Programas

Olga Moreno, sorprendida de sus confesiones sobre los hijos de Rocío Carrasco: "¿Hablé mucho de los niños, ¿no?"

  • La mujer de Antonio David Flores se enfrenta a sus polémicas en el reality

Olga Moreno reapareció este lunes en Telecinco como flamante ganadora de Supervivientes 2021. La mujer de Antonio David Flores se alzó el pasado viernes con los 200.000 euros del premio después de unas votaciones envueltas en polémica por la denuncia de muchos espectadores de no haber podido enviar mensajes en apoyo de Melyssa y Gianmarco.

Después de que la catalana y el italiano alimentaran la teoría del tongo, que el reality achacó a una saturación de las líneas telefónicas que supuestamente fue subsanada, Olga Moreno tuvo que enfrentarse a algunas de las polémicas en las que se ha visto envuelta durante su paso por la isla.  

Lea también: Sonsoles Ónega, 'apaleada' por los fans de Olga Moreno por empatizar con el dolor de Rocío Carrasco: "Esto le ha hecho daño"

Una de las críticas más repetidas hacia la andaluza es haber basado su concurso en un vídeo semanal en el que aparecía llorando por su marido, despedido de todos los programas de Mediaset por sus presuntos malos tratos hacia Rocío Carrasco (que esta destapó a través de su docuserie) justo antes de que ella partiera hacia Honduras, y por los hijos de este con la hija de Rocío Jurado. 

Olga no se arrepiente de hablar de Rocío Flores y David Flores

"Sí que es verdad que entré muy mal pero lo que hice un día, otro día, fue poner la mente en blanco", le empezó diciendo Olga a Jordi González en el debate final del reality. Enseguida, la ganadora del programa se mostraba sorprendida por todas las confesiones que había hecho en Supervivientes sobre su relación Rocío Flores y David Flores, que estuvo presente el pasado viernes en plató durante la final. "He hablado mucho de los niños, ¿no?", dijo extrañada. 

Lea también: Sale a la luz el verdadero motivo del ingreso de Sandra Pica en el hospital

"No podía pensar en mi mente porque hubiera llorado mucho más. Pero llegó un día en que pensé en por qué no iba a pensar en mi gente, en la cara de mi hija, en mi marido... Por qué no. Me daba igual llorar o reír. Es mi vida. Es lo que he vivido 22 años. Que sí, que son unos niños que son conocidos pero es mi vida. No lo hice antes por miedo al exterior. Es duro el no pensar en nada de fuera. Es muy duro pero también creo que me ha ayudado pensar en mí un poquito", se justificó.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin