"Ahora me reúno con Sánchez, soy masón y amigo de Soros": Iker Jiménez combate la 'plandemia' del coronavirus

17/07/2020 - 10:06
  • El periodista explica cómo ha virado la opinión: le critican quienes antes le defendían

  • "Para muchos seguiré siendo el carcelero del miedo y antes el justiciero que decía la verdad"

  • El periodista no cree la teoría de la conspiración: "¿Soy un ingenuo? Puede ser"

Con Iker Jiménez ha ocurrido un fenómeno curioso. Empezó siendo visto (e insultado) como el azote del Gobierno durante la crisis del Covid-19 por buscar la verdad de lo que sucedía. Y ahora, los más escépticos con el tema, los negacionistas, le acusan poco menos que de formar parte de lo que llaman la 'plandemia', es decir, esa teoría que sugiere que el coronavirus no existe y que todo forma parte de un montaje a nivel mundial para cambiar el orden geopolítico y económico.

"Hoy me han enviado un tuit de alguien que me decía que yo me reunía con el presidente Sánchez en una logia de Las Rozas para continuar mano a mano con este gran engaño", dice el comunicador, muy sorprendido, en una nueva entrega de La estirpe de los libres, el programa que ha emitido con gran éxito en Youtube durante toda la crisis del coronavirus.

El propio Iker Jiménez ha sido testigo de cómo ha cambiado la percepción de muchos en estas últimas semanas. "Una parte de la sociedad no se lo ha creído y piensa que soy parte del engranaje del plan maligno", explica.

Lea también: Así avisó Iker Jiménez del coronavirus: el vídeo por el que le tacharon de alarmista

El periodista es consciente de que "me metí a informar en un momento que no tocaba". "Empecé siendo muy crítico con el Gobierno. Los programas se reían de las mascarillas. Y algunos médicos y especialistas cuentan ahora lo contrario. Lo veo y no les cambia la jeta", dice indignado. Hay que recordar que él advirtió desde finales de febrero de la importancia de hacer un confinamiento estricto, del uso de la mascarilla cuando incluso muchos la desaconsejaban. Y también advirtió, entre otras cosas, de la importancia de cubrir los ojos, algo que también se estudió después.

"Fui señalado. La gente más de izquierda me atacaba. Me llamaron de todo: cabronzao, derechista, franquista...", recuerda. Pero "llega un momento que me di cuenta que las tornas giran". "De repente no se ve bien el confinamiento. Quienes hablamos de que el virus es un peligro, nos convertimos en enemigos de quienes nos habían defendido como buenos españoles anticomunistas", explica.

Lea también: "Esto existe y no es ningún invento": Íker Jiménez enseña el laboratorio de Wuhan y muestra patentes de coronavirus

"Yo no he tenido contacto con Sánchez, Simon o Iván Redondo. No les conozco. Ni me han dicho 'ánimo' y ni me han callado", explica el popular periodista, aun sorprendido por el fenómeno que ha vivido en primera persona en los últimos meses. "De repente, ir a favor del confinamiento, de la mascarilla, empieza a molestar a los conservadores y empiezan a atacarme, a decirme que ya vale de dar miedo. En el último mes y medio soy títere de la izquierda, masón, amigo de Soros...", comenta.

"Tanto unos como otros me han visto como enemigo", lamenta. "La España conservadora me convertía en un héroe y la izquierda me atacaba. Ahora soy un títere de la izquierda. Pero yo no he variado mi opinión", insiste. "¿Eso no es una muestra de la manipulación política?"

Lea también: "He tenido problemas personales y económicos por esta información": los 261 papeles de Iker Jiménez

Iker Jiménez rebate a los escépticos: "Yo no creo que haya una 'plandemia"

Más allá de la percepción de unos y otros, Iker Jiménez quiso dar voz a los más escépticos con el coronavirus a modo de dar la oportunidad de que sus argumentos, los que muchos de sus seguidores mantienen, pudieran ser escuchados. José Antonio Campoy, Javier Villamor y Jaime Garrido expusieron sus ideas (ver vídeo al final de la noticia).

Iker les rebatió. "Yo no creo que haya una 'plandemia'. Simón dijo que solo iba a haber dos o tres casos. ¿Eso no contradice a los señores de la 'plandemia'? Si quieres dar miedo lo lógico hubiera sido acojonar desde el principio", analiza Iker Jiménez. "El discurso durante dos meses es que aquí no pasaba nada, con doctores riéndose de las mascarillas y diciendo que no pasaba nada", recuerda. "Me reafirmo en lo que ya pensaba".

Lea también: "No fue una sopa, tuvo que ser algo respiratorio": las sospechas de Iker Jiménez sobre el coronavirus

"Hay cosas contradictorias en el coronavirus: pero hay miles de muertos. Hay más solidez en lo que he visto, aunque haya contradicciones, que en lo otro. ¿Soy un ingenuo? puede ser", explica Iker Jiménez, que no 'compra' la teoría de la conspiración aunque eso le convierta en diana de las críticas de aquellos que antes le defendían.

"Para muchos seguiré siendo el carcelero del miedo y antes el justiciero que decía la verdad", lamenta. "No entiendo los cambios. Ahora soy un vendido a la izquierda que me reúno con Pedro Sánchez. Claro que me gustaría preguntarle cosas a él y Simón...", dice. En cualquier caso, Iker lo tiene "muy claro": "El fenómeno que ha variado todo es la Red".




Informalia





Comentarios 1

#1
17-07-2020 / 18:33
Clara R
Puntuación 2
A FavorEn Contra

Vamos a ver, que haya un plan no quiere decir que sea una 'conspiranóia' o hayan inventado un virus una gente muy mala vestida de negro.

El nivel de desinformación y distorsión de conceptos en España es altamente preocupante.

Cuando se habla de que con esta crisis han precipitado globlalmente la dirección pactada para Agenda 2030 por vía de una PsyOp ES COMPLETAMENTE REAL y en España de forma especialmente notable.

Si bien no sale en el BOE, si lo encontramos de forma bastante oficial y publicitado. Desde el Rey, hasta Iglesias o Galan lucen el PIN o vemos el logo en la publicidad de una farmacéutica.

Que Bill Gates ha financiado a la OMS tras el portazo de Trump es también completamente oficial.

https://elpais.com/elpais/2020/04/16/planeta_futuro/1587031058_530432.html

Constantemente se plantéa una transformación hacia una 'nueva realidad' que en España salió aprobada con el voto tanto de izquierda como derecha y PNV.

Obviamente, VOX y los independentistas, ambas facciones más identitarias y proteccionistas que globalistas, lo rechazaron.

En España es Ivan Redondo quién dirige y controla el observatorio y los medios de propaganda y ya han publicado el listado de los 150 miembros de las élites económicas de 'Equipo País', que como Ana Botín por ejemplo, será la parte que colabore con el sistema público para la reconstrucción.

Élites económicas muy tranquilas y colaboradoras durante esta terrible crisis como hemos podido observar.

Esta es la web publicada y link al PDF del listado de estas personas.

https://www.equipopais.org/

Por otro lado, todas estas formas de propaganda y dirección sociológica son programas que se estudian como máster de postgrado y sí, se llaman OFICIALMENTE PsyOPs y en este temario lo describen perfectamente.

https://www.universia.es/estudios/universitat-valencia/experto-universitario-influencia-persuasion-propaganda-accion-psicologica/st/254105

En suma, que sí, que a raiz del COVID-19 han decidido acelerar el camino hacia un nuevo paradigma (Capitalismo ético le llaman en Davos) pero que cabe la posibilidad de que no este saliendo muy bien.

Especialmente preocupados están con España y más tras la inquietante tasa de abstención deslegitimadora en las últimas elecciones. Que en dos capitales del País Vasco más de la mitad de los votantes se haya quedado en casa indica que la proyección puede salirles completamente al reves y que corren el riesgo de que la ciudadania acabe disgregada de toda la clase política y un Estado que además de costoso percibe como enemigo y tirano.

A la sociedad española, se la ha tensionando en exceso y exagerado la distopía de la propaganda mediática.

También que la OMS diga un día una cosa y al siguiente la contraria está influenciado por la necesidad de justificar un control social y un mensaje que a de ser coherente con los sacrificios o puede acabar con las calles ardiendo.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.