Programas

Aritz se acuesta con Biki... y amanece con Han en 'GH16'

  • El concursante pasó una noche en el apartamento con su posible 'persona especial'

Una semana después de que Mercedes Milá sorprendiera a Biki, amiga de Aritz, preguntándole si era ella la 'persona especial' del vasco -algo que no desmintió-, los dos colegas del sombrero tuvieron la oportunidad de pasar una noche a solas en el apartamento de la casa.

Los concursantes de Gran Hermano recibieron anoche la visita de sus familiares y amigos más cercanos para animarles en la recta final del programa. Además, la organización del reality dio la oportunidad a uno de ellos de que pasara la noche en la casa junto al participante al que apoya. La decisión sobre quién obtendría este privilegio recayó en manos del público, que eligió a través de la app del programa a Biki con el objetivo de conocer mejor qué relación tiene con Aritz.

El concursante y su compañera pasaron la noche en el loft anexo a la casa y pudieron compartir impresiones, tal y como recoge El Minutado sobre el paso del vasco por el reality y de la relación de este con Han. Biki confesó a Aritz que a veces se le ha hecho duro defenderle porque ha habido cosas que no le gustaron. El del sombrero aseguró que no le importaba y que el tiene la conciencia tranquila: "No me arrepiento de nada".

La muchacha continuó analizando la relación de su amigo con el chino granadino: "Quizá tú pones unos límites más flexibles de lo que él cree", aseguró tranquilizándole respecto a lo ocurrido durante la gala de la semana pasada. "No te sientas mal ya. Te enfadaste e hiciste lo que sentías", afirmó.

Tras pasar la noche juntos, el Súper anunció a las 9 de la mañana a los vascos que les quedaba una hora juntos. Ambos pasaron un rato más en la cama donde compartieron caricias y muestras de cariño: "Duerme, así me gusta, que lo hemos pasado muy bien", le dijo el vasco escondiéndose bajo la almohada.

Acabada la última hora, Biki abandonó la casa dando ánimos a su amigo. El vasco regresó a la casa y lo primero que hizo fue meterse en la cama de Han, con quien pasó las primeras horas de la mañana. "¿Estás bien?", preguntó el chino. "Sí. Te quiero muchísimo. Te quiero mucho", le responde el vasco mientras le abraza. "Luego hablamos", sentenció el de granada que optó por que siguieran durmiendo.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin