Programas

El "infierno" del presentador Àngel Casas: le amputan las dos piernas tras un trasplante de riñón

  • El periodista de 75 sufrió una severa infección tras la operación

Àngel Casas está vivo de milagro. El presentador, uno de los rostros más populares de TVE y TV3 en los 80 y 90 por sus entrevistas a famosos, asegura que ha "salido del infierno". Le acaban de amputarle las dos piernas tras sufrir severas complicaciones renales tras un trasplante de riñón en 2020. En 2013, le diagnosticaron un cáncer de páncreas.

Lea también: Risto Mejide desvela que José Luis Moreno tendría ocultos "entre 400 y 900 millones de euros"

"Los médicos no entiende que aún esté vivo", reconoce en declaraciones al Diari Ara. Tal y como explica, Àngel casas sufrió en el portoperatorio una grave infección denominada calcifilaxis que obligó a que le amputaran la pierna derecha. Los problemas se trasladaron a la izquierda que, finalmente, también acabó por ser sacrificada para que él continuara con vida.

"La pierna se hincha de líquido como si estuviera a punto de reventar y el dolor es terrible, insoportable. Gritaba, llorar de dolor", dice sobre la infección. La primera amputación fue en plena pandemia, en plena verbena de Sant Joan, el 23 de junio. "A lo largo de cinco meses, de mayo a septiembre, hasta seis veces me dijeron, por teléfono, que estaba a punto de morirme".

Àngel Casas: "Lloraba, gritaba de dolor"

Aun así, el expresentador no perdió el sentido del humor: "Estoy acostumbrado a perder cosas. Perdí un trozo de intestino y el duodeno, al que tenía mucho cariño. A la pierna también le tenía, aunque quizás más a la izquierda porque soy zurdo. Le pregunté al médico qué le habían hecho y no me supo responder. Supongo que la debieron de quemar, a pesar de que Albert Espinosa explica que su pierna la enterraron, ¡y con ceremonia y todo!".

Lea también: La queja de una tertuliana de Cintora a TVE: "La pública recupera la cutrez y la caspa del franquismo"

Àngel Casas cumplió 75 años en abril rodeado de su familia. "Quería seguir siendo feliz con mi mujer y quería seguir disfrutando de mis hijas, quería ver crecer a mis nietas", dice. Ahora, usa unas piernas postizas: "Son agradables y fáciles de encajar. Por la noche las guardamos de pie y con los pantalones puestos. Tiene un efecto muy curioso, como si hubiera medio tío de pie den la habitación".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin