Programas

Miguel Herrán "acojona" a Pablo Motos con la experiencia paranormal que vivió en la cuarentena: 'El hormiguero' enmudece

  • El actor de 'La casa de papel' relata las sensaciones que tuvo en una casa de su pueblo

Miguel Herrán dejó helados a los espectadores de El hormiguero después de contar la tremenda experiencia paranormal que vivió. El actor de La casa de papel acudió al programa de Pablo Motos junto a Carolina Yuste para promocionar la película Hasta el cielo.

Su historia tiene que ver la casa encantada El castaño oscuro, en su pueblo. "Tiene muchas historias oscuras. Una de las historias, la que yo considero real, es que un hombre se mudó allí con su familia. La niña pequeña murió en el estanque de atrás: se cayó y se ahogó. Y, al poco, la madre murió de un cáncer", empezó contando. Según explicó Herrán el hombre decidió dejar la casa y se la regaló a una orden religiosa. 

Lea también: Pablo Motos pierde a uno de los históricos colaboradores de 'El Hormiguero'

Pues bien, durante la cuarentena Miguel entró con un amigo suyo "que es cámara y sabe mucho de luces". "Fuimos a la parte de arriba, donde está la librería, y hay un colchón en el suelo y un armario con bombillas arriba. Y mi colega me llamó y me dijo: 'Ahí atrás hay algo", prosiguió el intérprete en El hormiguero.

"Era como que el haz de luz de la linterna se iba hacia el fondo. Le sujeté la linterna, empujó un poco, no consiguió nada y, de repente, se corre el fondo del armario y había una habitación escondida con tres jaulas de metro cincuenta. Y nos fuimos acojonados".

La experiencia paranormal de Miguel Herrán: "Había una voz que me decía que iba a estar bien"

La historia no acaba aquí, puesto que Herrán se lo contó a otro amigo que se interesó por entrar en esta casa. Eso sí, el intérprete hizo un inciso al decir que el joven volvió a caminar después de tener un accidente de parapente que le dejó parapléjico. "Es decir, ha tenido experiencias muy cercanas a la muerte".

"Llegamos a la casa, abrimos la puerta y él entra, se pone rígido y empieza a caminar por la casa como si fuera su casa de toda la vida: abre la nevera, mira las cosas, mira los armarios, se va al cuarto de la niña y mira la cama, lo mira todo... Y yo le dije: 'Tom, me estás acojonando. Tío, por favor, dime algo. ¿Qué te pasa?'. Me dijo que tranquilo, que estaba mirando", empezó, de nuevo, a contar.

"Y yo insistía en que era un poco raro, que no me dejara solo. Iba detrás de él. Le dije que le enseñaba lo del armario rápido y nos íbamos. Se lo enseño y, cuando nos vamos a ir, yo salgo y él me dice que si me importa irme un rato y que él se quede. Yo le dije que no, que me estaba asustando y le saqué agarrándole del brazo".

Lea también: "No te lo puedo decir": la pregunta de Pablo Motos ¿sobre el Gobierno? que Rafa Nadal respondió con un atronador silencio

"Según salió por la puerta, empezó a hiperventilar, se cayó al suelo, se quedó completamente rígido, le agarré del suelo, le metí en el coche, le di unos guantazos para que reaccionara y... 'Sácame de aquí, Miguel', me dijo", continuó.

Después, Miguel Herrán explicó que su amigo había tenido la sensación de "no estar solo, de sentirme acompañado": "Había una voz que me decía que si me quedaba ahí, yo iba a estar bien, iba a estar a gusto y no me iba a pasar nada. Le mandé a tomar por culo y no he vuelto a entrar". 

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin