Melyssa, 48 horas sin dormir: así asaltó la casa de los chicos para encararse con Tom Brusse

1/10/2020 - 8:48
  • "Nunca más me vas a ver en tu vida. Eres un desgraciado", dijo a su novio

Melyssa no pudo más y se saltó las normas de La isla de las tentaciones para ver a su novio, Tom Brusse, y decirle lo que pensaba sobre las imágenes que había visto en su primera 'hoguera'.

Durante el programa que Telecinco emitió este miércoles, Melyssa apareció todo el tiempo llorando, derrumbada y desesperada. Aseguró que había estado 48 horas sin poder dormir y fantaseaba con la idea de buscar la casa donde viven los chicos para encararse con Tom.

Melyssa: "¡Tom Brusse! ¡Eres un desgraciado!"

Y lo hizo. En un momento de la noche, Melyssa cogió la puerta y llegó hasta Villa Montaña. Allí apareció por sorpresa al grito de "¡Tom Brusse!". "¡Eres un desgraciado! He visto todo que lo sepas. Nunca más me vas a ver en tu vida. Eres un desgraciado. He visto cómo te lamían el cuello. He visto cómo te tirabas encima de Sandra. Y me da igual porque eres un desgraciado de mierda".

Lea también: Las fotos más sexys de Melyssa Pinto, concursante de 'La isla de las tentaciones 2'

Tom y el resto de chicos intentaron tranquilizarla: "¡Es un juego!", le decían. "¡Que no es un juego! Yo no he hecho nada. Los chicos incluso me han dicho que no se podían acercar porque yo no les he dejado. Es un juego porque a ti te da la puta gana. Tú te vas a la mierda".

Lea también: Melyssa Pinto y Tom Brusse ('La isla de las tentaciones'): "Me provoca una furia que me enervo"




Informalia




Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.