Programas

Tinet Rubira: "TVE tiene que decidir si quiere más 'OT'; nosotros podemos esperar hasta otoño"

  • ECOTEUVE.ES entrevista al director de Gestmusic tras la final del talent
  • "No hay fricción con TVE; 'OT' no es barato y entiendo que lo tengan que pensar"
  • "Amaia y yo no nos contradecimos; me fastidia que se creara una polémica con esto"

OT 2020 celebró este miércoles su gran final en TVE. El talent musical logró reponerse del parón por la crisis del coronavirus y acabó por todo lo alto en una gala en la que Nia Correia fue coronada como ganadora. El programa se despedía con su futuro en el aire tras promediar un 12,2% de share y 1.653.000 espectadores, la audiencia más baja de su historia.

Este jueves, OT celebraba la rueda de prensa final de la edición en encuentro con la prensa al que no acudió ningún responsable de Televisión Española. Sólo Noemí Galera, directora de la Academia, Brian Sellei, mánager y asesor de los concursantes, fueron los únicos que dieron la cara ante los medios junto a los cinco finalistas. ¿Es un indicativo de que la renovación del talent está más difícil que nunca? ¿Se ha sentido la productora poco apoyada por la cadena pública? ¿Podría dar el salto OT a otra cadena si TVE decide no darle continuidad? 

Lea también: Nia, la bomba latina que ha conquistado OT: "Llegué a pensar que me desbordaría la presión"

ECOTEUVE.ES habla con Tinet Rubira, máximo responsable de Gestmusic, para hacer balance de la edición más complicada y de su futuro en la parrilla después de que las audiencias de las galas hayan obtenido sus peores registros. "TVE tiene que decidir si quiere más 'OT'; nosotros podemos esperar hasta otoño"

¿Con qué sensaciones se ha quedado tras la final del pasado miércoles de OT 2020?

Esta es una de las ediciones de las que estoy más satisfecho. El esfuerzo que hemos hecho ha sido titánico y hay que reconocerlo. Que en plena pandemia hayamos sido capaces como empresa de levantar un programa de estas características y de inventarnos algo como lo del público virtual, que en plena parálisis moviéramos todo ese contenido en el área digital para mantener viva la llama de OT, que hayamos sido capaces de salvar la edición como fuera... ¿Cómo tengo que estar? Pues muy contento. También estoy contento que con el hecho de que, en un momento en el que la industria musical paralizada a nivel mundial, doce de nuestros dieciséis concursantes salgan con un contrato discográfico. En un año que no es de bonanza, esto es un superéxito. 

¿En algún momento creyó que el programa no iba a poder volver?

Sí, cuando nosotros estábamos en la Academia e hicimos el apaño de la Gala 9, con Roberto Leal desde su casa, en aquel momento yo pensé: Si TVE después de todo esto decide no volver, estarán en todo su derecho, porque las cosas se están poniendo muy negras. Pero a la semana, semana y media, la dirección de TVE nos dijo que ellos entendían esto como un aplazamiento o un parón, pero que la intención de ellos era acabar la edición. En cuanto escuché esto, pensé que teníamos que terminarla como sea y acabarla en alto, no nos podíamos rendir. Ahí es donde nos pusimos a trabajar en el área digital, en el público virtual, y en diseñar el protocolo sanitario que íbamos a seguir. 

¿Cuál ha sido el mayor obstáculo dentro de todo ese protocolo para cumplir con las medidas de sanidad?

Lo más difícil fue que, de la noche a la mañana, la mitad del equipo teletrabajara, el mandar a todo el mundo a casa. La redacción del área digital y de las galas trabajaba desde sus casas. Los únicos que estaban allí eran el equipo de OK Google, parte de producción y de la gente que manejaba la realización. Pasamos de una Academia en la que trabajan 150 personas a una Academia con apenas 30. El otro handicap fue volver con las máximas garantías de preservar la salud de nuestros trabajadores y lo hemos conseguido, no hemos tenido ningún contagio en estas cuatro semanas. También el tema del público, porque normalmente en plató hay 900 personas y de repente se quedó aquello a cero. 

Eso se cubrió con ese 'público virtual' que finalmente ha sido todo un acierto. ¿Ha sido muy difícil de conseguir a nivel tecnológico? 

Este programa sin público no tiene mucho sentido. No tenía mucho sentido que los concursantes cruzaran la pasarela sin notar que alguien se alegra. Forma parte del ritual y la liturgia del programa. Vimos que se habían hecho algunas experiencias de público virtual pero eran grabadas, no había ningún tipo de interacción. También en otros programas más pequeñitos habían metido al público a través de Zoom, pero eran 30 o 40 personas. Nosotros trabajamos entonces en buscar la manera de que eso se pudiera multiplicar por 20. O aparecen 400 personas desde sus casas o no tiene sentido.

Finalmente, conseguimos llenar las pantallas con gente que en directo estaba viendo la gala a través de su ordenador y reducir el retardo, que logramos dejarlo en menos de un segundo. Seguimos trabajando en este sistema para que la interacción sea total de cara a los conciertos que vamos a hacer en Madrid y Barcelona. Nos ha llamado incluso el Manchester City para que les expliquemos un poco cómo hemos aplicado esto, porque ellos también tienen la necesidad de poner público virtual en los campos de fútbol y quieren presentarle nuestro ejemplo a la Premier League.  

OT 2020 ha llegado a su fin con los datos de audiencia más bajos de su historia. ¿A qué cree que es debido?

Se debe a que el programa interesa a una franja de edad muy concreta. Lo vimos clarísimo el día de la final. De 1,8 millones de personas que vieron la final, un 40% tenía entre 13 y 24 años. Ese es el público que nos sigue a muerte y no hemos sabido incorporar en esa masa crítica a la gente mayor. La gente mayor está por otro tipo de contenidos que no pasan por el contenido musical de OT. Ese es nuestro talón de Aquiles. 

¿Cree que igual se ha infantilizado en exceso el formato?

[Piensa] No creo. Yo creo que hacer un programa musical de consenso es muy difícil. La música que te gusta a ti no es la que gusta a tus padres. Miras las listas de reproducción de gente muy joven y están dominadas por el trap. Tú le pones un trap a alguien de 60 años y lo encuentra abominable. Hace unos años la gente no entraba en el reguetón y ahora todo el mundo entra en el reguetón. Hacer una gala que guste a todo el mundo y que luzca a los artistas es muy complicado. Evidentemente, intentamos poner un repertorio variado, con boleros y temas clásicos, pero la gente que nos sigue en lo digital está en otra guerra. 

En el casting de Barcelona del año pasado, reconocía que a las galas les faltaba emoción y un poco de mala leche. ¿Por qué se cambió de opinión?

Cuando decía lo de mala leche no quería decir que teníamos que ser agresivos o malos, sino que tenía que estar un poco más tensionado. Pero luego esto a nuestro público tampoco le gusta. OT es un programa blanco y si quieren broncas, ya se van a ver otras cosas en otras cadenas. Yo creo que el nivel de exigencia que tiene el público y tenéis los medios con OT no es el mismo que con el resto de programas. La gente siente tan propio el formato que esto es así.

Roberto es un tío muy respetuoso y nunca pondría en un brete a ningún concursante, pero si alguna vez ha dado la sensación de que esto iba a ocurrir, la gente ya decía: Esto no es Gran Hermano y tal. Vamos a ver, solo le está preguntando si le gusta o no le gusta una chica. La pregunta no va más allá. Nosotros estamos siempre en cuestión a todos los niveles: musical, televisivo, político, estilístico... La exigencia que levanta OT no la levanta nadie.

Decía entonces que Roberto Leal tenía que ser menos colega de los concursantes y hacer preguntas más directas. ¿Ha habido algún desacuerdo con él por este motivo? ¿Se ha sentido incómodo en algún momento?

No, no. Este año, ha ocurrido que los concursantes más dicharacheros fueron los que salieron antes. Se quedó gente que cantaba y componía muy bien, pero que a lo mejor no eran tan extrovertidos. Entonces, uno tiene que hacer el programa con lo que tiene. Es verdad que Samantha daba mucho juego a Roberto porque siempre tenía respuesta, Nia igual, pero enfrentarte a un interlocutor como Flavio, que es más joven e igual se siente más incómodo siendo el centro de atención, es más difícil. Tampoco se trata de hacérselo pasar mal a nadie. El problema que ha tenido OT es que nos movemos en una línea muy delgada: queremos que la gente se enamore de los concursantes y nos gustaría que tuvieran un poco más de chispa, pero eso ya depende de cómo es cada uno de ellos. 

En ese sentido, Samantha 'se ha ganado el sueldo'...

Es la que siempre tenía respuesta para todo. En OT2, teníamos a la persona más tímida del mundo allí sentada: Manuel Carrasco. A día de hoy es un artista incuestionable, pero él me decía que cuando veía la cámara se tiraba al suelo para que no le preguntaran. Es un tema de tiempo. Ahora está haciendo televisión y lo ves la mar de resuelto. Pero con la edad que tenían estos no hablaba. Bisbal tampoco hablaba. Es un tema de edad y de poso de los años. Luego tienes a gente como Bustamante, que es una fuerza de la naturaleza cantando, bailando y hablando, o gente como Ricky, que tiene respuesta para todo.

Ayer Noemí proponía a Ricky Merino como sustituto de Roberto Leal. ¿Lo ve como presentador de OT?

Bueno, lo pondríamos en la lista, sí. Hay más gente, ¿eh? No te creas...

¿Gente como quién? 

No te lo voy a decir. (Risas). Presentar OT es una oportunidad para alguien joven que sepa cogerla, pero hay también presentadores superconsagrados a los que le apetecería hacer una cosa de estas. 

En esa lista, ¿hay sólo perfiles como el de Roberto o alguno radicalmente distinto?

Hay una persona dentro del entretenimiento de la edad de Roberto Leal, que no tiene su trayectoria, que el día que alguien le dé una oportunidad lo va a hacer muy bien. Hay también mujeres que podrían presentar OT y hacerlo muy bien. Salvo cuando lo hizo Pilar Rubio, hemos tenido casi siempre a chicos presentando: Carlos Lozano, que lo hizo muy bien; Jesús Vázquez, que lo hizo muy bien; luego vino ella, que le dieron la oportunidad y creo que no era el momento porque estaba todo muy convulso e hizo lo que pudo, y luego ya Roberto. Por eso parece que asociamos OT  a un hombre, pero puede ser una mujer perfectamente.

Con todo esto. ¿Cree que el programa logrará la renovación en TVE? ¿Hay negociaciones ya para ello?

No. Ellos lo que tienen que hacer es pensarlo bien. Nosotros sabemos que somos muy potentes en lo digital, que el programa reactiva todas las plataformas en Internet de Televisión Española cuando está en emisión y que les da una vida brutal. El Canal de OT es un canal de TVE y siempre nos ha apoyado en todas las aventuras modernas que hemos podido plantear: como el público virtual, el contenido para asistentes de voz o que nos dieran la libertad absoluta de colgar todo en Youtube.

Para mí, estar en TVE me da garantías y me da comodidad. Entiendo que ellos tienen que rendir cuentas y valorar qué les aporta y qué les cuesta, porque OT no es barato. Tienen tiempo para que se lo piensen, no tienen que dar una respuesta de hoy para mañana, pero a mí me gustaría seguir haciendo el programa en TVE. Entiendo que, en un momento dado, alguien se pueda plantear que su objetivo es apostar por lo lineal y que nuestro contenido ahí no sea un fuerte. Yo creo que dentro de un año, cuando se recupere la economía, sería posible hacer por ejemplo una edición de OT, con el mismo estándar de calidad, sólo en el área digital, no nos hará falta tener una televisión lineal. 

Este año no ha estado presente en la rueda final de OT, como tampoco ningún responsable de TVE. ¿Han sentido que la cadena le ha dado la espalda en un momento tan importante como este?

No. Eso es una decisión del departamento de Comunicación de TVE, creo que lo hacen así con todos los programas a raíz del coronavirus. 

Dos días antes, TVE presentó Typical Spanish y la rueda de prensa contó con la presencia (a través de videollamada) de Toñi Prieto, directora de entretenimiento de la pública...

Pues entonces debes preguntarle a ellos por qué lo hicieron así. A mí se me dijo que a partir de ahora, las ruedas de prensa las hacían así. Son mis clientes y les hice caso. Yo sólo lo que pedí es que estuvieran todos los finalistas, que no se centrara solo en el ganador, porque OT tiene unos valores y no me parecía correcto que solo estuviera uno. Pero esas fueron las únicas acotaciones que yo tuve. 

¿Recibe esto como una señal de que igual el programa no va a tener continuidad en TVE?

No, no. Yo estoy muy convencido del valor y el peso que tiene OT. La autoestima de OT es muy alta y el valor que tiene el formato es muy fuerte. Evidentemente, el formato puede descansar, puede variarse y modelarse, pero dime cuántos formatos a nivel mundial pueden tener el peso que tiene OT. Como lo tiene Tu cara me suena, La Voz o Masterchef... Sales del big 5 o big 10 y ya no hay más formatos. 

En caso de que esa renovación no se produzca, ¿se plantea ofrecérselo a otras cadenas como ocurrió con Telecinco en 2005?

Viendo el éxito digital de Operación Triunfo, tenemos que darle una vuelta y centrarnos en una edición pensada en este público que está acostumbrado a seguirnos fuera del lineal. Esto no es ciencia ficción, ni futurología. A la que el mercado publicitario esté un poco asentado, esto será posible.

No me ha respondido. ¿Descarta entonces ofrecérselo a Antena 3 o Telecinco?

(Risas). Yo no lo voy a ofrecer a nadie. El formato está en TVE. Cuando TVE lo descarte, ya hablaremos, pero de momento está ahí y ellos tienen que decidir si quieren más OT y cuándo lo quieren. Mientras va pasando el tiempo, tengo más claro que en caso de que no haya una televisión lineal interesada, insisto en que esto se podría hacer sólo en Internet sin una cadena clásica de televisión.

Parece que, tal y como está configurado el formato ahora mismo, TVE es su sitio natural...

En eso creo que estamos todos de acuerdo. Yo estoy muy cómodo trabajando con ellos y aparte, el formato se hace con el 50% del equipo de TVE. El único problema que tenemos que no estamos teniendo los resultados indiscutibles en lineal, eso está claro. Nosotros tenemos tres, cuatro o cinco puntos por encima de la media de la cadena, pero entiendo que OT es una gran inversión y que se lo tienen que pensar. Pero no hay fricción. Es el dinero de todos los españoles y entiendo que se lo tienen que pensar bien. 

En la presentación de OT 2017, contó que el alquiler de la Academia estaba previsto para los próximos tres años. ¿Ha concluido el contrato con las instalaciones? ¿Van a desmontar la escuela a la espera de lo que pase?

Hay una parte importante de todo lo que es la Academia que es de alquiler, todo lo que es alquiler se desmonta y lo que es fijo se queda. Se queda de momento. Evidentemente, vamos a mantener la Academia de manera más o menos operativa, sin incurrir en gastos, hasta que TVE se decida. Seríamos tontos en apresurarnos en desmontarlo todo si aún TVE no ha decidido que quiere hacer. 

¿Tenéis una fecha límite con las instalaciones? ¿Hasta qué fecha podéis esperar?

Nosotros hasta el otoño podemos esperar a que Televisión Española se decida. 

Hace unas semanas se lió con el famoso docutriunfo. ¿Qué ocurrió con Amaia?

Es lo que yo conté y creo que no nos contradecimos ella y yo. Cuando se tenía que estrenar el documental, ella estaba a punto de sacar el disco. Ella consideró que el documental era del pasado y que le podía perjudicar de alguna manera al empezar una carrera nueva. Nosotros teníamos el 'ok' de ella y de su hermano, que lo tengo por escrito, y el documental tiraba para adelante. Todo estaba apalabrado y listo para su emisión y nosotros decidimos que si esto le podía perjudicar, pues no lo íbamos a emitir. ¿Dónde está el problema?

Todo esto vino porque me preguntaron en una entrevista por el documental y dije que no había salido porque Amaia creyó que era agua pasada y que como a la artista le incomodaba, no queríamos ser los culpables de que su carrera no arrancase por un documental. Me fastidia que se creara una polémica con esto porque esto a Gesmusic le ha costado un dinero y hubo un equipo trabajando seis meses para esto. Y hemos tenido la deferencia de si le incomodaba, no seguir por esa vía. 

¿Descarta entonces que el docutriunfo pueda ver la luz en el futuro o está ya en un cajón para siempre?

El docutriunfo tiene el valor de dar testimonio a una época de la ganadora de OT, Amaia, desde que salió de la Academia hasta que cerró la etapa con Eurovisión. Es un momento de emociones encontradas, ella estaba muy enamorada de Alfred y la cosa no terminó bien, y es ese momento en el que sales de un reality, el mundo te está esperando con los brazos abiertos y tú lo que tienes ganas es de salir corriendo. El documental retrata esto: he cantado en un entorno muy protegido y ahora tengo que enfrentarme a una serie de cosas que no sé si es lo que me apetece ahora. Es un 'todo el mundo me quiere y que sólo me siento'. Como documento, es muy bueno. 

¿Qué va a pasar con Tu cara me suena? ¿Vuelve en otoño? 

Sí. Tu cara me suena no tiene ningún sentido respetando los metros de distancias. El jurado no podría entenderse sin tener contacto físico y que no puedan interactuar con los concursantes. Hay formatos en los que el contacto físico son un tanto por ciento tan elevado, que hacerlo así ahora sería un error. Antena 3 lo tuvo clarísimo. TCMS tiene que volver como lo que es: un show donde todo el mundo va a una y en el que el público participa. Aquí el maquillaje es muy complicado y hay veces que están hasta ocho horas caracterizando. La vuelta tiene que ser en otoño y vamos a esperar a tener clarísima la normativa de público en los platós. Yo creo que es básico que podamos hacer un programa sin mascarillas. Yo sé que nada volverá a ser igual, pero que podamos tener un mínimo de contacto. 

¿El fichaje de Llàcer por TVE como presentador de Bloqueados por el muro pone en peligro su puesto en el jurado de TCMS?

¡Para nada! Bloqueados es para el verano y Ángel ha firmado un contrato con TVE donde queda clarísimo que la prioridad es TCMS. En el caso de que arranquen los director o grabaciones de TCMS, el compromiso de Ángel es estar ahí y el de TVE facilitarle las cosas para que pueda participar. Un poco están devolviéndole el guante por lo que pasó con Roberto Leal. A Roberto le dejaron acabar OT y ahora esto es un parón de Ángel que no va perjudicar para nada su protagonismo en Tu cara me suena. 

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Perico los palotes
A Favor
En Contra

Vaya mierda de programa ,vete a ofrecerlo a la TV3 de chistorra ,y pigdemon,y podéis iros a tomar por donde amargan los pepinos.

Puntuación 1
#1
NO CONSUMAS PRODUCTOS SEPARATISTAS
A Favor
En Contra

NO CONSUMAS PRODUCTOS SEPARATISTAS

Puntuación 1
#2