Programas

Ratifican los 6 años de prisión a Carlos 'El Yoyas' por malos tratos y lesiones contra Fayna ('Gran Hermano')

  • La justicia confirma la condena contra el catalán por violencia machista

La Audiencia de Las Palmas ha confirmado la condena de cinco años y ocho meses de cárcel impuesta por un juzgado de Gran Canaria al exconcursante de Gran Hermano Carlos Navarro, conocido como El Yoyas, por delitos de malos tratos y lesiones cometidos contra su exmujer, Fayna Bethencourt.

La sentencia ratifica que Carlos Navarro es culpable de un delito de maltrato habitual y cuatro de lesiones cometidos contra su exesposa en presencia de los dos hijos de ambos, así como de dos delitos leves de vejaciones y amenazas.

Lea también: La bronca entre Carlota Corredera y Jesús Manuel por Rocío Carrasco acaba en amenaza: "No juegues sucio"

La defensa del Yoyas impugnó el fallo dictado en diciembre el Juzgado de lo Penal número 5 de Las Palmas de Gran Canaria para cuestionar las pruebas en las que se basaba la condena y denunciar que los testimonios de sus hijos habían estado orientados por la madre, de la que decía que los tenía "secuestrados".

La Audiencia de Las Palmas subraya que ha visto la grabación del juicio y no ha encontrado motivo alguno para dudar del criterio del magistrado que examinó los hechos en primera instancia.

Al contrario, avala que Navarro fue condenado "con prueba de cargo legalmente practicada, correctamente valorada y suficiente" para desvirtuar su derecho a la presunción de inocencia.

En cuanto al testimonio de los menores, la sala concluye que "han narrado lo que han vivido y su declaración corrobora lo relatado por su madre", sin que los psicólogos forenses hayan apreciado indicio alguno de que hayan estado "mediatizados".

Condenan a 'El Yoyas' a casi seis años de cárcel por violencia machista contra Fayna

El tribunal recuerda, además, que en la causa existe una grabación de audio que Carlos Navarro ordenó hacer a su hija para que Fayna Bethencourt escuchara claramente lo que tenía que decirle y que viene a corroborar la versión de la denunciante.

"La agresividad, las expresiones que se utilizan por el acusado hablando con una niña de once años que, además, es su hija son una demostración de la forma de reaccionar del acusado, que, tal y como declaró la denunciante, cada vez que le contradecía y se enfrentaba a él actuaba de forma violenta", añade la sentencia.

Lea también: Iker Jiménez sufre las consecuencias de la esperada entrevista en plató a Rocío Carrasco en Telecinco

La Audiencia de Las Palmas declara "acreditado que el acusado sometió a la denunciante (su exmujer) durante toda su relación a un maltrato habitual, en presencia de su hija de su hijo menor de edad. Desde 2013 a 2018 el maltrato ha sido constante".

Asimismo, estima que la condena y las indemnizaciones fijadas por el juez de lo Penal (8.000 euros para su exmujer y 4.000 para cada uno de los menores) son "proporcionadas al daño moral inherente y sufrimiento inferido a la denunciante y a sus hijos, que han sido víctimas indirectas de las conductas de su padre hacia su madre".

"Hasta el punto", enfatiza el tribunal, "de que la niña le reprochaba a su madre que siempre le decía lo mismo, que no iba a pasar más, y, sin embargo, volvía a suceder el maltrato".

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.