Gonzo: "Fernando Simón es una víctima de estrategias políticas; no entiendo la adulación que veo por una parte de la sociedad"

9:29 - 8/11/2020
  • ECOTEUVE.ES entrevista al presentador del programa que regresa este domingo a La Sexta (21.25)

  • "Sería un sueño tener al rey Juan Carlos en 'Salvados', uno siempre quiere entrevistar al Jefe del Estado"

  • "Lo verdaderamente importante es tu gente, la salud y el bienestar con uno mismo"

Más noticias sobre:

Hace poco más de un año que Gonzo cogió los mandos de Salvados tras la salida de Jordi Évole. Por aquel entonces (parece que hablamos de otra era), el tema de actualidad era Cataluña. Pero a comienzos de 2020 la humanidad dio al botón de pause. Todo (o casi todo) se paralizó por el coronavirus, incluida la segunda parte de la temporada del programa de La Sexta, lo que obligó a "reciclar" mucho material.

"La pandemia me ha confirmado lo importante es la gente que tengas cerca, la salud, el bienestar con uno mismo y el saber relativizar", reflexiona el periodista gallego con ECOTEUVE.ES. Gonzo, además, lanza una pregunta al aire: "¿Por qué las mejores cabezas de este país no se dedican a la política?". En este sentido, cree que Fernando Simón, el experto más visible, "se ha convertido en una víctima de estrategias políticas".

A lo largo de esta temporada, Gonzo seguirá dando voz a personas anónimas, además de Esperanza Aguirre o la ministra de Trabajo Yolanda Díaz. Pero, ¿sueña con dar la campanada con algún personaje de gran calado? "Claro que es un sueño tener a Juan Carlos o que Trump nos responda a las peticiones que le habíamos hecho. Los nombres y apellidos lo pone la actualidad, no los elijo yo", responde.

Lea también: Yolanda Díaz, el 'as' de Gonzo en 'Salvados': la ministra de Trabajo visitará los barrios más afectados por la pandemia

Recuerdo que hace un año me contaba que paró su primera toma para Salvados porque no se reconocía. ¿Cómo afronta esta segunda temporada?

Sí, eso ya está superado. Lo que sí se me ha hecho en este principio de temporada era que llevábamos muchos meses sin grabar y me lo noté sobre todo en la sensación de no tener soltura. Aunque no estuviésemos en el aire durante la pandemia, estuvimos trabajando y como una de las cosas que más me ayudan es la relación con el equipo, ese proceso está terminado.

El confinamiento paró a la televisión por completo haciendo que Salvados 'hibernara'. ¿Cómo afrontó este parón?

Cuando se paró todo la verdad es que no sabíamos cuándo íbamos a volver, aunque tuvimos la esperanza que sería durante la primavera. Sí que ahí empezamos a pensar cómo sería la situación en otoño. Era difícil pensar en abril en qué estados de ánimos estaríamos en noviembre. Fuimos previniendo posibles escenarios y bueno, no íbamos muy desencaminados. El tema con el que arrancamos era una de las ideas que estaban sobre la mesa.

¿Cómo recuerda el día en el que Pedro Sánchez decretó el primer estado de alarma y confinó a todos los españoles? ¿Dónde estaba?

Estaba en mi casa. Lo recuerdo como una situación histórica y una sensación de incertidumbre. También me sentí afortunado, de viene una 'gorda' otra vez y me pilla con trabajo y con la familia bien. Creo que es la primera vez que a mis hijos, al mayor sobre todo [Noa y Brais tienen 9 y 6 años], le dije 'siéntate aquí un momento, quiero que me digas lo que no entiendes porque esto que está pasando no había pasado nunca y con la edad que tienes creo que va siendo hora que el mundo es complejo y la importancia de un presidente y de una política. 

Lea también: Gonzo, el chico de aldea que acabó en 'Salvados': "Me pasé años escuchando a los viejos contar batallitas"

A finales de marzo compartió una foto de sus hijos en pleno encierro. ¿Los más pequeños han dado un ejemplo a los adultos?

A mí me llamó la atención porque dentro de esas dudas de cómo le afectará a los enanos, de repente están en casa. Y las conclusiones que sacaba es que entienden las cosas mejor, cosa que es lógica porque viven a base de cumplir normas aunque a veces no las entienden; por otra parte se constató en que al final un hijo con los que quiere estar es con sus padres.

Pero no es fácil para ellos, tendrá consecuencias en los próximos años para los niños, yo los veo en los míos, sí que han cambiado, pero sí que han sido un ejemplo respecto a otras actitudes con las que estamos conviviendo al principio de la pandemia.