"Estamos destrozados": Iker Jiménez y Carmen Porter lloran la muerte de su perro Merlín

12:25 - 22/05/2020
  • Varapalo para los presentadores de 'Cuarto Milenio', ahora en YouTube con 'Milenio Live'

Más noticias sobre:

Iker Jiménez y Carmen Porter han anunciado en redes sociales la triste noticia de la muerte de su perro Merlín. "Ayer emprendió su viaje. Estamos destrozados", escribió la copresentadora de Cuarto Milenio a última hora de este jueves, provocando una inmensa ola de cariño de sus fans.

El periodista, que en las últimas semanas se ha metido de lleno a investigar el coronavirus desde todos los ámbitos, también se ha despedido de "su amigo" con una pareidolia en una nube: "¡Corre mi Merlín! ¡Corre hasta el cielo mi amigo!".

Lea también: "Dio que hablar, pero luego se olvidó": Iker Jiménez y la desaparición de 20 millones de líneas móviles en China

Merlín era uno de los dos Yorkshire que tenían Iker y Carmen, junto a otros dos gatos. De hecho, Tao, el otro perrito de la familia, les dio un tremendo susto hace unas semanas al ponerse enfermo: "Ha estado ingresado bastante grave y hoy por fin ha vuelto a casa", informó Porter.

La historia de amor de Iker Jiménez con Merlín y Tao

"Merlin llegó después de un auténtico trauma, la muerte de nuestro perro UFO", contaba Iker Jiménez en un vídeo de YouTube con sus mascotas. "Supuso un punto mágico en nuestra andadura. Es el pequeño mago".

En ese simpático documento gráfico, el 'piloto' de la nave del misterio contó también que lo de Tao fue "amor a primera vista", puesto que era de "una persona que no podía hacerse cargo de él". "Con ellos comparto esa curiosidad eterna por todo", decía.




Informalia




Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.