Melyssa se salta las reglas de 'La isla de las tentaciones': se fuga a Villa Montaña para encararse con Tom

28/09/2020 - 11:36
  • La joven, desesperada, asaltará la casa de los chicos para hablar con su novio

Más noticias sobre:

Melyssa Pinto se convirtió en la gran protagonista de la segunda gala de La isla de las tentaciones en Telecinco. Al final de la entrega, las chicas se enfrentaron a su primera noche de hogueras para ver las primeras imágenes de sus respectivos novios en el comienzo de la aventura en la República Dominicana.

Al ver a Tom tonteando con otras chicas durante una fiesta, Melyssa explotó y salió corriendo despavorida por la playa, hundida por la actitud de su pareja. Telecinco decidió cortar ahí la emisión, pero enseguida lanzó un avance de lo que ocurrirá en la gala del próximo miércoles en el reality.

Lea también: Joaquín vuelve a enloquecer con La isla de las tentaciones: "¡Tom es un fenómeno!"

En él se puede ver cómo Melyssa se enfrentará a más imágenes de Tom Brusse que la dejarán aún más destrozada. En los días posteriores a la hoguera, Melyssa irá como alma en pena por la villa sin encontrar consuelo en ninguno de sus compañeros. La situación llegará a tal punto, que la joven decidirá saltarse las reglas del programa y fugarse a la casa de los chicos para encararse a Tom. 

Melyssa asalta la casa de los chicos: "¡Tom Brusse! ¡Eres un desgraciado!"

"¡Tom Brusse! ¡Eres un desgraciado! ¡Lo he visto todo, que lo sepas!", entra gritando Melyssa desde los exteriores de Villa Montaña. "Dios...", acierta a decir el empresario marroquí al darse cuenta de que la voz es la de su novia. Finalmente, el programa deja caer que ambos tendrán la oportunidad de disfrutar de una primera hoguera de confrontación para abordar su delicada situación.




Informalia





Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.