Programas

Carlota entrega sus cuchillos en el programa más castizo de 'Top Chef'

  • La cocinera es la segunda expulsada del programa al cocinar el peor plato de la noche

Este miércoles la nueva entrega de Top Chef comenzaba con una importante premisa: no había Prueba de Fuego y, por tanto, los cocineros no podían optar a la tan preciada inmunidad que les salvaba de la eliminación. El programa se trasladó al centro de Madrid para desarrollar dos retos tras los cuales cuatro concursantes irían directamente a la Última Oportunidad.

Los doce cocineros se repartieron, gracias al azar, en seis parejas que lucharían en dos ocasiones por no ir a la prueba de eliminación. Las duplas quedaron de la siguiente manera: Oriol y Carlota, Sergio y Alejandro, Mari Paz y Alex, Marcel y Luca, Montse y Carlos y María y Velandrino.

En la primera prueba los chefs debían cocinar con alimentos y productos cedidos voluntariamente por los comerciantes del centro de la capital. Oriol y Carlota fueron los que peor plato realizaron, el cual fue duramente criticado por Chicote en uno de los momentos más tensos de la gala: "Esto lo prepara cualquier señora como aperitivo para ver la peli o el partido, no me parece que sea un plato de Top Chef". Una valoración que a los concursantes no les pareció del todo justa.

No obstante a los concursantes nominados se les otorgó la oportunidad de poder cambiar dos parejas y decidieron cambiar a Carlos por Velandrino para debilitar al equipo verde (el formado por Carlos y María).

En la siguiente prueba los chefs debían hacer una reinterpretación del famoso cocido madrileño para los vecinos de la zona. Los comensales fueron los encargados de votar el peor plato de la noche y decidieron que fueran Sergio y Alejandro quienes se vieran las caras con Oriol y Carlota en la Última Oportunidad.

Una última prueba que tuvo como inspiración el arte. Y es que los chefs debían cocinar solo con los productos que aparecían en un cuadro: zorzal, manzanas, peras, bellotas, uvas, nueces, avellanas y granadas. Carlota, que desde el principio había dicho que no le gustaba la caza, ni las aves -elemento principal del reto- fue la peor valorada y tuvo que entregar sus cuchillos despidiéndose de la oportunidad de convertirse en el tercer Top Chef España.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin