Programas

La 'rajada' de Marina con Isaac en 'La isla de las tentaciones': desvela por qué sigue con su novio Jesús

  • La concursante y el tentador se dieron su primer beso en la piscina

Marina e Isaac (El Lobo) siguen dando pasos después del beso que se dieron en la piscina en la última entrega del debate de La isla de las tentaciones. La concursante 'rajó' de la relación con su novio Jesús y de los motivos que le llevaron a seguir con él durante cinco años.

"Yo a ti te entiendo, la que no me entiendo soy yo. Necesito volar, ser feliz", comentó Marina durante una conversación íntima que tuvo con Isaac después del beso que protagonizaron en la última fiesta. "Volar muchas veces no es hacerlo solo", contestó El Lobo. "Me veo contigo cuatro años", espetó Marina. "Sé como tratarte. Creo que sabrías cómo tratarme a mí. El fuego con fuego se apaga", apuntó el tentador.

Lea también: Primera noche de sexo en 'La isla de las tentaciones 3': los concursantes que se dejarán llevar por la pasión

Durante esa charla, Marina también aprovechó para hablar de su relación con su novio y recuperar el argumento de que habían perdido la 'chispa'. "Llevo desde los 16 con novio. Lo hemos dejado dos veces. Las dos ha habido gente de por medio. Yo creo que por mi parte, por la de él no, pero creo que me miente. Y si volvía con él es porque él volvía a mí", argumentó.

Lea también: Filtran un vídeo sexual de dos concursantes de 'La isla de las tentaciones 3' y la productora abre una investigación

Marina 'responsabiliza' a su familia por seguir con su novio Jesús

Asimismo, Marina hizo un comentario sobre la influencia de su familia a la hora de seguir con su novio. "Me cohibían mucho. Mi madre me decía 'Jesús es un niño muy bueno y nunca te va a querer nadie como él'. Ahora ya no me cohíbe nadie. También tienes que tener esta parte de mala porque todo lo bueno te aburre y te cansa".

Lea también: Yolanda, la madre de Marina, la otra sensación de 'La isla de las tentaciones': ¿cuántos años tiene?

Yolanda, la madre de Marina, reconoció ese papel que había jugado ella y reconoció el error. "A ojos de madre veía a Jesús el prototipo perfecto pero no miraba por ella, porque ella no estaba enamorada".

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin