Programas

Malú, sobre el enfado de Irene Caruncho con su single: "Ella prepara el disco con la discográfica, yo poco puedo hacer"

  • ECOTEUVE.ES entrevista a la coach del talent musical de Telecinco
  • La cantante valora las palabras de su alumna, que definió su primer tema como "una mierda"
  • "Jamás me presentaría a 'La Voz' porque me moriría, soy una gran tímida", dice

Telecinco emite esta noche a las 22.00 la última gala de Audiciones a Ciegas de La Voz 5, que en las últimas semanas se ha impuesto a su rival Tu cara me suena. Los coaches protagonizarán una lucha encarnizada por cerrar sus equipos antes de Las Batallas. Malú, que va en cabeza junto a Juanes con 12 artistas cada uno, afirma a ECOTEUVE.ES que este año no ha buscado ninguna voz en concreto: "Lo que buscamos siempre es que nos transmita y nos haga sentir", declara.

La artista, que se considera entre sus compañeros "la leona de la selva", ha asegurado que una vez termina el programa, continúa manteniendo el contacto con los concursantes para aconsejarles y "echarles una mano". "David Barrul [ganador de La Voz 2] me sigue mandando las cosas nuevas que va haciendo e Irene Caruncho igual", dice la cantante.

Esta última, ganadora de la cuarta edición de La Voz, se colocó en el epicentro de la polémica hace unos meses al asegurar que su single era "una mierda". Malú se ha pronunciado sobre todo lo ocurrido definiendo el tema como "delicado". "Al final son ellos los que se sientan con la discográfica; nosotros tenemos poco que ver ahí", señala la jueza del talent, que confiesa además que nunca concursaría en La Voz. "No me presentaría jamás, yo me muero. Soy una gran tímida", reconoce. 

¿Nota que ha habido más nivel en esta edición que en las anteriores?

Todas las ediciones tienen muchísimo nivel. A mí me sorprende mucho porque después de tantas ediciones piensas que no debe quedar talento sin descubrir y sigue apareciendo. Hay mucho nivel, talento y sensibilidad. Este es el año de los pequeños matices.

Un año más vuelve a estar sola con tres hombres...

Tengo a mis hombres que me miman un montón, Juanes es muy chévere. Son buenísimos todos mis niños, les estoy educando y criando muy bien, me van a salir grandecitos y sanotes. Soy como la leona de la selva.

¿Quién de sus compañeros es más competitivo?

Todos. Los tres son horribles, son tremendos. Cada uno con sus armas. Pero yo soy una mujer tranquilita, que todo lo hago desde la calma, y que se vayan con ellos no me afecta. Van de que son normalitos, pero aquí empiezan a luchar con miraditas, poesía, cosas bonitas... ¡Saben mucho!

¿Qué tipo de voces buscaba este año en el concurso?

Después de todo este tiempo me he dado cuenta de que buscar algo es imposible. Me dejo sorprender y estoy abierta a ello. Lo que buscamos siempre es que nos transmita y nos haga sentir. No por tener un vozarrón a mí me llegas. A lo mejor tienes una voz pequeñita y me remueves por dentro. Eso es lo más bonito de la música.

¿Os influye a veces el tipo de música con el que se presentan para pulsar o no el botón?

No, no. Hay veces que le das y luego piensas: 'A ver qué hago aquí, dónde le voy a ubicar...' Pero hay voces que las oyes y dices: tiene que estar dentro. 

Una vez todo esto se apaga, ¿seguís en contacto con los concursantes? ¿Qué consejo le dais?

Les echamos una mano dentro de las posibilidades que tenemos, más a nivel musical quizá. Con David Barrul sigo teniendo mucho contacto, siempre me va mandando cosas nuevas que va haciendo. Con Irene Caruncho igual, me gusta estar pendiente. Seguir teniendo contacto con ellos hace que se sientan más seguros. Siempre que podamos echarles una mano, estamos dispuestos a hacerlo porque estamos todos en lo mismo: venimos del mismo lugar y queremos llegar al mismo sitio.

En el caso de Irene, llegó a asegurar que su primer single era "una mierda". ¿Pudo hablar con ella?

Es un tema delicado. Aunque podemos estar cerquita de ellos y animarles, al final son ellos los que se sientan con la discográfica, Universal en este caso, crean sus discos y son ellos los que tienen la relación con la compañía. Nosotros tenemos poco que hacer ahí y ese tema ya es de cada uno de ellos.

¿Si tú te presentases a La Voz, con cuál de tus canciones lo harías?

¡Jesús! Yo es que no me presentaría jamás, yo me muero. Soy una gran tímida solapada, de las que no se ven. Yo por eso empatizo tanto con los chicos. Ya de por sí, siendo reconocido, te subes ahí y tiemblas, te pones nervioso y te quedas sin saliva. Como concursante... no podría.

¿Hay alguna anécdota divertida que haya ocurrido fuera de cámaras?

El año pasado me salió ardiendo la silla. Empezó a echar humo durante una de las actuaciones y yo miraba para todos lados, pero no quería hacer ningún aspaviento. Pero salía humo, olía mal y pensé: Me voy a quemar. (Ríe).

¿Dónde está más cómoda en La Voz o La Voz Kids?

Pues es que no tienen nada que ver, yo me quedo con las dos. La Voz de niños es un juego, hay mucha emoción y al final lo vives de una forma más dinámica. Ellos quieren estar aquí, pero no tienen ese sueño arraigado que tienen los adultos. Uno compensa a la otra y la intensidad que tienes con los adultos en la Kids no la tienes. A mí me encantó el año en el que hice las dos.

¿Qué proyectos tiene en el horizonte?

Sigo con mi disco, me voy a pegar un saltito fuera para promocionarlo. Y seguir grabando y escribiendo sin parar. Volveremos al programa en noviembre y diciembre y ya para el año que viene, cuando esto termine, seguir trabajando.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin