Programas

Edu Soto: "Tu cara me suena' demuestra que también gusta otro tipo de televisión"

  • Ecoteuve.es habla con el cómico, finalista del talent de Antena 3
  • El concurso de imitaciones llega hoy a las 22.10 a su gran final
  • El actor llega a la última gala como concursante más apoyado por el público

Tu cara me suena llega esta noche a su gran final. Después de dieciséis galas, el público coronará a uno de los concursantes como el ganador de la cuarta edición del talent de imitaciones de Antena 3. Ruth Lorenzo, Pablo Puyol, Ana Morgade, Adrián Rodríguez y Edu Soto buscarán con sus actuaciones conquistar a los espectadores y recoger el testigo de un triunfo logrado anteriormente por Angy, Roko y Edurne.

Edu Soto llega a la final como uno de los grandes favoritos a alzarse con la victoria después de que fuera el concursante que más apoyo recibió por parte del público en las semifinales. El cómico se ha mostrado consciente de esta condición, pero asegura que pase lo que pase, los nueve participantes son ganadores: "Me veo con opciones y para mí sería todo un honor representar a esta pedazo de camada de artistas que han pasado por esta edición", declara.

El actor ha demostrado a lo largo de los últimos tres meses su valía como imitador y ha sorprendido a todos por su gran calidad vocal que dice llevar años trabajando. Esto le ha servido para ser uno de los concursantes más votados de la mayoría de las galas siendo ganador de cuatro de ellas.

Tu cara me suena llega a su desenlace demostrando su fortaleza en la noche del viernes, donde la mayoría de las veces ha logrado batir a Sálvame Deluxe. Edu Soto ha sacado pecho de estos resultados y considera que "otro tipo de televisión es posible": "A mí lo que me preocupa seriamente es que esto sea un simple espejismo", afirma. Ecoteuve.es habla con el Edu Soto a pocas horas de la gran final.

Edu Soto, finalista de Tu cara me suena. ¿Se le pasó por la cabeza antes de empezar el concurso?

No, la verdad es que el factor concurso no ha llegado a nosotros hasta que realmente han empezado las semifinales, que dices: "Hostia, se está acabando". Ahora nos damos cuenta de que es un concurso. Hasta ahora simplemente era un divertimento, no algo tan asumido de que estábamos concursando.

¿Cómo está viviendo los días previos a esa gran final? ¿Está teniendo muchos ensayos?

Pues nada especial. Por suerte o por desgracia hay más cosas detrás de Tu cara me suena. Estoy en Cabaret, estoy preparando una función mía que estreno de aquí a un mes. Con lo cual, muy atareado. Y los preparativos son los de cada gala: escuchar mucho la canción, observar mucho, pero nada especial.

¿Qué le motivó a aceptar participar en el concurso?

Yo hace muchos años que estoy vinculado al mundo de la música. He tenido grupos de música, he hecho dos musicales escritos por mí, con música en directo... Fui una vez de invitado al programa, que fue cuando hice a Sting, y ahí ya empezaron las conversaciones sobre la posibilidad de entrar en el programa.

Es uno de los concursantes que más empeño le pone semana tras semana. ¿Qué se lleva de la experiencia de participar en Tu cara me suena?

En el programa lo que estoy haciendo en realidad es disfrutar de algo que hacía muchos años que estaba persiguiendo. Como he dicho, he hecho dos espectáculos míos con música en directo, he tenido dos grupos de música... La música, y cantar sobre un escenario es algo que vengo persiguiendo desde hace mucho tiempo. Llevo además quince años dando clases de canto.

Entonces, este era el programa idóneo para explotar esta faceta y me ha llevado a que me anime a estrenar dentro de un mes un espectáculo mío, que lo estrenaré en la Gran Vía de Madrid. El programa me ha dado la oportunidad de disfrutar de algo que llevo mucho tiempo haciendo y que no había podido ejercer de una forma tan clara.

Una de las claves del éxito del programa es ese 'buen rollo' que tenéis los concursantes del programa. ¿Cómo es la experiencia entre bastidores? ¿Cuánto de verdad hay en todo ello?

El grupo que se ha creado no es nada falso y creo que lo que se ve es lo que hay. No estamos fingiendo en absoluto, porque es un programa en el que no te piden que finjas. Yo creo que ha habido otras ediciones en las que se ha visto algo de tensión y la televisión muchas veces miente, pero muchas otras es muy fiel a la realidad. Lo que se está viendo es lo que hay: que hay muy buen rollo, que hay mucha dedicación al programa y mucha ilusión por parte de todos los concursantes. Sobre todo, hay mucho respeto y mucha armonía. Creo que no hay ningún elemento subversivo en el grupo y eso se agradece.

Esta edición para muchos ha sido la mejor de la historia del programa. ¿Recibisteis indicaciones para que os lo tomarais más en serio? En otras ediciones parecía que los concursantes buscaban más la parodia.

Ha sido algo muy del azar. Creo que este programa tenía unos perfiles muy claros. Había el perfil del cantante o la cantante, del cómico o la cómica, el o la cantante caducada... y yo creo que en esta edición han intentado hacer lo mismo, pero sin ellos ser muy conscientes al final todos estamos ofreciendo un gran espectáculo en cada gala. Nadie se imaginaba que Morgade aparte de hacernos reír, nos regalaría galas tan potentes. Y lo mismo con El Sevilla, con Pablo Puyol, conmigo... Lo mismo con Silvia Abril, que es una gran cómica, pero que también nos ha ofrecido grandes espectáculos, musicalmente hablando.

Creo que en lo que ninguna edición anterior había pasado es que hubiera tanta competitividad artística y que estuviese tan igualado. Eso crea una competitividad mucho más interesante que no hace que gane uno porque los demás no lleguen, sino que el que gane lo haga porque lo ha hecho mucho mejor que los demás, que a su vez ya lo habían hecho muy bien.

Ese factor competitivo es uno de los factores que ha influido en que crezca el interés por el programa, cosechando cada semana grandes datos de audiencia que han valido para que TCMS le haya ganado la partida al Deluxe. Con todo esto, ¿se demuestra que otro tipo de televisión es posible? ¿Podríamos estar ante el principio del fin del corazón en nuestro país?

Yo creo que no estamos llegando al fin del corazón. Yo creo que se ha demostrado que a la gente también le gusta televisión de otro tipo, no voy a entrar en calificativos, sino de otro tipo. A mí lo que me preocupa seriamente es que esto sea un simple espejismo. Que a pesar de que hayamos conseguido esto, la gente que tiene en su mano cambiar un poquito este camino, al final caiga de nuevo en la red de lo cómodo. Creo que lo complicado es lo que estamos haciendo nosotros: hacer un programa de este nivel, que no es sencillo. Pero si no se intenta, y si no hay voluntad, la tele cae en un cajón desastre.

De hecho, en entrevistas anteriores decía que echaba de menos los buenos momentos de la tele, que ya no había marcha atrás. ¿Qué momentos han sido los buenos? ¿Ha recuperado sensaciones gracias a TCMS?

Hace unos años había más competitividad en la calidad de los programas. Yo no creo que en la tele actual haya muchísima calidad. Creo que es una fábrica en la que unos se copian de los otros. Veo poca creatividad realmente: cuando una cadena saca un programa de cocina, el vecino saca otro. Pero bueno, todo es cíclico y yo creo que en algún momento dado volveremos a una tele más creativa y de calidad.

Nosotros de pequeños veíamos unos dibujos animados y unos programas educativos, para niños, que eran mucho más sanos que los que yo veo ahora. Creo que hay que educar a través de la televisión, no solo informar o solo entretener. Y por eso, en ese sentido a veces lo veo más oscuro.

A nivel personal y a día de hoy, cuando coge el mando de la televisión, ¿qué le gusta ver?

Sinceramente, no veo mucho la tele. Si tengo la oportunidad de tener tiempo para estar en casa tranquilo, el mando se me dispara solo hacia los documentales, porque me ayudan a desconectar, a no analizar nada y echarme un sueñecito rodeado de bichos en la cabeza.

Centrándonos en su paso por el concurso, ¿qué imitación le ha costado más hacer?

La que más he sufrido ha sido la última, la de Uchained Melody. Es un número vocal muy complicado técnicamente porque pasas por tres lugares distintos: pasas por voz de pecho, voz de cabeza y luego voz en falsete. La verdad es que lo pasé mal porque incluso en el ensayo del día anterior el falsete se me calaba y no llegaba porque estaba un poco cansado. El día de la gala, por suerte tengo un profesor de canto allí en Barcelona maravilloso, y vino a plató, me estuvo ayudando a calentar y a preparar bien la voz y pude atacar la canción con solvencia.

¿Y su imitación más lograda?

Creo que he tenido varias muy 'logradicas'. La de Raphael estuvo lograda. Bueno, las galas en general que gané creo que son lógicamente las más impactantes. Raphael, Camilo Sesto y Antonio Machín creo que son tres actuaciones muy potentes. En la de Machín fue en la que más alejaba la voz de la mía y también tenía esa dificultad.

¿A quién le hubiera gustado imitar y no le ha dado tiempo?

Hay varios que han estado por ahí dando vueltas... David Bowie me hubiera gustado. Siempre han ido viajando por mi cabeza nombres... A Triana también me hubiera gustado imitarles, pero quizá no eran suficientemente conocido por el gran público.

En las dos semifinales ha sido el concursante más votado por el público, ¿se ve ganador de la edición?

Bueno, soy consciente de que tengo opciones porque la gente me ha votado con mucho cariño estas semanas que tenían el poder en sus manos. Me veo con opciones y para mí sería todo un honor representar a esta pedazo de camada de artistas que han pasado por esta edición. Creo que muchas veces el ganador no refleja algo más especial que el que no ha ganado.

En esta edición todos hemos ganado muchas cosas y en los concursos siempre tiene que haber un ganador y si gano me voy a llevar una alegría muy grande y si no gano me llevo una alegría igual por aquel que gane. En este concurso ha habido mucho fair play y ha sido bueno para todos.

¿Quién es el rival a batir para alzarse con el triunfo?

Yo creo que Ruth Lorenzo y Pablo Puyol son los que más opciones tienen de ganar. La cosa va a estar por ahí.

¿Y quién ha sido la sorpresa de este año?

Todos han sido una sorpresa. Falete al principio me sorprendió muchísimo, nos enseñó un Falete que nadie conocía. Tanto artísticamente, como humanamente. Luego Ana Morgade también nos ha sorprendido mucho. En sus actuaciones empezó algo así como desubicada, pero se ha ido encontrando y ahí está, en la final.

Silvia Abril dice que merece ganar. ¿Tenéis una buena relación detrás de las cámaras?

Sí, pero la buena relación se extiende a todos los concursantes. Cuando acabamos la gala nos reunimos todos y nos quedamos charlando y brindando porque hay muy buena relación. No hay excepciones, no hay ninguna persona o elemento cancerígeno en el grupo.

Ella se ha convertido en todo un fenómeno televisivo. Nos aseguraba hace unas semanas que a raíz de TCMS le había sonado más el teléfono para otros proyectos. ¿Le ha sucedido a usted lo mismo? ¿Tiene ya algún proyecto en televisión para este 2016?

De momento no lo sé. Sé que tengo proyectos de teatro hasta 2017, pero ya los tenía antes de entrar a TCMS . En cuanto a la televisión me imagino que sí, que ahora tendré luz verde para hacer otras cosas. Seguro que sí. Conociendo como funciona la tele, seguro que algo saldrá.

Y aprovechando este éxito y la buena relación con Silvia Abril, ¿puede ser el momento de volver a trabajar con Andreu Buenafuente en su nuevo programa?

Pues no tengo ni idea. Probablemente asome la cabeza por allí en algún momento, pero no hay ninguna oferta en firme por ahora.

De Andreu, decía en otra entrevista que era su 'ex referente'. ¿Por qué ya no lo es y quién es ahora?

Decía 'ex referente' porque ya no trabajo con él. No puedo aprender de alguien con quien no convivo. Ahora mismo mi referente, por ejemplo, es Manel Fuentes o Silvia Abril, Pablo Puyol... Yo aprendo de las personas con las que convivo. Tanto para bien como para mal. También puedes aprender de alguien que crees que no está haciendo bien las cosas. De Andreu aprendí muchísimo durante toda la época 'buenafuentil'. Cuando todo eso se acaba, queda ahí un pozo 'cojonudo'.

Una de sus mejores actuaciones en TCMS fue cuando imitó a Michael Bubblé. Pero ya tenía experiencia con su personaje de Miguel Chiclé en BFN...

Si bueno, aunque en Buenafuente eso era otro tipo de trabajo. Ahí era una parodia, en cambio en el programa ha sido una imitación. Es muy parecido pero hay diferencias bastante grandes.

Ahí hacía literalmente de Crooner Latino. Ahora el Crooner Latino es Bertín Osborne...

¿Bertín Osborne? Bueno.. no sé si es el referente más claro de Crooner Latino. Yo creo que el Crooner en España se ha difuminado un poco. Antes estaba mucho más claro. Teníamos a un Camilo Sesto, a un Raphael, a un Francisco o un Nino Bravo y eran Crooners con todas las de la ley. Ahora mismo se difumina un poco ese concepto, creo que el Crooner está un poco borroso.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments