Programas

"Abandono": la amenaza de Melyssa Pinto al derrumbarse por un injusto castigo en 'Supervivientes 2021'

  • El programa acusó a los concursantes de hacer trampas antes de una prueba

Telecinco emitió este martes la primera entrega de Supervivientes 2021: Tierra de Nadie, presentada un año más por Carlos Sobera. La noche estuvo cargada de polémica por una situación que provocó el desacuerdo de algunos de los concursantes y, especialmente, de los fans de Melyssa Pinto.

Todo se desencadenó después de que el reality celebrara un juego de recompensa. El presentador pidió a los robinsones que dijeran el nombre de uno de sus compañeros para excluirlo de la prueba, quedándose sin la posibilidad de comer. La condición que puso el programa es que nadie podía pedir el voto para así ahorrarse participar.

Lea también: El demoledor comentario de Rocío Flores tras el estreno del documental de Rocío Carrasco: "Su empatía es inexistente"

A pesar de la advertencia, Marta, Albalá, Lola, Tom, Olga, Gianmarco, Omar y Melyssa se saltaron la norma dejando fuera a Canales después de que él mismo pidiera que lo excluyeran, ya que no se veía capacitado para el juego al tener las manos llenas de heridas. 

El severo castigo de Supervivientes que hizo a Melyssa plantearse abandonar

Por este motivo, Supervivientes decidió castigar a los concursantes por hacer "trampas" y la sacrificada del juego acabó siendo Melyssa, la participante que Canales había escrito en su pizarra. Como su voto fue el único que se dio por válido, acabó siendo la catalana la perjudicada.

Lea también: La pregunta que ha descolocado a Marta Flich en directo: "Eres de los pocos que me ha puesto roja"

"Somos conscientes de que has pedido el voto a los compañeros. Lo habíamos dicho al principio que no valía y Melissa quedará por contra sin jugar", anunció Sobera, dejando destrozada a la joven, que negaba las acusaciones del programa. "No nos ha pedido el voto, Carlos", lamentaba ella entre lágrimas.

La cosa no quedó ahí y el disgusto de Melyssa pasó a mayores cuando el programa la metió en una barca para desplazarla hasta el Barco Encallado. Al conectar con ella, Sobera se encontró a Pinto rota en lágrimas, amenazando con abandonar. "¡Es injusto!", repetía derrumbada, creyendo que el castigo incluía un cambio de grupo, expulsándola de la Playa del Capitán Morgan. "Yo no me voy a subir aquí, Carlos, lo tengo clarísimo. Abandono, me voy, de verdad", insistió antes de que Sobera la tranquilizase, informándole de que su misión allí era desvalijar a sus rivales. 

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.