'La última cena', sin miedo al ridículo: desnudan a Alonso Caparrós para disfrazarlo de bebé

11:13 - 11/07/2020
  • El tono surrealista del programa de Telecinco alcanza cuotas nunca vistas

Más noticias sobre:

Nuria Marín espera los cotilleos de La última cena en el verdadero centro de operaciones, el baño. Pero además, propone juegos. El viernes pasado vimos cómo hacía que Kiko Matamoros enseñara sus calzoncillos a cámara y se los quitara, así como que Lydia Lozano se marcara un striptease de sujetador en directo.

Esta vez, el atrevimiento ha sido disfrazarse... La primera víctima ha sido Alonso Caparrós y ni se imaginaba lo que iba a suceder: entrar de una forma y salir de otra.

Lea también: Lydia Lozano casi vive su Última cena pero de verdad al atragantarse con las raspas de Mora y Jiménez

Apenas unos minutos después, ha salido disfrazado (o desvestido en su caso, más bien) sólo con un pañal de adulto, un gorrito y un chupete de tamaño gigante.

A Chelo le picó una araña radiactiva

La siguiente colaboradora en sufrir el cambio de imagen (y que ya tiene experiencia porque hace unas semanas la vistieron de mayordomo/doncella) ha sido Chelo García Cortés, que se ha tomado muy bien su disfraz de Spiderman: apenas se ha sentado en toda la cena, trepaba paredes, escalaba... Aunque el resultado parecía más bien el Spiderman de la Plaza Mayor de Madrid y no el de las películas.

Montero, a lo Pedro Duque

El último tertuliano conejillo de Indias ha sido el periodista Antonio Montero, al que parece que hicieron emular esa sesión fotográfica de Pedro Duque en un diario, con traje de astronauta incluido. Aunque Montero ni lo es y además, el suyo parecía de AliExpress.




Informalia





Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.