Íker Jiménez y Carmen Porter, hartos de los "agitadores de redes" que los llaman "fachas y racistas"

6/06/2020 - 11:54
  • Fueron acosados en redes sociales a raíz del tema del último 'Milenio Live'

Más noticias sobre:

Íker Jiménez y Carmen Porter se han defendido en el último Milenio live de algunos comentarios y calificativos vertidos en las redes sociales así como en el chat en directo del propio programa en Youtube.

Íker Jiménez y Carmen Porter han sido señalados ideológicamente una vez más, sin que se hayan pronunciado ellos mismos explícitamente al respecto. Esta vez, incluso con insultos, a pesar de que ya hace semanas avisaran de que iban a emprender acciones legales contra quienes les calumniaban.

Lea también: Antonio Maestre, a Íker Jiménez en un artículo: "Gurú de la extrema derecha"

La temática de la última emisión del espacio de misterio ha sido Anonymous y los disturbios raciales en EEUU a raíz del supuesto homicidio de George Floyd a manos de un agente de la autoridad. Esto ha provocado que algunos trolls/haters entraran al chat en directo del programa a proferir insultos y acusaciones graves (de racismo, y extrema derecha), así como a través de las redes sociales.

"Pesados"

Carmen Porter avisaba al periodista vasco de las duras declaraciones de esos, como llamarían más tarde, "agitadores" que estaban sembrando el odio en las redes: "J****, qué pesados", dijo Jiménez en referencia a los internautas insultantes.

"No soy racista, evidentemente"

"Lo voy a decir muy claro. ¿Preguntarme las cosas es ser racista? No lo soy, evidentemente", ha afirmado rotundamente, aprovechando para hacer una opinión editorializante sobre el debate de la actual libertad de expresión y la gente que se ofende por casi cualquier cosa.

"Sin espacio para la reflexión"

"Se lleva tan al límite el insulto de facha y/o racista, que ya no puedes hacer nada. Lo que antes era tolerable, ahora es absolutamente intolerable. ¿Quién maneja la visión del mundo para que no dejen espacio a la reflexión?", se ha preguntado el presentador de Cuarto Milenio y La estirpe de los libres.

"¿Pero esto qué es?"

Enseguida, Íker Jiménez cogía un tono visiblemente más cabreado, que recordaba al mítico enfado de Matías Prats en el Mundial de Francia del 98, hasta con las mismas palabras: "¿Pero esto qué es? ¿Esto qué es? Esa gente no ha leído nada. Yo he leído historia americana del racismo y los disturbios. ¿Qué me estás contando tú?", espetaba a los críticos.

"No tener la verdad absoluta"

Ante el aumento de tensión, la codirectora Porter intervino para calmar los ánimos e Íker se explicó: "No me cabreo, esto no es contra ningún usuario en concreto. Pero me da mucha pena, porque me he leído muchos libros de los Panteras Negras; del apagón en Nueva York de 1977; de los disturbios de Los Ángeles en el 92. No me van a dar lecciones de racismo", ha hecho hincapié el comunicador, que ha puntualizado "no ser ningún erudito, sino un ignorante sobre el tema, aunque al menos reconozco serlo y no tener una verdad absoluta".

"Cuatro cazurros que dicen 'fachas' y 'racistas'"

El comunicador vasco ha proseguido con su retahíla de argumentos contra quienes le ponen etiquetas insultantes: "Por cuatro cazurros que se meten al directo del programa" algunos llaman a los seguidores del espacio "racistas".

Lea también: Íker Jiménez pone sobre la mesa el debate del origen del coronavirus: "¿Bioingeniería o zoonosis?"

"Ahora, con una libertad que nunca antes ha habido (aparentemente), nadie puede decir ni pío, porque le llaman facha. ¿Facha de qué? Yo estaré con lo que me dé la gana, de un lado o de otro, y pretendo que mi público tenga una idea más abierta de lo que está pasando", aseguraba el televisivo, en referencia a que los insultos salpique incluso a sus telespectadores, a los que ya han apodado como "la tribu milenaria".

A continuación, el presentador se disculpó "por la exaltación" y subrayó que "ni Carmen, ni él, ni ninguno de los invitados, son racistas".

"Agitadores de redes sociales"

Asimismo, la periodista madrileña ha sacado a la palestra el tema de los "agitadores": "Los agitadores de las redes también existen, y están todo el día contestando a tus tuits", ha asegurado.

Lea también: Caza al hombre y edificios sellados con sospechosos: Íker Jiménez revela la verdad de "la peste de Wuhan"

Ante eso, Íker Jiménez ha añadido que "la gente también se harta, estamos en democracia, y en libertad para investigar también", haciendo una velada referencia a semanas atrás, cuando revelaron que irían a los juzgados por actitudes como éstas de acoso y derribo.

Hipocresía de influencers

Para terminar ese tema, Carmen Porter criticó la hipocresía de algunos influencers, youtubers y demás creadores de contenido online y trajo a colación un momento anterior del directo, en el que hablaba de algunos de que muchos de ellos no han tardado en sumarse al movimiento Black Lives Matter, pero que no se han pronunciado "sobre los casi 40 mil muertos en España por coronavirus".

Lea también: Jiménez y Porter, muy claros sobre las manifestaciones en tiempos del nuevo coronavirus

La copresentadora insinuó una especie de autocensura y falsedad de algunos de ellos, al decir que muchos se ven obligados a "arrodillarse ante sus seguidores", por miedo a perderlos (con la consiguiente pérdida de influencia en redes) y ser acusados de no haberse manifestado contra el racismo.

No es la primera vez que ambos presentadores y el equipo son objeto de estas acusaciones y etiquetas. Ya hace semanas, el tertuliano Antonio Maestre publicó un artículo en el que los relacionaba con ser gurús de la "extrema derecha"




Informalia




Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.