Consecuencias del COVID-19 en Nick Cordero ('Ley y orden'): Pierna amputada y doble trasplante de pulmón

13:55 - 4/07/2020
  • El intérprete tampoco puede hablar ni moverse y ha despertado del coma

Más noticias sobre:

A pesar de tener tan solo 41 años y sin patologías previas conocidas, el intérprete de Blue Bloods y Ley y Orden, nominado también a los prestigiosos Tony Awards, lo ha pasado fatal con el coronavirus: ha estado en coma, le dijeron que moriría muy probablemente, no puede hablar ni moverse bien aún y, además, le han amputado una pierna y es casi seguro que necesitará un doble trasplante pulmonar.

Cordero, con 41 años, fue hospitalizado en Los Ángeles en marzo tras contraer el COVID-19, enfermedad que, entre otras secuelas graves, le ha hecho perder una pierna, como contó su esposa, Amanda Kloots, en This Morning de CBS.

Lea también: "Barra libre, cementerio abierto": la advertencia de un científico del CSIC

Tres meses después de ser ingresado, ha despertado del coma y ha dado negativo en el test del nuevo coronavirus pero las secuelas son "críticas".

Doble trasplante de pulmón

"Existe una probabilidad del 99% de necesitar ese trasplante para vivir el tipo de vida que sé que mi esposo querría vivir", aseguró Kloots.

Los médicos llegaron a temer por su vida hasta en cuatro ocasiones. "Me dijeron cuatro veces que no sobreviviría. A veces, incluso que no sobrevivirá a la noche, pero lo hizo", recordó la mujer en la CBS.

Ni habla ni se mueve aún

La enfermedad ha mermado tanto la musculatura del actor que aún no puede moverse y apenas consigue poder hablar. "Cuando le pregunto, trata de sonreír o mover su mandíbula", declaró Kloots a los periodistas.

Sin complicaciones médicas previas

Cordero, además, no tenía problemas médicos previos.

Su caso recuerda al de Tom Hanks, quien a sus 63 años contrajo el coronavirus junto a su esposa, Rita Wilson, pero ellos, en cambio, siendo mayores que Cordero, lo superaron casi sin inmutarse.




Informalia




Comentarios 0