Programas

"Si me dejan, yo sigo": la amenaza de Ferreras en La Sexta ante la incertidumbre de las elecciones de EEUU

  • El presentador, dispuesto a alargar su especial de 15 horas de 'Al Rojo Vivo'

Antonio García Ferreras ha logrado una nueva hazaña televisiva con su maratón de 15 horas de Al Rojo Vivo: Objetivo La Casa Blanca en el que ha cubierto las elecciones presidenciales de Estados Unidos en las que Donald Trump y Joe Biden han logrado unos resultados de lo más ajustados que se decidirán tras el escrutinio del voto telemático. 

Después de 12 horas ininterrumpidas en La Sexta, el presentador ha lanzado un cómico aviso a los responsables de la cadena y a los espectadores de la misma. Todo ello, después de la broma que lanzó uno de los analistas políticos sentados en la mesa de debate del programa. 

Lea también: Elecciones EEUU | El significado de la camisa blanca de Ferreras y el detalle que más está dando que hablar

"Ha sido una noche electoral apasionante, a pesar de la intervención de Donald Trump. Tan apasionante como la que tuvimos hace cuatro años", valoró emocionado el politólogo Lluís Orriols. "¿Puedo decir solo una cosa? Y que todavía no sabemos quién va a ganar", añadía Ferreras tras interrumpirle en su discurso.  

La amenaza de Ferreras ante la incertidumbre con Estados Unidos: "Si me dejan, yo sigo hasta el infinito y más allá"

"Yo ya he cancelado mi comida y mi cena, porque entiendo que esto continúa hasta que sepamos algo, ¿no?", replicó entonces Orriols en una broma a la que se añadía el presentador de La Sexta con una advertencia. "A mí si me dejan, ya sabes, sigo hasta el infinito y más allá", avisó sonriente, dispuesto a alargar su hazaña en la parrilla.

Lea también: Ferreras se enfada con Trump en su noche más larga por las elecciones en EEUU: "Matonismo político"

Finalmente, Lluís Orriols lanzó una reflexión sobre cómo los resultados de las elecciones americanas nos han vuelto a coger por sorpresa. "Dimos por descontado algunas cosas. La primera, la participación, pensábamos que este aumento masivo favorecería a los demócratas. Eso era una creencia que, con la evidencia empírica, tampoco era tan así. Antes sí que había un fuerte impulso a los demócratas si aumentaba la participación pero se ha ido diluyendo con el paso de las décadas", empezó apuntando.

"Y lo segundo, pensar que Trump no era un candidato muy popular. Tampoco era un candidato que no fuera competitivo. Hace unas semanas tenía una aprobación, del 46% de la población. Se acercaba más a Bush hijo que consiguió la reelección que a Bush padre, que no lo consiguió. Los resultados quizá han sido sorprendentes, pero quizá nos dejamos perder por algunas de las pistas que teníamos", sentenció. 

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin