaba ya muchos años trabajando en directo. Cuando pasa algo, hay que normalizarlo. No puedes ponerte nervioso, porque pones nervioso al espectador, a los compañeros que están solucionándolo... El año pasado petó una mesa de sonido y claro que lo que estaba pasando era grave, pero si a ti se te nota en la cara esa gravedad, estás perdido. Miriam me ayudó con ese discurso que hizo de 3 horas y volvió el sonido al final de forma casi épica. La pena es que no pudiera cantar Bisbal, aunque lo pudimos acabar en alto y teníamos al público de nuestro lado. 

¿Echará de menos a Mónica Naranjo en el jurado? 

Yo la echaré mucho de menos. No solamente como jurado, sino también como compañera. Hemos hecho muy buenas migas y creo que es una bestia de la televisión. Pero no es que se vaya a su casa aburrida, le ha salido un nuevo formato, que además es suyo, y está preparando su nuevo disco. Hemos fichado a Ana Torroja. Es un fichajazo, todo un icono de la música. Luego la compararán, si es más o menos dura que Mónica o si dará más o menos juego, pero yo creo que tiene que ser justa y ya está. Lo que saldrá de su boca es la experiencia de una mujer que lleva toda la vida cantando y todavía sigue. 

¿Qué hubiera pasado si no le hubiesen ofrecido hacer OT 2018

Me hubiese dado mucha pena. Pero yo entendía que después de lo bien que ha salido todo, que yo estaba contento y la casa también, que me iba a tocar. Cuando renovaron, ya me habían dicho que contaban conmigo. Es cierto que desde entonces, y hasta ahora, nadie me había dicho nada. Yo ya lo había dado por hecho. (Ríe). 

OT 2017 ha sido una catapulta también para usted. ¿Le ha cambiado mucho la vida?

Sí, personalmente porque me conoce más gente, me paran más por la calle y estoy agradecido de eso. Pero sobre todo profesional. Estoy haciendo lo que quería hacer, que es entretenimiento. 

¿Cuántas veces te has visto en la prensa este verano?

A eso sí que no me acostumbro. Tengo amigos que son paparazzis y que viven de esto, pero no me acostumbro. Y no porque me incomode, porque yo tengo poco que contar más allá de mi familia, sino por que me asustan. Hace poco por mi cumpleaños me estaban esperando en mi casa y les saludé y hablé con ellos. Lo normal es que te hagan la foto rápido para irse porque saben que están incomodando. Sí que me he visto en alguna postura rara en la playa, que me siento raro y me sale barriga y pienso en lo que me he estado matando en el gimnasio. (Ríe). 

¿Cómo lleva haberse convertido en uno de los grandes nombres de TVE? 

Yo estoy con los pies en el suelo, esto es una catapulta y la torta puede ser monumental. Estoy ahora en OT, pero esto se acaba y yo tengo que seguir pagando facturas, tengo una familia, una niña... y eso lo tengo claro. Cuando me llega una oportunidad como esta, solo pienso en disfrutarla y hacerla lo mejor y lo más natural posible. Si llega otro formato que pueda compaginar con esto y con mi vida, adelante. Tampoco me quiero volver loco y llegarán proyectos que pueda hacer y otros que no. De momento, sigo con España Directo, que ahora no iré ni los miércoles ni los jueves. Es mi formato, es donde nací y mientras lo pueda compatibilizar, quiero seguir haciéndolo. 

También se ha convertido en una estrella de Instagram...

Cuando empezó OT, tendría unos 20.000 o 30.000 y ahora tengo 300.000. Pero eso no es por OT, es por mi pepa [su perra]. (Ríe). 

Con todo ello, ¿le han llegado ofertas de otras cadenas? 

No, no. Te digo la verdad, si me hubiesen llegado lo diría porque yo para eso no tengo ningún problema. Igual que digo que veo otras cadenas. Hay otros que dicen que solo ven la suya, yo veo mucho otras cadenas. Y veo la mía cuando hay algo que me gusta. Si me hubiese llegado alguna oferta lo diría. No me ha llegado y estoy en un momento tan chulo ahora, que eso ni lo pienso. Estoy donde tengo que estar. 

Entonces, si Antena 3 le propusiera hacer La Voz, ¿lo rechazaría?

No me lo he planteado, porque sabía que eso no iba a pasar. Entiendo que también hay grandes profesionales esperando una oportunidad como la que me llegó a mí. Espero que le llegue y les salga muy bien, porque a mí es un formato que también me gusta. Yo estoy centrado en el mío, en OT, y si algún día llega alguna oportunidad, nos sentaremos y lo hablaremos. Pero yo estoy muy agradecido con lo que me está pasando. 

Le vimos también en el especial de Cuéntame junto a la familia Alcántara. ¿Cómo ha sido esa experiencia? 

Eso ha sido otro regalo. Me llegó porque querían hacer un especial por los 17 años de la serie y me lo propusieron. Yo nunca había estado en esos platós y cuando llegué allí, y vi San Genaro, me impactó porque es súper real. Yo me crié en los 80, que es la década en la que está la serie, y fue súper bonito. Como el guion eran pautas, salió todo natural.

Y tras la visita, ¿le ha picado el gusanillo de la interpretación? 

No, yo a eso le tengo muchísimo respeto. Participo en lo que sea por mi forma de ser. No tengo vergüenza y llevo muchos años ligado al mundo del Carnaval. Yo a eso le tengo mucho respeto y es muy difícil. Hablé con los actores de Cuéntame fuera de cámaras y me decían las horas que echaban y lo sacrificado que es... No se me ocurriría ahora dedicarme a ello. 

¿Qué valoración hace de Bailando con las estrellas?

A mí me encantó y fue una experiencia que fue de menos a más. Enfrente teníamos a Supervivientes, que fue un grandísimo producto que salió muy bien. Nosotros también en audiencia nos fuimos soltando poco a poco y creo que hicimos un buen producto. Ya veremos si se renueva o no. Yo me divertí mucho y aprendí a bailar algunas cositas y en las bodas estoy triunfando.

¿Cual ha sido el hit de los chicos de OT 2017 que más ha bailado?

Yo creo que el que más te pide bailar es el de Mimi, el de Lola Índigo. Y no porque sea mejor ni peor, sino porque tiene la base que se te van los pies solos. Han salido mil versiones y si suena aquí... ya ni te digo. 

¿Cómo vivió el fracaso de Amaia y Alfred en Eurovisión?

Yo estaba tranquilo por ellos, porque sabía que iban allí a vivir la experiencia. Ellos tenían y tienen muy clara sus carreras y lo que querían hacer. Ellos lo defendieron muy dignamente. Luego lo de Eurovisión no es que sea una lotería, pero sí que hay ciertos elementos eurovisivos que hacen que a lo mejor una canción como esta pueda funcionar más o menos. Estoy orgulloso de ellos y lo que venga este año... veremos. Creo que es justo que salga de aquí porque lo elige la gente y así nadie está imponiendo nada.

Alfred dijo hace poco que OT solo era un instrumento para conseguir lo que quería y algunos han tildado su relación con Amaia como una "estrategia de marketing". ¿Cómo valora estas declaraciones?

No estoy para nada de acuerdo con eso. Yo no voy a entrar a valorar la relación de nadie y por lo que he visto, siguen siendo los dos pura magia para mí. Él puede decir lo que quiera. Es verdad que OT le ha servido para darse a conocer y para demostrar que es un grandísimo artista. Ojalá le siga sirviendo durante muchos años porque esta carrera es larga. Yo le tengo mucho respeto a Alfred y me parece que es uno de los que tiene clarísimo cómo enfocar su carrera.



En Portada



Informalia




Comentarios 0