Sandra Barneda: "Se me ha visto como la chica seria de la tele, pero soy muy cachonda"

12:17 - 19/05/2016
  • Ecoteuve.es habla con la conductora del debate del reality de Telecinco

Sandra Barneda se ha estrenado este año como conductora del debate de Supervivientes. Tras debutar en el de GH VIP, la periodista coge el relevo de Raquel Sánchez Silva en un intento de acercarse "a la profesional que quiero ser en televisión". La presentadora cree que ha sufrido un encasillamiento por haber estado siempre al frente de programas de perfil informativo: "Siempre me han tenido como la chica seria de la tele, y no lo soy tanto", declara.

Barneda asegura estar harta de ciertas cosas que se publican en los medios. En concreto, se ha mostrado "dolida" por las informaciones que apuntaban a una mala relación entre ella y su compañero Jorge Javier Vázquez. "Quiero pensar que cuando se vayan a casa y se pongan a dormir, en algún momento se sientan mal, porque saben lo que es jugar con la basura", afirma la presentadora de Telecinco.

Ecoteuve.es habla con la conductora del debate de Supervivientes.

Este año se ha estrenado al frente del debate de Supervivientes. ¿Era seguidora habitual del programa?

Es un formato que siempre he visto. La pasada Semana Santa estuve en Venecia y estuve viendo el Supervivientes italiano y es un formato que me encanta. Cuando se critican los formatos, los realities, y estás dentro, que lo he podido ver en Gran Hermano, te das cuenta del trabajo que hay detrás. Hay casi 200 personas trabajando y en Supervivientes lo mismo. Todo está tan medido y hay tanto trabajo que por eso son grandes formatos, diría que son formatos de tal envergadura como una ficción.

Yo respeto mucho la ficción y pienso que siempre que hay que apoyar a la ficción española, pero si los grandes formatos de entretenimiento están y se aguantan, es por algo. El público no es tonto, no le pongamos tan de tonto.

Una vez más le toca estar en plató, ¿no le da cierta envidia Lara, que está en la isla?

Es imposible no sentir envidia de Lara, en todos los sentidos te diría (Ríe). No me da envidia, para nada. Lara lo hace genial y tenía muchas ganas de trabajar con ella. Y a la isla iré, con el programa o sin él.

¿Y como concursante iría?

Es de esas cosas con las que tienes que encontrarte en ese momento. Siempre digo que es muy duro, pero a mÍ los retos siempre me gustan. En Italia, la presentadora de toda la vida, está ahora concursando. Nunca se sabe, pero pienso que es uno de los formatos más interesantes de concursar. Yo soy muy claustrofóbica y, no lo sé. De momento me veo en los debates, que es donde me han colocado y estoy encantada. Me han abierto a mostrar otra faceta de mi, que siempre me tenían como 'la chica seria de la tele' y no lo soy tanto.

¿Echa de menos formatos más serios como La NoriaEl Gran Debate Un Tiempo Nuevo?

Todos los formatos te dan algo y forman parte de tus piedras, de tus hijos... son aquello que te han ido haciendo en lo que te has convertido. Tengo un gran recuerdo de todos porque cada uno me ha dado lo que me tenía que dar. Ahora, sí que es verdad, que me estoy más acercando a la profesional que quiero ser en televisión. Lo que pasa es que una chica aparentemente seria, con una altura como la mía y que viene de informativos... pues es complicado. Pero me encanta haberme metido en esto.

¿Y cómo es esa profesional que quieres ser en televisión?

Yo he tenido un problema con el encasillamiento. Siempre he dicho que somos poliédricos. Si estás en una cena con unos amigos no te comportas igual que si estuvieras con tus padres. Tenemos muchos registros y yo quiero convertirme en la persona que soy en casa, con mis colegas, con mi familia, con mi pareja... la televisión es eso y comunicar forma parte de esa honestidad. Que a veces te encasillen y que por narices tengas que ser de esa manera... Es normal que digas que soy así porque es lo que he mostrado, pero soy una tía muy cachonda y no tan encorsetada como se me ha visto en otros formatos.

El viaje de vuelta puede ser más complicado. ¿No te preocupa que esto te impida regresar a otros formatos informativos?

Yo me fui de los informativos de Antena 3, que fui pareja de Pedro Piqueras, hice series como Javier ya no vive solo, y otras cosas porque me apetecía, y he presentado programas de prime time de política y actualidad. Nada es complicado si tú lo quieres. Y la credibilidad no depende del formato. Estamos equivocados si pensamos que una persona que hace un programa de política no puede hacer uno de entretenimiento. Es que mi vida no solo es levantarme y ver qué ocurre en la política. ¿O es que ahora que hago un formato de entretenimiento no me intereso por lo que ocurre en este país? Sí que me intereso y nada es complicado.

Y en toda esa carrera, ¿qué ha supuesto el ya cancelado Trencadis?

Trencadís supone una vuelta a los orígenes. Yo me fui a Madrid en el 97 y luego estuve viviendo en Estados Unidos y estuve un periodo muy corto de verano en TV3. Para mí, volver a estar cerca de la familia siete meses casi después de veinte años, de poder tomarme un café con mi hermano... muy positivo. Ahora les echo de menos.

¿Cuáles fueron los motivos de su cancelación?

Son decisiones que se toman. Seguramente es una cadena que necesite avanzar y de momento no hay otro programa.

Tiene tres libros en el mercado, ¿las críticas han sido mejor en el terreno literario que en el televisivo?

Las críticas es de la gente que tengo cerca y de la que me fío. Porque sé que no me van a hacer la pelota ni me van a machacar por machacar. De eso aprendo. La crítica nunca es positiva o negativa. Cuando son juicios de valor no se puede hacer nada y a veces los hay. A mí me han llegado a decir que voy demasiado corta, o que soy muy alta, o que cómo entono o cómo me río. De verdad... Si soy alta no puedo hacer nada, si entono así no puedo hacer nada, si me río de esta manera... Si ya te molesta hasta cómo me río el problema no lo tengo yo. Evidentemente no puedes gustar a todos y hay que quitarle hierro a las críticas. No te puedes obsesionar. La clave es estar bien contigo y tú eres tu mayor crítico.

Hablando de lo que se dice y de lo que se publica, hace poco salió a la luz que no se hablaba con Jorge Javier. Usted lo desmentía, pero sí reconocía "encuentros y desencuentros". ¿Cómo se enfrentó a todo esto?

¿Y tu no tienes encuentros y desencuentros con la gente? Yo puedo decir que soy muy compañera. A mí me duelen esas cosas. Me duele que no me pregunten, ni que pregunten a Jorge directamente. Yo lo expliqué y quien lo quiso entender, bien. Cuanta más importancia le das, más les das a aquellos a los que no quiero darles. Quiero pensar que no disfrutan haciendo lo que hacen, quiero pensar que forma parte de la supervivencia de esta profesión, que a veces está poco dignificada y cada vez menos.

Y quiero pensar que cuando se vayan a casa y se pongan a dormir, en algún momento se sentirán mal porque saben lo que es jugar con la basura. Estoy un poco harta de que no me consulten y hablen de cómo soy cuando no he concedido entrevistas sobre quién es mi pareja, quién no es mi pareja, sobre mi sexualidad... El día que lo haga lo haré y, si no, que me llamen y les diré amablemente que no.

¿Cómo se ha visto en el debate de Gran Hermano VIP, que era un género que no había hecho antes?

La valoración que me hago es que me lo he pasado muy bien. Me hacía ilusión. No es fácil lidiar con ellos porque hay 30 micros abiertos y eso es una barbaridad. Ellos me han respetado mucho y se lo agradezco, que desde el principio me lo han puesto muy fácil y quizá he mostrado una parte de mí que me apetece mostrar. Y que sí, que cuando tengo mala hostia, la tengo. Y no me voy arrepentir de eso porque, o sacas mala hostia, o te comen. Y es una milésima de segundo para que no se líe parda.

Lo vimos con Maite, a la que tuviste que echar del plató...

Las faltas de respeto... no. En 10 segundos se lió parda y tienes que tomar una decisión. Si echas a las dos quizá se lía parda y tienen una dentro y una fuera. En esos momentos no hay tiempo de reaccionar y tú tienes que seguir con el debate. Y como son tan acalorados y tan pasionales... Esta edición se han portado muy bien aún así.




Informalia





Comentarios 0