Programas

Melyssa Pinto confiesa en 'Supervivientes' sus problemas de alimentación: "Llegué a sentir repugnancia de mi persona"

  • La concursante emociona a todos con un duro relato de su adolescencia

Cuatro emitió este martes una nueva entrega de Supervivientes: Tierra de Nadie en la que el reality rescató una de sus dinámicas más famosas: el Puente de las emociones. Lara Álvarez invitó a algunos de los concursantes a atravesarlo, desvelando ante las cámaras algunos de los momentos más íntimos y desconocidos sobre su vida hasta la fecha.

Lea también: Qué hora es en la isla de 'Supervivientes': la diferencia horaria entre Telecinco y Cayos Cochinos

Melyssa Pinto fue la encargada de estrenar la prueba en esta edición y, antes de empezar a cruzar el puente, explicó que el programa le ha servido para "valorar la comida y lo que no es material". "Yo, que me he sentido pequeña en un inicio, me he venido arriba y me siento más fuerte y confiada conmigo misma", ha asegurado antes de desvelar uno de los episodios más duros de su vida.

El primer peldaño que tuvo que pisar Melyssa fue el de la 'culpa'. Fue ahí cuando la joven confesó que se sentía culpable por haber hecho sufrir a sus padres y su hermana con un serio problema: su relación con la alimentación. "Cuando era adolescente, con 14 o 15 años, empecé a tener problemas con la alimentación, a obsesionarme con mi físico, acabé enferma. Me da miedo a lo que pueda transmitir a la gente que me oye. Pero lo que quiero decir es que cuando una persona piensa así que no está bien de la cabeza y debemos ponernos en manos de profesionales", pidió a los espectadores.

Melyssa Pinto y sus problemas de autoestima: "Llegué a sentir repugnancia de mi persona"

"La situación en casa empezó a ser muy difícil porque han tenido que vivir unos años pendientes de como yo iba con eso", añadía, sintiéndose responsable también de que su hermana pudiese haberse preocupado también en exceso por su físico. Del problema narrado en el primer peldaño vino el del segundo: los celos. "Llegué a mirarme en un espejo y sentir repugnancia hacia mi persona (...) Creo que los celos vienen derivados a mi falta de autoestima. Es algo que me ha marcado mucho porque siento que la culpa de que algo no funcione es mía. Y no quiero que eso pase. Y para que no pase tengo que quererme a mí misma. Esta experiencia me está ayudando mucho a quererme y a confiar en mí", ha concluido antes de pedirle perdón a sus padres por sus años de "rebeldía".

Lea también: Los 'zascas' de Maestro Joao y los aplausos del público hacen estallar a Rocío Flores: "¡Estoy cansada!"

Melyssa Pinto acabó su discurso insistiendo en que todo lo que había narrado tenía como objetivo el poder ayudar a otras mujeres que estén atravesando una situación similar: "Quiero decir a las chicas que de todo se sale, que pidáis ayuda y en vuestra casa tenéis el apoyo. Todos somos bellos por dentro y por fuera y que ahora me siento plena", reflexionó la catalana en unas palabras que en plató hicieron llorar de emoción a Rocío Flores.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin