Programas

El ataque de ira de una cocinera en 'Pesadilla en la cocina': sillas por los aires y cristales rotos

  • Chicote abandona entre arcadas el local por la poca profesionalidad de los trabajadores

Alberto Chicote ha vivido una de las experiencias más difíciles y desagradables en su paso por el programa Pesadilla en la cocina visitando el restaurante Generación del 27, situado en Almería y con una deuda de 170.000 euros.

Una comida mediocre, suciedad en cada esquina y una cocinera muy poco profesional hizo estallar al chef, que terminó tirando la toalla y abandonada el local. "A mí no me tomes por idiota ni una vez más en tu vida", llegó a decirle Chicote al dueño del bar. "Puedo soportar que no me hagan caso, puedo soportar que pasen de todo, pero no estoy dispuesto a soportar que se rían de mi trabajo", decía el chef antes de salir por la puerta.

Lo que ocurrió a continuación en el restaurante dejaba a todos sin habla. Estefanía, la cocinera, cogió una silla y la lanzó contra la vidriera del local, golpeando hasta hacerla añicos. Después, mirando a cámara y algo más calmada, comentó que "cuando Chicote se fue, me puse nerviosa... y ya no respondí".

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin