"Me sentí una puñetera mierda": el espectacular enfado de Víctor Sandoval con 'Sálvame' por "ningunearlo"

16/07/2020 - 19:30
  • El colaborador de Telecinco estalla en directo por lo que ocurrió en 'La última cena'

Más noticias sobre:

Kiko Hernández se ha puesto en pie este jueves en Sálvame pare pinchar a Víctor Sandoval, quien desde primera hora de la tarde se ha mostrado bastante callado en el plató de Telecinco. El tertuliano acabó confesando entre lágrimas que estaba muy enfadado con el programa por el desprecio que sintió durante La última cena que protagonizó junto a Terelu Campos.

"A veces das y das y a lo mejor ya no doy. No vengo desde aquel día, hace 15 días y lo que yo pasé ese día no está escrito. Lo llevo dentro y nadie me ha llamado para preguntarme qué tal estoy. Me he pasado unas semanas pensando que soy una mierda. Te tratan como una mierda, te valoran como una mierda, para el equipo eres lo peor", empezó relatando el tertuliano.

Lea también: Sálvame vuelve a la carga con Olvido Hormigos: "Tenemos su reacción y es tremenda"

"El día de La Última Cena me sentí como una puñetera mierda, pero como una mierda. Yo estaba dándolo todo ahí y de repente viene Jorge y me preguntó que si iba a llorar. Y yo le dije que no, porque también estoy harto que la gente me pregunte cuánto tiempo me queda para llorar", continuó lamentando con lágrimas en los ojos. 

Víctor Sandoval estalla contra Sálvame

Víctor Sandoval asegura que lo hizo lo mejor que pudo y que colaboró con todo, pero que todos los elogios y todo el protagonismo se lo llevó Terelu Campos, que ese día volvía al plató de Sálvame un año después de su polémica salida. "Todo era para Terelu, la cena de Terelu, la comida de Terelu... Me sentí fatal y Terelu diciendo cosas como que 'sacaran a este de aquí'. Yo cuando lo vi pegué un golpe en la mesa", reconoció antes de confesar que se fue llorando a casa ese día.

El tertuliano desveló entonces que intentó quemar parte de los alimentos en el horno para ver si alguien le hacía caso. Kiko Hernández contó entonces que se portó mal con el conductor que le llevó a su domicilio, al que le soltó "una burrada". "Todo el mundo hablando en el programa ese que hay los fines de semana que no sé ni cómo se llama [Viva la vida] que había sido 'la cena de Terelu'. ¡Estoy aquí! ¡También existo!", exclamó poniéndose en pie.

"¿Para qué voy a hablar si no se me va a oír?", reflexionó antes de cargar también contra los responsables de la web de Telecinco por tardar tanto en subir su programa a la plataforma. "No me sentí invisible, me sentí ninguneado. Fueron las formas y el desprecio", reflexionó rompiendo a llorar el tertuliano. 



En Portada



Informalia




Comentarios 0