Programas

Suso, expulsado frente a Sofía, se encara con el público: "¡Payasos!"

  • Marina fue la menos votada de los tres nominados del reality

La aventura de Suso en Gran Hermano 16 ha llegado a su fin. La audiencia expulsó al catalán con un 60,8% de los votos en un duelo que vivió con Sofía, con quien ha protagonizado gran parte del reality de Telecinco. A su llegada a plató recibió muchos abucheos y no dudó en encararse con el 'respetable': "¡Payasos!" Marina, por su parte, fue la menos votada de los tres nominados y, por lo tanto, la primera en librarse de la posible salida de la casa de Guadalix. No llegó a entrar en la sala de expulsión.

Suso y Sofía repasaron desde allí parte de sus vivencias en la casa y se disculparon mutuamente por la actitud que el uno y la otra habían tenido desde que comenzaron su relación hasta que se acabó por la 'aparición' de Raquel. Sofía reconoció ante el catalán que "todo era su culpa" porque había sido muy pesada y Suso admitió que se "se le parte el corazón" al ver cómo la ha rechazado con desprecio en numerosas ocasiones.

El motero, avergonzado de su actitud, tuvo palabras de agradecimiento para su compañera: "Gracias a Sofía se me ha dado un protagonismo importante". 

A su llegada a plató Suso se enfrentó al público, que no cesó de abuchear y silbar al catalán, algo que se repitió durante toda la noche en los momentos más tensos de la entrevista. "No tengo que estar vendiendo la moto de que quiero a España? A mí España me da igual yo quiero a mi familia y a mis amigos", confesó.

Suso tuvo la oportunidad de hacer un repaso de los vídeos más polémicos de su paso por el concurso. Entre ellos, el programa abordó su relación con Raquel dentro de la casa. El 'guaperas' confesó que no estaba enamorado de la extremeña: "Me cuesta creerme un amor dentro de una televisión. Ante todo Raquel es mi amiga y por eso tengo un respeto y la quiero, como amiga. Pero yo para enamorarme necesito llevarla a mi calle y ver como actúa con mi familia y conmigo, y entonces Suso se enamora. No me he enamorado nunca", declaró provocando la indignación de Mercedes Milá al añadir que solo se ha enamorado de sí mismo.

Su relación con Maite también ha marcado su concurso. Suso y la navarra entraron con la misión de hacerse pasar por madre e hijo, lo que provocó que los concursantes chocaran durante las primeras semanas de convivencia. El de Ripollet, que dentro de la casa se mostró afín a Maite, cambió de parecer tras su salida al exterior y no dudó en buscar la polémica arremetiendo contra ella: "A ver, 'zumbá'. Estás tocada, y yo creo que te has pasado con tu hija un montón y has perjudicado su reality. Tu hija es una buena niña, no creo que tenga maldad, pero teniendo la madre que tiene... pobrecita", afirmó.

Maite se defendió diciendo que todo lo que hizo en la primera semana de reality lo hizo por intentar cumplir con la misión de que no se descubriera el secreto. "Mi hija está haciendo muy bien el reality y por eso estás tu aquí", sostuvo la conductora de autobuses que encontró el reconocimiento de lo dicho en el catalán.

La entrevista de Suso acabó con la particular despedida con sus compañeros de la casa. El expulsado no dudó en volver a encender la mecha en el enfrentamiento entre Aritz y Han pidiendo a sus amigos Ricky y Carlos que apoyaran al chino. La tensión volvió a reavivarse en una casa que quedó casi dividida. 

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin