Programas

Desvelan una sorprendente foto de Pablo Díaz junto a la Reina antes de 'Pasapalabra': el motivo del inesperado encuentro

  • La madre del concursante muestra la imagen del joven junto a Sofía de Grecia

A raíz del gran éxito que está cosechando gracias a su participación en Pasapalabra, donde hace poco se quedó hasta en dos ocasiones a una sola letra de alzarse con el gran bote del programa, Pablo Díaz ha abierto las puertas de su casa para compartir poco a poco con los espectadores algunos secretos sobre su vida.

Y si hace unos días desvelaba su método de estudio para triunfar en el concurso presentado por Roberto Leal, y sus padres confesaban cómo fue la atípica infancia del tinerfeño, esta semana el violinista ha hablado de los mensajes que ha recibido desde todas las partes del mundo, incluido Afganistán, y de la verdadera relación que realmente tiene con sus rivales, como Marta Terrasa, en el programa de Antena 3. 

Lea también: Paz Herrera da la cara por Christian Gálvez tras lo ocurrido en Pasapalabra: "Y lo digo porque es verdad"

Además, sus padres han sacado del baúl de los recuerdos algunas fotografías del pasado de Pablo Díaz: desde su infancia en Tenerife hasta sus conciertos como violinista en Madrid. Fue entonces cuando la madre del concursante desveló una sorprendente imagen de Pablo junto a la Reina Sofía en un acto oficial.

La sorprendente foto de Pablo Díaz junto a la Reina Sofía antes de 'Pasapalabra'

"Esto fue de mayor en la Escuela Reina Sofía, que le dieron un premio. La Reina Sofía le dio un premio final", desveló la madre de Pablo Díaz, explicando que obtuvo un reconocimiento por su buen hacer en el conservatorio de música, la gran pasión de su vida más allá de las palabras que forman la lengua española. 

Lea también: Roberto Leal desvela lo que nadie sabía de Pasapalabra: "Si ocurre, se vuelve a grabar esa parte"

Pablo Díaz explica que sus dos padres se dedican a la música y que por eso su vida desde que era un bebé ha estado ligada a esta materia. "Como escuchaba el violín, porque venían algunos violinistas a casa a ensayar con nosotros, sobre los 2 años empezó a hablar y hubo un día en el que yo tenía el Concierto para violín de Beethoven puesto en la cocina", empezó recordando.

"En casa siempre hay música puesta. Pues vino corriendo y me preguntó: '¿Mamá, qué dice el violín?'. Ahí me di cuenta de que su tendencia era hacia el violín y siempre lo pedía. A los cuatro años le regalamos uno para que jugara, a los cinco empezó a ir a clase y a los seis yo le daba ya clases de piano", contó nostálgica la mujer.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin