Programas

El cambio radical con el que Grison ha acaparado toda la atención en la vuelta de 'La Resistencia' a Movistar+

  • El guitarrista apareció en el programa de #0 con un impactante cambio de look

Movistar+ arrancó este lunes la quinta temporada de La Resistencia. El programa de David Broncano regresó a #0 tras las vacaciones de verano, anunciando importantes cambios y novedades que harían las delicias de los espectadores. Para empezar, el late night abandonaba el Teatro Arlequín en el que nació para trasladarse a una nueva localización.

Lo que no esperaba nadie es que toda la atención la acaparase uno de los colaboradores más queridos del formato de la plataforma de pago. Antes de entrar al nuevo teatro, Ricardo Castella salió a avisar a Jorge Ponce y David Broncano que había sucedido algo que lo había trastocado todo. 

Lea también: Jaime Caravaca, despedido de La Resistencia de Broncano: "Dejarse la piel a diario no siempre es suficiente"

El impactante cambio de look de Grison en 'La Resistencia'

Los cómicos entraron al plató, con el telón echado para cebar sus nuevos decorados, y se subieron al escenario para descubrir qué había pasado. Ponce y Broncano enseguida bromearon, asegurando que Castella no estaba exagerando. Fue entonces cuando le pidieron a Grison que se asomara a la platea, para que el público pudiera ver qué había hecho.

Lea también: Broncano revela la condición que puso Froilán para ir como invitado a La Resistencia: "Esta es tu casa"

Fue entonces cuando el guitarrista apareció ante las cámaras de Movitar+ sin la famosa melena que le caracteriza. Grison se rapó la cabeza al cero para el estreno de la nueva temporada de La Resistencia, lo que provocó todo tipo de chistes y burlas durante el programa. Enseguida, las comparaciones con Brad Pitt o Paco Sanz, entre otros, no tardaron en sucederse. 

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.