Programas

Carlos recoge sus cuchillos y abandona las cocinas de 'Top Chef'

  • El cocinero se convierte en el quinto expulsado del concurso culinario de Antena 3

Top Chef se va acercando poco a poco al ecuador del concurso y la tensión entre los participantes va en constante aumento. El programa llegó este miércoles a su sexta entrega, y lo hizo cruzando nuestras fronteras por primera vez en todas las ediciones: Turquía fue el escenario de una nueva batalla entre los cocineros, que lucharon a destajo -diseccionando la gastronomía otomana- con el objetivo de evitar someterse a la prueba de eliminación. Finalmente, Carlos se convirtió en el sexto expulsado de la edición.

Las cocinas de Top Chef se desplazaron hasta el estrecho del Bósforo, un punto especial en la geografía al tratarse de las aguas que separan Europa y Asia. Una mezcla de culturas entre las influencias occidentales y orientales que se ve reflejado, como no podía ser de otra manera, en una gastronomía variada, de contrastes y cargada de aromas.

El primer reto de la noche fue la Prueba de Fuego. Los cocineros tuvieron que buscar en el Bazar de las Especias aquellas que necesitaran para realizar el mejor 'steak tartar' que le sirviera para lograr la ansiada inmunidad. Finalmente, Luca fue quien obtuvo el brazalete azul librándose automáticamente de ir a la prueba de eliminación.

Además de la inmunidad, Luca tuvo el privilegio de ser capitán junto a Marcel en la prueba por equipos. El alemán optó por repetir el mismo equipo de la semana pasada junto a Alex, Montse y Oriol. Mientras que Luca eligió a Alejandro, Carlos, Sergio y Mari Paz en lo que llamó "un equipo de ganadores". Ambos grupos debían competir cocinando un menú para treinta turistas a bordo de un barco que navega por el estrecho. La tensión se palpó una semana más en el ambiente y Oriol, si ya tenía pocos, se ganó nuevos enemigos.

El catalán protagonizó varios enfrentamientos con sus compañeros entre los que destaca la lucha con Alejandro -cual partido de rugby- por conseguir un pan especial tras la cual acabaron los dos en el suelo. La actitud de Oriol no gustó nada a sus rivales, ni a sus compañeros, con los que tuvo constantes discusiones por discrepancias sobre los platos que debían elaborar. 

En esta ocasión los treinta turistas a bordo del ferry serían quienes con sus votos elegirían el mejor menú del día. Contra todo pronóstico, el equipo liderado por Marcel sacó el cuchillo verde, lo que significaba que se salvaban de la expulsión y mandaban al "equipo de ganadores" a la Última Oportunidad. Luca, pese a tener la inmunidad se mostró dolido con la decisión del extraordinario jurado.

El programa regresó a España para vivir en las cocinas de Top Chef la prueba de expulsión. Mari Paz, Alejandro, Carlos y Sergio se batieron en un reto en el que debían fusionar, aconsejados por el Chef Chakall, la cocina de diferentes regiones. Por azar, a Alejandro le tocó fusionar la cocina española con la oriental, a Mari Paz la japonesa con la peruana, a Sergio la canadiense con la francesa y a Carlos la británica con la india. 

El jurado tuvo que tomar la decisión más difícil hasta la fecha para elegir el peor plato de la noche, ya que las cuatro elaboraciones eran dignas, según Chicote, de cocineros que debían continuar en el programa. Sin embargo, en una cata a ciegas decidieron que fuera Carlos el quinto expulsado. El concursante recibió en su despedida el apoyo de todos sus compañeros, menos de Oriol, que se mostró contento de la decisión del jurado por haber dado "una cura de humildad" al grupo que, según él, se creían los mejores.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin