Programas

Montse abandona las cocinas de 'Top Chef' en un programa dedicado al espectador

  • Séptima expulsada del concurso culinario de Antena 3

Top Chef llegó este miércoles a su séptima gala en un programa dedicado al espectador. El concurso de Antena 3 rindió homenaje a sus seguidores en una entrega en la que personas anónimas visitaron a los aspirantes participando en varias de las pruebas. Al final de la jornada, Montse fue quien peor plato realizó en la prueba de eliminación y tuvo que abandonar las cocinas del programa.

El homenaje al espectador comenzó en la prueba de inmunidad. Elisa, una seguidora habitual del programa, visitó el plató de Top Chef para retar a los cocineros en la elaboración de su plato estrella: pimientos del piquillo rellenos de bacalao. La inmunidad la conseguiría aquel que lograra superar el plato de Elisa o quedaría desierta en el caso de que ninguno lo consiguiese. Chicote aseguró que el plato de la invitada estaba realmente bueno y que tan solo dos concursantes habían hecho una mejor elaboración: Alejandro y Oriol. Finalmente fue el cocinero del "free style cooking" el que obtuvo el privilegio de salvarse de la expulsión.

Además, el brazalete azul otorgó a Oriol otros privilegios en la prueba por equipos celebrada en Sevilla. Para empezar, el catalán no tendría que cocinar en este reto, lo que tranquilizó al resto de participantes por las diferencias que han surgido con el cocinero. En segundo lugar, Oriol formaría parte del jurado que valoraría los platos y decidiría qué equipo iría a la prueba de eliminación. Y como tercera y última recompensa, el catalán elegiría entre seis personas anónimas a dos espectadores a los que asignaría como pinche de cada equipo.

El azar quiso que el equipo gris estuviera formado por Alejandro, Luca y Sergio y el naranja por Montse, Marcel y Mari Paz. Oriol, con el objetivo de perjudicar al equipo gris -aparentemente el favorito- asignó como ayudante a un estudiante, mientras que para el naranja eligió a una mujer madura que por su apariencia tendría un alto nivel adquisitivo. Y es que esto sería determinante ya que los concursantes se enfrentarían en una prueba en la que cocinarían con los alimentos que los anónimos tuvieran en la nevera de sus casas.

Las predicciones se cumplieron y mientras que el estudiante tenía escasas reservas en su despensa, la cocina de la mujer estaba repleta de productos de primera calidad. El equipo gris optó por elaborar un plato de pasta con pollo y bechamel, mientras que el naranja presentó un arroz con merluza y cigala. El jurado finalmente decidió mandar al equipo formado por Montse, Marcel y Mari Paz a la prueba de eliminación criticando a esta última por su incapacidad como líder de su equipo.

La cerveza fue el elemento principal que debían usar los cocineros en la Última Oportunidad. Montse cometió un grave error al no limpiar los "pelos" de los mejillones y su plato no convenció al jurado de Top Chef, que sorprendido tras la cata a ciegas no creía que perteneciera a la concursante. 

Montse se derrumbó al conocer que era la séptima expulsada del concurso: "Estoy en un momento muy malo por la muerte de mi madre, todo lo que hacía aquí era por ella y al final le he fallado". Además, la cocinera aseguró no sentirse apoyada por el resto de aspirantes: "No me he sentido arropada por mis compañeros y me ha podido la presión", aseguró entre lágrimas.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin