Programas

El enfado de Celia Villalobos con Antonio Castelo por un chiste sobre el volcán: "No me hace ninguna gracia"

  • La política se enfada por un comentario del humorista sobre la corrupción del PP

El Consejo de Ministros ha aprobado este martes, 28 de septiembre, las ayudas para los afectados por la erupción del volcán de la isla de La Palma. El Gobierno ha decidido destinar 10 millones de euros a la compra de nuevas viviendas y recursos para todos los damnificados por la catástrofe.

Todo es mentira se ha hecho eco de la noticia y Celia Villalobos, presente en la mesa de debate, ha asegurado que el importe inicial destinado a cada persona le parece insuficiente. "50.000 para una casa...", ha soltado la política del Partido Popular, que cree que los 50.000 euros para los enseres sí está bien.

Lea también: "Pusisteis vuestra vida y la nuestra en peligro": bronca de la Guardia Civil a una reportera de Ana Rosa en pleno directo

Celia Villalobos para los pies a Antonio Castelo

Por otro lado, Celia Villalobos destacó que "no tienen suelo, porque su suelo está comido por la lava". "¿De dónde van a sacar el suelo?", se preguntó la exministra. "¿Quién les da el suelo? ¿Se lo quitamos a un vecino de al lado?", dijo escéptica la ahora tertuliana televisiva.

Lea también: Joaquín Prat responde a las críticas por su cobertura del volcán: "No buscamos el sensacionalismo, ni el dolor"

En ese momento, Antonio Castelo soltó una propuesta a modo de broma: "¿Celia quieres que mandemos a unos cuantos concejales valencianos del PP para que recalifiquen la lava?", preguntó con sorna el humorista, que se llevó un gran rapapolvo por parte de su compañera. "Yo comprendo que eso te hace mucha gracia pero a mí no me hace ninguna", le cortó enfadada antes de que Risto continuara con los contenidos del programa.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.