Programas

El pastizal que Víctor Sandoval ganaba al mes en mejor época en televisión: "Era un despilfarro"

  • El colaborador asegura que llegó a cobrar seis millones de pesetas (36.000 euros)

Víctor Sandoval se llevó buena parte de protagonismo en Sálvame este martes, 12 de octubre. El magacín puso sobre la mesa la vuelta a Madrid de su expareja, Nacho Polo, algo que cobró una mayor relevancia por la turbulenta relación que han mantenido ambos durante la última década, con un cruce interminable de acusaciones y demandas.

Sin embargo, los colaboradores pronto enfocaron el debate desde el punto de vista económico, en concreto, el lujoso estilo de vida que llevaban Víctor Sandoval y Nacho Polo. Por entonces, él vivía una época dorada al ser uno de los rostros más importantes de Telemadrid con Mamma Mía, además de ser colaborador de Día a día, el matinal que pilotaba María Teresa Campos en Telecinco.

Bajo este contexto, Sandoval quiso hacer alusión al dinero que ganaba por entonces. "Yo cobraba seis millones de pesetas al mes, lo que serían ahora 36.000 euros y, aun, así gastábamos más de lo que teníamos", dijo sin reparos el colaborador.

Víctor Sandoval desvela cuánto llegó a cobrar en su etapa dorada en televisión

Su vida estaba repleta de excesos y caprichos. "Yo me iba a Miami los viernes y volvía los lunes. Todas las semanas, durante dos años, en business". Allí vivía con Nacho Polo, a quien le dejaba su tarjeta de crédito: "Éramos una pareja, él pagaba con mi dinero, pero era como su fuera de los dos. Compraba todo lo que quería, hasta los comederos de los perros eran de Gucci".

Lea también: Belén Rodríguez, ingresada en el hospital tras sufrir un accidente doméstico

No obstante, Sandoval reconoció que todo aquello "era un despilfarro innecesario" y que por entonces era "un poco como Matamoros, vivía por encima de mis posibilidades", como un día le advirtió Pepe Calabuig.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.