Jedet, 'La Veneno' más mediática: "Hay gente que quiere verme caer, pero aquí estoy"

8:47 - 18/09/2020
  • ECOTEUVE.ES habla con la actriz, que debuta este domingo en la serie 'Veneno'

  • "La Veneno representaba la libertad, era auténtica y un animal televisivo"

Más noticias sobre:

El tercer capítulo de Veneno está protagonizado por Jedet, que debuta en la serie de Atresplayer Premium este domingo. Interpreta a Cristina Ortiz en su primera época, antes de dar el salto a la televisión. Jedet (Málaga, 1992) conoció a La Veneno viendo una de sus participaciones en el Mississippi, pero años después de producirse, gracias a un programa de zapping. "Me impactó, parecía una princesa Disney".

Más tarde, descubrió que esa mujer fascinante que triunfaba en los noventa con Pepe Navarro era la misma que a veces se dejaba ver en los platós de televisión en su etapa final, la más decadente. "Pasó un tiempo hasta que supe que la que salía en ¿Dónde estás, corazón? era la misma que yo había visto en aquel zapping", explica a ECOTEUVE.ES.

Lea también: Crítica del tercer capítulo de 'Veneno': es la hora de Jedet y la revolución sexual

Para Jedet, Veneno es su primer gran papel interpretativo. Antes se hizo popular con sus vídeos en Youtube, participó en Looser (la serie de Soy una pringada), se lanzó a la música y llegó a publicar un libro.

Pero pocos saben que durante cuatro años estudió Arte Dramático. "Lo dejé y me puse a servir copas porque lo pasaba mal. En esa época yo tenía barba, era muy viril, un morenazo andaluz... Y me daban unos papeles de macho cabrío que me hacían sentir incómoda". 

¿Cuál es tu principal miedo antes de que el público te vea debutar en el tercer capítulo de Veneno?

Estoy muy segura de mi trabajo. He estado muy bien dirigida, soy exigente y eso se refleja en el resultado. La más mediática de las Venenos soy yo, y hay gente que me ama y otra que me odia. Eso va a jugar en mi contra, hay prejuicios y expectativa, para mal, porque hay gente que me quiere ver caer. Pero como no se puede gustar a todo el mundo... ¡pues me suda el coño!

¿Qué pensaste cuando Los Javis te ofrecieron el papel?

En diciembre de 2018 estábamos en el estreno de una película. Javi Calvo se me acercó y me propuso un trabajo. Creía que se refería a Paquita Salas. Al decirme que era Veneno, me quedé blanca, en shock. No me veía capaz.

¿Te tuvieron que empujar?

Me dijeron: 'Si confiamos en ti para el proyecto de nuestras vidas, créenos que es porque vemos algo y sabemos que tienes que estar'. Y me tiré a la piscina.

¿Qué es para ti La Veneno?

Representa la libertad, ser tú, sin pedir perdón ni permiso. Ella era auténtica.

¿Qué imagen tenías de La Veneno? ¿Cuál fue tu primer recuerdo teniendo en cuenta que naciste en el 92 y no viviste su etapa en el Mississippi?

La recuerdo guapísima en unas imágenes del Mississippi pero no en la época del programa, porque era pequeña, sino años después en un zapping. Se me quedó muy marcada su imagen, porque parecía una princesa Disney.

¿Te impacto?

Mucho. Luego pasó un tiempo hasta que me enteré de que la de ¿Dónde estás, corazón? era la misma [La Veneno solía acudir a DEC habitualmente]. Era un animal televisivo, ingeniosa... tenía algo que no he vuelto a ver.

¿Tú también te consideras un animal artístico como ella?

(Risas) No lo sé. Hago las cosas que me gustan y tengo la suerte de vivir de ello. A día de hoy no tengo una visión clara sobre mí. Mucha gente sí la tiene y se piensa que soy borde o estúpida. Pero en realidad vivo por y para mi familia y mis amigas. Esa es mi vida.

¿Quieres seguir trabajando como actriz?

Nadie sabe que mi profesión es actriz porque yo estudié Arte Dramático durante varios años. Pero lo dejé y me puse a servir copas porque lo pasaba mal. En esa época yo tenía barba, era muy viril, un morenazo andaluz... Y me daban unos papeles de macho cabrío que me hacían sentir incómoda. Luego la vida me ha llevado por otros caminos y aquí estoy. Cuando dejé de buscarlo, llegó.

¿Te consideras una privilegiada por el momento que estás viviendo?

Me considero una privilegiada porque he construido una carrera que tiene muchas ramificaciones y que me permite elegir en qué proyectos estoy y no hacer nada por necesidad. Estoy orgullosa, porque no tengo una familia privilegiada ni madrinas. Vengo de un pueblo de 150 habitantes, mis padres han trabajado en la hostelería, mis abuelos en el campo y me vine a Madrid con una mano delante y otra detrás.

¿La veneno también vino de un pueblo pequeño? ¿La entiendes mejor por eso?

La entiendo en muchas cosas y tengo muchos paralelismos, pero siempre con una distancia muy grande porque yo vengo de una familia que me apoya y me quiere, pero ella no. En lo que sí nos parecemos es en lo mal que nos ha ido en el amor, con relaciones tóxicas. Hemos elegido muy mal a los hombres.

¿En tu infancia sufriste como ella?

El acoso o el abuso nunca ha venido de mi familia ni de mi entorno. Ellos me han querido como soy. Lo malo siempre me ha venido de fuera de mi círculo.

La Veneno era referente para muchos. Ahora tú lo eres para otros. ¿Qué dirías a los niños que viven una situación complicada y que no ven salida?

Que el camino puede ser muy difícil, pero no puedes huir de quien eres. Siempre vas a encontrar la manera de exteriorizar eso pero hay que hacerlo cuando estás segura. Pedir ayuda no es perder y a veces es necesario.

Todas luchamos por hacerles el camino más fácil a quien está por venir y que noten más libertad para que consigan ser quienes quieran. Que sean pacientes y que no se lo pongan difícil a sí mismas. Que se rodeen de gente que les celebren y que sepan que el colegio no dura para siempre. Van a poder construir sus vidas y ser felices.




Informalia





Comentarios 0