Programas

Chicote estalla por unas croquetas: "Su aspecto es de casa, pero de casa de troll"

  • 'Pesadilla en la cocina' viaja hasta Pamplona para intentar salvar al 'Olé'

Alberto Chicote viajará hasta Pamplona para salvar el restaurante Olé. A simple vista, y a pesar de no ser lo más 'tradicional', podría funcionar. Sin embargo el restaurante 'Olé' es mucho más. Es un negocio muy particular en el que desentonan muchas cosas: su patio andaluz en pleno casco histórico de la ciudad de los San Fermines, su comida, el extraño malestar que se respira en el ambiente… Por desentonar, desentonan hasta las desoladoras rancheras con las que se amenizan los servicios de este, no olvidemos, restaurante andaluz.

El 'Olé' es el restaurante de un empresario de la noche que "cambió los platos de pinchar discos por los platos de servir". Sin embargo, la aventura le está saliendo algo cara. Aunque su local está en pleno centro de Pamplona, lugar del emblemático chupinazo y ubicación de oro para un negocio de hostelería, el 'Olé' sólo genera pérdidas y su dueño no sabe por qué.

Optimista e inexperto, su dueño no ve lo que para muchos es evidente: la decoración andaluza en un lugar nada andaluz no concuerda; las rancheras que se cantan en directo tampoco hacen que el público se sienta muy integrado en el entorno; el servicio se equivoca constantemente, la carta no es precisamente exquisita…

Y para rematarlo, existe una guerra abierta entre los empleados y entre los empleados con el dueño que provoca diariamente un ambiente enrarecido difícil de soportar. Gritos, insultos y malos modos son el día a día de una cocina y un salón que, de seguir así, terminará por cerrar más pronto que tarde.

Además, al Olé le falta mucha organización y le sobra suciedad. Buena parte de la comida es congelada y ante las cámaras del programa una clienta ha encontrado un pelo en un plato y otra una larva de gusano en una ensalada. Con estos antecedentes el desafío de Alberto Chicote no será nada sencillo. El chef tendrá que hacerle ver al dueño del Olé lo que él por sí mismo no es capaz de ver. Sólo así se podrá poner la primera piedra para que el resto del camino sea más llevadero y, sobre todo, más profesional.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin