Programas

La política vuela por los aires una cita en 'First Dates': "Es un cavernícola"

  • Elena vive en el distrito madrileño de San Blas y Francisco, en el barrio de Salamanca

La política, una vez más, fue la culpable de que no surgiera el amor en First Dates. Elena, una empleada de la banca de 56 años, acudió al programa de Carlos Sobera en busca de un hombre "culto, divertido, que le guste viajar y abierto de mente". Su compañero de cita fue Francisco José, que se definió como "una persona clásica y a la vez moderna, es decir, actual".

"Suelo tener mucho éxito en las páginas de contactos porque mi pecho llama mucho la atención y lo sé y lo exploto", dijo la mujer antes de conocer a Francisco, de quien no tuvo una buena impresión al saber que vivía en el barrio de Salamanca (ella en el de San Blas).

Lea también: Pablo Motos vive la incertidumbre que genera la vacuna de AstraZeneca: "Lo tengo en casa"

"Cada uno puede vivir dónde quiera, pero se le veía que era de derechas a tres kilómetros", dijo Elena a las cámaras de Cuatro para asegurar después: "A mí la ideología política no me importa siempre y cuando no entre en la conversación. Es decir, yo no hablo de política".

Pero los peores augurios de Elena se confirmaron y la política fue uno de los temas que tocaron durante la velada. Jugando al 'rasca del amor', ella desveló que era de izquierdas y él respondió que era de "centro-derecha": "Yo no podría estar nunca con una persona con una tendencia política de izquierdas", aseguró él.

La política arruina una cita en 'First Dates': "Me he quedado por respeto y educación"

"Tenía toda la pinta: por la forma de vestir, por el corte de pelo, por todo", aseguró Elena que al conocer la opinión de Francisco sobre las relaciones abiertas dijo: "Es cavernícola. ¿Cómo que le hablas de una relación abierta a un hombre tradicional, de derechas? ¿Eso qué es? No le entra en la cabeza".

Lea también: Olga Moreno manda un mensaje a Antonio David Flores antes de saltar del helicóptero de 'Supervivientes' en Telecinco

Y a Francisco tampoco le gustó que le preguntaran sobre este tipo de relaciones: "Nada, muy mal. Me he quedado por respeto y educación". "Me parecía tan soso y tan aburrido, que no le he visto ninguna chispa. Estaba deseando marcharme", aseveró ella.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin