Aluvión de críticas a Pipi Estrada por grabarse junto a su gato muerto: "No sé qué ha pasado"

15/09/2020 - 17:37
  • El tertuliano de Pedrerol comparte llorando un vídeo tras el accidente

Más noticias sobre:

Pipi Estrada ha causado una gran conmoción en redes sociales después de publicar un polémico vídeo en su cuenta personal de Instagram. En él, el tertuliano de El Chiringuito de Pedrerol aparece totalmente hundido junto a su gato recién fallecido.

"Aquí estoy con mi Trapito, ha llegado el final... No sé qué ha pasado, pero de repente se cayó a la terraza de abajo, le cogí... Pero no ha podido superar el momento", explica entre lágrimas mientras acaricia al animal, yerto en la camilla de un veterinario. 

Lea también: La emoción de Pipi Estrada al lamentar la muerte de la hija de Luis Enrique: "Xanita era la niña de sus ojos"

"Trapito, descansa, has sido siempre un gato muy bueno. Te quiero. Es la vida, hay que seguir peleando, no queda más remedio. Las mascotas son lo mejor que tenemos en esta vida", dice después de darle abrazarlo y darle un beso en el costado.

El fallo de Pipi al creer que su gato seguía con vida

Y si el vídeo era de lo más surrealista, la cosa empeora en los últimos segundos, cuando Pipi finaliza su discurso y de dirige hacia la persona que le está grabando. "No, no lo he cortado. No he cortado todavía", la advierte el veterinario.

"¿Está vivo?", pregunta sorprendido Estrada, que entendió mal el mensaje del especialista. "No, no, que no lo había cortado, digo", repitió el señor cortando la fugaz falsa esperanza del tertuliano. "Ah", concluye hundido Pipi, que ha recibido un aluvión de críticas por la frivolidad de grabarse en un momento tan difícil y el mal gusto de enseñar a su mascota muerta. 



En Portada



Informalia





Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.