Uno oso cántabro casi provoca una tragedia a Miguel Ángel Revilla y Bertín Osborne

10:30 - 19/09/2020
  • Bertín, preocupado por la insistencia del presidente en darle de comer

Más noticias sobre:

Bertín Osborne y el resto del equipo de Mi casa es la tuya sintieron miedo en el último programa, en el que el invitado fue el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, y es que un viejo conocido del Parque de Cabárceno hizo acto de presencia en plena grabación del programa de Telecinco.

Y es que el presidente de Cantabria Revilla insistió sin ceder en darle de comer a un enorme oso, sin hacer caso al presentador, que se encontraba asustado por la cercanía del animal salvaje.

Lea también: Revilla, a por Sánchez en La Sexta: "No dice gran cosa, hace los anuncios los sábados"

"A ver si vamos a tener que correr, que cada vez los tenemos más cerca", le recordaba al político Osborne, visiblemente aterrorizado por los animales salvajes, demasiado cerca de ellos.

"¡Mírale, Furako!", señalaba Miguel Ángel Revilla. "¡Quitaos, que es Furako! ¡Ven, Bertín!", gritaba el dirigente autonómico, intentando darle de comer al oso del Parque de Cabárceno.

Un animal que, tal y como declaró el propio Revilla, fue mandado en 2008 a Asturias para que tuviera oseznos con dos osas, ya que, para el televisivo Revilla, el imponente animal "es un semental". Sin embargo, no conseguía descendencia.

Lea también: Increíble confesión de Revilla sobre el emérito en La Sexta

"Fue una pesadilla para mí. Empiezan a salir noticias de que el oso que envió Revilla falló", declaraba el dirigente sobre el famoso oso.

"10 años después nos lo devolvieron y desde que ha vuelto ya tiene otros ocho osos descendientes, o sea que no era problema de Fukaro. Fallaban las osas", declaraba Revilla, defendiendo la fertilidad de su oso cántabro.

"No te acerques, cuidado. No es ninguna broma"

Justo en esa defensa, el aludido aparecía ante las cámaras y Revilla se emperró en darle comida a pesar de las advertencias de Osborne: "Vente para aquí, presi. No te acerques".

"Cuidado, presi", insistía. "Ese bicho de pie es más grande que yo. No, venga tira, vamos, que esto no es ninguna broma", pedía el presentador, que finalmente conseguía llevarse a Revilla en coche y salir del lugar con el equipo.




Informalia





Comentarios 0