Así hicieron las cicatrices a Amy Adams en 'Heridas abiertas' de HBO

25/08/2018 - 16:22
  • "Si está escrito en tu espalda, tendrías que hacerte ese corte mirándote en el espejo y en una posición rara"

Más noticias sobre:

Heridas abiertas está a punto de llegar a su fin. Este domingo saldrá a la luz el último capítulo de la temporada y quién sabe cuando volveremos a ver a Amy Adans dando vida a Camille en pantalla.

En el quinto episodio de la serie se destapó el secreto más llamativo del personaje principal interpretado por la actriz. Se trata de unas cicatrices que tiene por todo su cuerpo que utiliza para descargar sus frustraciones. En ellas esconde mensajes que poco a poco se van revelando en la serie.

Vulture ha hablado con el jefe del departamento de maquillaje de efectos especiales, Adrien Morot (que también ha trabajado en X-Men), sobre tu trabajo a la hora de crear todas estas marcas.

"Si fueras a hacer a un mutante cubierto de azul, no importa si no es exacto porque nadie sabe cómo es realmente un mutante. Pero estas marcas tienen que ser exactas desde un punto de vista médico". Para ello decidió informarse leyendo publicaciones médicas y psicológicas sobre el proceso de cicatrización de personas que se dañan a ellas mismas.

Otro factor que no quiso pasar por alto fue la forma de las cicatrices. El mismo se aseguró de que cada una de ellas estuviese hecha para que pareciese específicamente por una herramienta determinada ya sea un cuter, un cuchillo o una aguja.

Además, también intentaron que la letra fuese lo más parecida a la de Adams. "Para las marcas en su espalda, imaginamos que estarían deformadas. Así que intentamos plasmar algo de deformación en su letra, ya que estaría mirándose en el espejo cuando se las hacía", ha contado.

Cuando ya decidió la colocación de las palabras contrató a una persona que con un rotulador se las escribiese una a una. "Si está escrito en tu espalda, tendrías que hacerte ese corte mirándote en el espejo y en una posición rara. Y hay una gran ángulo muerto en mitad de su espalda porque ella no podía llegar", contó.

Además, apostaron por unos adesivos que se utilizan normalmente como prótesis médicas."Al final, hacíamos todo el cuerpo en dos horas y media, y después estábamos en el set 12 horas. Luego teníamos como dos horas al final del día para quitar todo ese maquillaje. Afortunadamente, Amy era un encanto".

A pesar de que las cicatrices estaban diseñadas para que no se despegasen hubo algunas complicaciones. En la escena en la que Camille se toma un baño, "tuvimos que llenar la estancia de vapor para fingir que hacía calor, pero en realidad usamos agua fría para ayudar al maquillaje.

La pobre Amy tuvo que estar metida en agua fría todo el día para ayudarnos", recuerda. Y eso que, los adhesivos era difíciles de quitar.

Tras el rodaje, se los quitaban con desmaquillante, toallas calientes y jabón con mucho cuidado para que no se le irritase la piel a la actriz ya que al día siguiente había que repetir el mismo proceso.

Las complicaciones no habían cesado. Tras el esfuerzo se dieron cuenta que con la luz no se apreciaban bien las cicatrices. "Habíamos estado tres horas en maquillaje cubriéndola de de arriba abajo, y no parecía llevar nada".

Algo que hizo que Morot tuviese que probar con la doble de Amy como se veía en diferentes tonalidades de luz. "Si era de noche, tenía que ser de una manera.

Si era de día, de otra. Ya no solo era muchísimo trabajo crear las cicatrices, sino que esas cicatrices debían tener cuatro o cinco variaciones diferentes, dependiendo de la luz".



En Portada



Informalia




Comentarios 0