Ana Iglesias, tras ganar 'Masterchef 8': "El pollito y el gallo se picaron tanto que no me vieron venir"

7/07/2020 - 15:51
  • ECOTEUVE.ES habla con la concursante de TVE tras imponerse a Iván y Andy

  • "No me siento una 'Cayetana", dice tras la pulla que lanzó Alberto en Twitter

  • Sobre la controvertida Saray: "No hemos querido echar más leña al fuego"

Más noticias sobre:

La historia de Masterchef 8 es la de una pelea de 'gallos'. Una batalla entre Iván y Andy que al final ganó Ana Iglesias. Esta madrileña de 24 años se impuso, sin hacer ruido, en la final del concurso de TVE con un menú perfecto que no tuvo ni una sola crítica negativa de los jueces del programa. Lo contrario les ocurrió a sus rivales. "Es gracioso que batiéndose ellos en duelo, al final haya ganado yo", dice a ECOTEUVE.ES.

Ana estudió Derecho y tiene una empresa de joyería. Su pasión siempre había sido la cocina y, al final, lo ha podido demostrar en una edición de Masterchef marcada por la pandemia del coronavirus. Los concursantes, de hecho, estuvieron confinados todos juntos durante la cuerentena. "Éramos como una familia. Practicamos mucho", explica Ana. "A mí se sirvió para darme un respiro, relajarme y volver a tope".

De los diversos bandos que se formaron en el programa, ella se lleva a nivel personal a Iván y Luna, sus dos grandes amigos. También a otros, como Alberto, que durante la emisión de la final de Masterchef bromeó en Twitter lanzando una pulla a los finalistas que se ha vuelto viral. "La final Cayetaner", dijo. ¿Se da por aludida Ana?

Grabasteis la final de 'Masterchef' hace unas semanas y no podías decir nada del resultado [bajo multa de 100.000 euros] ¿Cómo se guarda un secreto así?

Ha sido complicadísimo, porque todo lo que quería compartir me lo he tenido que guardar para mí. Pero la sorpresa que se han llevado mis familiares y amigos ha sido brutal.

¿Qué contestación tenías preparada para cuando te preguntaban si eras tú la ganadora?

Les decía: "Ha sido una experiencia muy buena y estoy muy feliz de haber llegado hasta donde he llegado".

¿Ensayaste mucho el menú de la final?

No. Sí tenía muy claro el concepto, pero no lo pude ensayar mucho. Me salió mucho mejor en la final que en la práctica anterior. Los nervios y la emoción hizo que el resultado fuese perfecto.

La verdad es que los jueces no te pusieron ni un 'pero'. A Iván y Andy, sí. 

Estoy muy orgullosa de mi cocinado. Pienso que lo hice muy bien. Fui organizada con todos los ingredientes, porque el orden es básico en la cocina, y de sabor estaba todo buenísimo. Vino Dios a verme. Además, que estuvieran mi padre y mi novio me relajó mucho porque son dos de mis grandes apoyos y me hicieron sentir muy arropada.

Y cómo son las cosas: en medio de una pelea de 'gallos', ganaste tú. 

(Risas) Siempre ha estado presente ese pique entre el gallo y el pollito y al final he salido victoriosa yo. Ha sido divertido batirme contra ellos. 

Andy e Iván se miraban mucho entre sí y se consideraban los grandes rivales. ¿Crees que no te tenían consideración como favorita? ¿Los has sentido así?

Sí. Es verdad que en mí no se han fijado como posible ganadora. O, como no han tenido conflicto conmigo, no han tenido ningún problema. Pero es gracioso que batiéndose ellos en duelo, al final haya ganado yo.

¿Se quedaron tan cegados con su pique que no te vieron venir?

Completamente. Nunca se lo he preguntado pero supongo que lo pensarían: '¡Madre mía¡ ¿Qué ha pasado?'

¿Esos piques existían también en la convivencia o era una pose de plató?

En la convivencia Andy e Iván no pertenecían al mismo grupo y, como es lógico, no te acercas a la persona con la que no tienes afinidad. Cada uno iba con su grupo, pero no ha sido nada agresivo, ni en el plató ni en casa. Era amor-odio.

Tú te has manejado bien en medio de esas batallas internas, con bastante mano izquierda, como cuando tuviste que dar la cara por Michael... 

Total. Me da mucha rabia las injusticias y me pareció mal lo que hicieron con la capitanía de Michael. Yo no tengo ningún problema en decir lo que pienso, siempre con respeto y educación.

Esta edición ha estado marcada por el coronavirus. Los concursantes pasasteis el confinamiento juntos. ¿Cómo lo recuerdas?

Dentro del horror que estaba pasando fuera y con todas las noticias que escuchábamos, nos manejamos bastante bien. Nos dedicamos a practicar y divertirnos. Estuvimos bien, con todas las medidas de seguridad, actuando como un núcleo familiar. Practicamos tanto que llegamos a las cocinas y se notaba la evolución. Aprendimos mucho unos de otros. A mí se sirvió para darme un respiro, relajarme y volver a tope. 

¿A qué compañeros te llevas a nivel personal?

A varios. A Iván, Luna, que los adoro porque han sido geniales. Y también a Alberto, Juana, Sito, Fidel... un montón de compañeros que me lo han hecho fácil.

Luna y Alberto aprovecharon el confinamiento para practicar otras cosas...

(Risas) Tuvieron muy buena relación... de hecho siguen por ahí, ahora Luna está en Barcelona con Alberto y se lo están pasando pipa. Si de Masterchef sale un romance, perfecto: dos por uno.

Alberto dijo en Twitter que era la final de los Cayetanos... ¿te das por aludida?

No sabía ni que lo había puesto pero era una broma que tenía Alberto. Nos lo dijo en el momento de graba, que era la edición de los Cayetanos. Que siga comentando, que es muy gracioso. No me considero Cayetana. Aunque no sé muy bien a qué se refieren...

Supongo que al estereotipo de 'pija'...

Sí, bueno, no sé. Yo me considero muy normal pero entiendo que haya gente que sin conocerme mucho opine eso. Yo les dejo que opinen lo que quieran.

¿Cómo habéis vivido la polémica de Saray?

Durante la emisión del programa no nos enteramos de mucho y después de salir no hemos querido avivar nada porque lo hemos creído mejor así. No hemos querido echar más leña al fuego.

¿Vas a hacer prácticas con alguno de los jueces del programa?

Todavía no lo sé, pero Jordi [Cruz] me tendió la mano para un proyecto que me tiene que explicar, porque no sé muy bien de qué se trata. Tenía que ver con un museo, comida y joyas. Así que me viene perfecto. Ojalá podamos hacerlo.




Informalia




Comentarios 0