Programas

Noemí Galera: "Los concursantes de 'OT 2017' son más especiales para mí que los de 'OT1"

  • ECOTEUVE.ES entrevista a la directora de la Academia del talent musical de TVE
  • "Nos da miedo que los de 'OT 2018' vengan resabiados, pasó en 'OT2' y la historia siempre se repite"
  • "Este año tengo favorito, lo tuve en la pasada edición y llegó a la final", confiesa

Las puertas de la Academia de Operación Triunfo se abrirán de nuevo esta noche para recibir a sus dieciséis nuevos concursantes. Dos de los dieciocho aspirantes se quedarán a las puertas de entrar en la escuela del talent musical de TVE que dirigirá un año más Noemí Galera.

La catalana es consciente de que, tras el exitoso fenómeno del OT 2017, esta edición serán analizados "con lupa": "Hay miedo con OT 2018 porque se han generado muchas expectativas", comenta Galera, que ha dado algunas claves de la nueva temporada del programa. 

Además, ha desvelado la preocupación de los concursantes de la pasada edición por el cariño que ella, y el resto del profesorado, cogerán a los nuevos participantes: El otro día me mandaba Ana Guerra un mensaje y me decía: "¿Los vas a querer como a nosotros?" (Ríe) Están muy preocupados con eso. Yo he dicho: "Para mí, vosotros vais a ser siempre especiales. Más incluso que los de OT1", confiesa sincera Galera, que destaca que esta vez ha tenido una implicación mucho mayor que la de entonces. 

OT 2017 dejó el listón muy alto. ¿Hay miedo antes del estreno de la nueva edición? 

Me da miedo sí, porque se han generado muchas expectativas. El recuerdo de la pasada edición estará cuando comience OT 2018 y habrá comparaciones con los nuevos chicos. Eso no es justo para ellos, porque se les pondrá en tela juicio desde el primer día cuando aún no les ha dado tiempo a mostrar nada. A nosotros también se nos mirará con lupa. El año pasado, empezamos muy relajados... ¡y menudo desastre la primera gala! (Ríe). Recuerdo que tuve un mensaje de Whatsapp que decía: "¿Tanto casting para esto?" (Ríe) Afortunadamente, el tiempo nos ha dado la razón. También el año pasado íbamos haciendo, currando y la cosa fue funcionando, pero éste empezamos muy arriba y la presión es mucho mayor. Vamos a intentar hacerlo lo mejor posible, cagarla lo menos posible y si la cagamos, remediarlo, porque somos humanos.

¿Cómo son los 18 nuevos concursantes? ¿Hay muchos con experiencia en otros talents musicales?

Hay muy pocos que hayan pasado por otros concursos. Son muy jóvenes y tienen mucho talento. Son muy diferentes a los del año pasado y creo que van a gustar mucho. Pero luego mis gustos igual no coinciden con los del público. A veces, creo que alguien es buenísimo y lo va a petar y después parece que no ha gustado nada. Una vez dentro, cada uno se desenvolverá como pueda. Yo les he aconsejado que sean ellos mismos, que sean frescos y que no intenten hacer un papel, porque el público no es tonto y se da cuenta. Eso y que aprendan todo lo que puedan, porque tienen un profesorado que eso, fuera, no hay dinero que lo pague. (Ríe). 

¿No os sorprende que siga habiendo una cantera interminable de artistas?

Hay mucha gente que el año pasado se quedó a las puertas de OT 2017, que tenía 17 años, y que dijo: "El año que viene, yo entro caiga quien caiga". También hay un fenómeno con Youtube que hace posible tanto talento. En OT1, casi ninguno tocaba un instrumento. Ahora, cualquier persona puede aprender con un tutorial a tocar la guitarra o el piano medianamente bien. Tienen una cantidad de información que antes no se te tenía y ahora llegan súper preparados. Y sí, hay una cantera que nosotros nos sorprendemos de cómo puede seguir habiendo gente con talento y para tantos talents. 

Y de esos talents fueron rechazados algunos de sus concursantes, como Alfred en La Voz...

¡No se giró nadie! Y nosotros lo tuvimos bastante claro. Quizás es que cuando fue a La Voz, Alfred no tuvo un buen día. O no lo tuvo el jurado. A mí se me pasaron en su momento Ruth Lorenzo o Pitingo. Luego hay muchas maneras de llegar, pero sí que OT es un trampolín de la leche.

Alfred ha dicho en una entrevista que OT fue "sólo" un instrumento para conseguir su objetivo y que había hecho estrategias de marketing en la Academia. ¿Qué opinión tiene de estas declaraciones?

Leí el titular y no me preocupé en leer la entrevista. Conozco a Alfred, sé quién es Alfred y no le voy a dar mayor importancia. Falta ver cómo lo dijo, cómo lo interpretó el periodista... y si es verdad que lo dijo así pues: "Ole tú, lo has conseguido. ¡Cojonudo!" Ahora, el tiempo lo pone todo en su sitio.

¿Cree que podrá coger el mismo cariño a los nuevos concursantes que a los de OT 2017?

El otro día me mandaba Ana Guerra un mensaje y me decía: "¿Los vas a querer como a nosotros?" (Ríe) Están muy preocupados con eso. Yo he dicho: "Para mí, vosotros vais a ser siempre especiales. Más incluso que los de OT1". OT1 fue muy especial, porque fue el inicio de todo, pero el año pasado fue la vuelta después de aquel OT súper doloroso que nos cancelaron en 2011. Entonces, volver a OT, como directora además de la Academia, que es una responsabilidad de la leche, con todo lo que significa para mí estar día a día 24 horas al día con ellos... ¿Cómo no van a ser para siempre mis niños? ¿Tendré espacio para más? Eso es como cuando tienes un hijo y te quedas embarazada y te preguntas "¿Lo querré igual?" Pues sí, claro que lo quieres igual.

¿Cuánto tiempo está en la Academia?

Sólo duermo en la Academia el día de la gala, porque terminamos tardísimo del chat y si tengo que volver a Barcelona y volverme a levantar a las 6:30 de la mañana, muero... Estoy en Academia desde las 10 AM a las 9 PM. Todos los días. El año pasado libré en total 4 días.

¿Y sus hijos cómo lo llevan?

¡Mis hijos están enganchados a OT! Mira, llevo un verano... Que si viendo galas, que si escuchando música de OT... Ya les digo: "Por favor, ¿es que no hay otra cosa? Mirad otra cosa hijos míos". (Ríe).

OT ha generado siempre oleadas de cariño, pero también la aparición de muchos haters en las redes sociales. ¿Enseñaréis a los concursantes a lidiar con eso?

Ellos ya vienen preparados de casa. Pero por supuesto que en la Academia, y antes de que salgan, tenemos una conversación con ellos, porque su comportamiento en las redes es súper importante. Ya puedes tener 20.000 comentarios buenos que, como tengas sólo uno negativo, te quedas con eso. Me ha pasado a mí y es un puto infierno. Y si te pasa con 51 años, que una mierda de comentario de un señor sin foto de perfil te fastidia el día, imagínate lo que le pasa a un crío por la cabeza cuando tiene 18. Las redes sociales están muy bien, pero hay que tener muchísimo cuidado.

Soléis contestar y reparar mucho en esas críticas que vienen de perfiles que, muchas veces, no cuentan ni siquiera con muchos seguidores. ¿De verdad le merece la pena entrar al trapo?

A veces sí que merece la pena, porque llega un momento en que se te hinchan muchísimo las mismísimas. El otro día, me escribió uno y me dijo: "A ver si los vuelves a meter en la Academia que mira qué subiditos están...". Todo en referencia a un titular de Agoney que decía algo así como que "si hubiera sido elegido para Eurovisión, les habría dado plantón". Esa persona había leído sólo el titular. Luego, tú entras en la entrevista y dice Agoney que no habría podido porque en casa estaba viviendo un momento muy complicado. Y claro que contesté al hater. Le dije: "Léete la entrevista". Creo que hay cosas que se tienen que contestar.

¿Teméis que los concursantes nuevos vengan resabiados?

Es un miedo que tenemos sí, porque fue lo que pasó con OT2 y la historia siempre se repite. Eso es cíclico. Por eso, uno de los puntos a favor es que no hubieran estado en otro programa, por ejemplo. Y hay dos concursantes que han confesado que no vieron nada el programa del año pasado. Eso me gustó muchísimo, porque pensé que vendrían mucho menos intoxicados. Los hemos "amenazado" de que, por favor, sean ellos mismos. Yo lo voy a intentar en la medida que me sea posible, porque voy a estar todo el rato viéndoles y como detecte algo raro, ahí estoy sacando la porra. (Ríe).

¿Tiene ya concursante favorito?

Sí, pero no te lo voy a decir.

¿Lo tenía el año pasado antes del concurso?

Sí.

¿Y llegó a la final?

Sí.

¿Le piden muchos consejos los concursantes de OT 2017 sobre cómo dirigir sus carreras? 

Alguna vez me han mandado alguna maqueta para ver qué me parecía, pero ellos ya van por libre. ¡Acabáramos! Ellos ya se han independizado de su madre postiza. (Ríe).

Antena 3 prepara La Voz Senior. ¿Habría la posibilidad de ver a concursantes de mayor edad en OT?

No, ¿no? ¡Menudo coñazo! ¿A quién le interesa? ¿Tú te imaginas a gente de 50 años encerrada en una Academia? ¿Qué frescura no? Yo creo que OT funciona como funciona. Ni con niños se puede hacer. Los niños tienen que estar en su casa estudiando y no en la televisión. Y eso que yo hago programas con niños, pero porque no me queda más remedio. Yo estoy en contra de los niños en la tele. ¿Y con gente mayor? Es muy complicado. Yo no lo veo. A no ser que ahora llegue Tinet, diga que vamos a ser un OT Senior y luego sea la leche. Luego me lo sacáis riéndoos de mis dotes de pitonisa.

En el primer chat de OT 2017, confesó ante los Javis que había puesto a Chenoa y Bisbal a cantar Escondidos porque se palpaba que había algo entre ellos. ¿Ocurrió lo mismo con Aitana y Cepeda? 

No, no. Para nada.

Cepeda es uno de los que más se queja sobre que la prensa se fija más en su vida personal que la profesional...

Pues eso él y todo los tienen jodidísimo. Es muy difícil. Así que hay que aprender a vivir con esa historia y cuanto menos entres al trapo, mejor, porque haciéndolo no haces más que marear la perdiz.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin