Iñaki López: "Los políticos nos hablan como si fuésemos idiotas y solo les interesa mantener la crispación alta"

10:17 - 21/05/2020
  • ECOTEUVE.ES habla con el presentador de La Sexta por el documental 'Pongamos que hablo de Sabina'

  • "Fraga y La Pasionaria fueron capaces de darse la mano, pero los políticos actuales no"

  • "En mi equipo de 'Pasapalabra' estarían Aitor Esteban y el ministro Pedro Duque"

Más noticias sobre:

Nunca antes la canción Quién me ha robado el mes de abril de Joaquín Sabina había tenido cobrado sentido como ahora. Y como un halo de luz al final de meses de oscuridad llega el documental Pongamos que hablo de sabina este domingo. Otro proyecto más de Atresplayer Premium, la plataforma de pago de Atresmedia.

"Había tanto material y era tan bueno que al final en vez de decantarnos por un único reportaje hicimos una miniserie de tres capítulos", dice a ECOTEUVE.ES Iñaki López, que condice el documental. "Comparamos la evolución de Sabina con la de España", asegura el presentador calificando el trabajo como "artesanal".

Pongamos que hablo de Sabina ha supuesto un soplo de "aire fresco" para López, acostumbrado a vivir en la vorágine de la actualidad política que cada semana analiza en La Sexta Noche. El presentador dice estar "desencantado" e incluso "enfadado" por "la falta de acuerdos". "Los políticos están llevando la crispación a la calle", cree.

Lea también: Ana Rosa Quintana: "El Gobierno ha actuado tarde y debería escuchar más"

¿Cuándo y cómo surge este documental?

Hace un año tuvimos una reunión con la productora y con Mario López [director de La Sexta] sobre la posibilidad de aprovechar y hacer un reportaje sobre alguno de los grandes creadores de este país. Al principio ni siquiera teníamos claro sobre quién iba ir este documental y estuvimos manejando una serie de nombres y, al final, por la obra artística, por su personalidad, porque está vivo y porque es uno de los grandes poetas de nuestro tiempo, nos decantamos por Joaquín Sabina.

¿Qué lección se lleva tras bucear en su vida?

Te diría que Sabina me ha convencido más como persona que la propia obra, lo fiel que ha sido a sus principios y que es un hombre que ha sabido vivir la vida a bocados. También es cierto que no queríamos dedicarnos únicamente a glosar todas sus bondades como artista sino hacer un perfil completo, con sus luces, claroscuros y sus polémicas.

Ha sido un hombre muy provocador, que no se cortaba a la hora de decir las cosas y que ha tenido muchas polémicas. Y lo hemos reflejado. De hecho, hablamos con Ramoncín, con el que tuvo una agria polémica a cuenta del nombre de una gira. Hemos querido ofrecer todas las vertientes, no es un homenaje sino una semblanza completa.

¿Qué destacaría de su personalidad?

Una cosa que me sorprende mucho es lo transversal que es. Es un tío que le gusta Esperanza Aguirre, Celia Villalobos o Pablo Iglesias. Al final convence a gente de uno y otro lado por lo auténtico que ha resultado siempre, nunca se ha cortado de opinar, y de una forma muy particular. Ha conseguido no ofender a nadie, no sé si es un creador tan grande que al final todo se lo perdonan, pero ahí le tienes. Es un tío más transversal que la tortilla de patata.

¿Sabe si el propio Sabina ha visto los tres episodios?

No, no lo ha visto, aunque poder juntar a los miembros de la banda de su pueblo, que llevaban más de 50 años sin verse, me sirvió de oportunidad para grabar un vídeo y mandárselo. Y sé que le emocionó. En ese momento estaba de gira en América y me lo hizo saber.

Lleva ocho años al pie del cañón con la política en La Sexta. ¿Le apetecía este cambio de registro?

Sí. Además, no hemos tenido ninguna prisa, ninguna presión, lo hemos hecho cómo nos ha dado la gana y hemos podido hacer filigranas en postproducción. Ha sido un programa muy artesanal y muy largo: ha habido que negociar con las discográficas por sus temas; investigar en le hemeroteca, ver decenas de horas de entrevistas y seleccionar lo mejor, conseguir las primeras declaraciones de la mujer que tanto inspiró a Sabina...

Hemos trabajado muy a gusto, frente a la urgencia que siempre demanda la información, que es una materia que caduca enseguida, al final poder hacer un reportaje con todo el poso ha sido maravilloso.

¿Reconforta que la cadena se acuerde de usted para pilotar formatos que le saquen de la política?

Efectivamente está muy bien. Además, te apetece coger un poquito de aire fresco y tratar otra serie de cuestiones, aunque es verdad que aquí hay muchos políticos y se habla mucho de política, porque Sabina se moja siempre en muchas facetas y para nosotros es una pera en dulce.

De todo su repertorio, ¿qué canción le provoca un sentimiento especial?

La primera vez que entrevisté a Sabina fue a mediados de los noventa y aun no se había convertido en una superestrella. Fue con la presentación es Esta boca es mía y yo trabajaba en TeleBilbao. Después de una rueda de prensa en un hotel tuve la oportunidad de hablar con él y me sorprendió que teníamos muchos puntos en común. Me quedé con que hablaba con especial énfasis de una canción, que se ha convertido en una de mis favoritas. Se trata de la de Ganas de...

El documental de Joaquín Sabina llega en plena desescalada tras la pandemia. ¿Qué es lo que más ha echado de menos en el confinamiento?

Lógicamente salir porque a mí me gusta mucho la calle. Siempre he sido de bares, de música en directo, conciertos... Lo he echado de menos y la verdad es que se me está haciendo duro. Al final, como todo el mundo, he vivido con cierta desesperanza la falta de acuerdo de nuestros políticos.

¿Qué valoración hace entonces?

Estoy muy desencantado con la clase política, no solo por la gestión de la crisis, sino también por la labor que ha hecho la oposición, la labor que ha hecho los gobiernos autonómicos, la falta de encuentro, por la imposibilidad de llegar a acuerdos de ningún tipo, la falta de manos tendidas... Todo ha sido crispación y los políticos están llevando la crispación a la calle. 

Esto ya solo puede ir a peor y no creo que los políticos vayan a cambiar. Es una lástima porque la sociedad ha demostrado ser solidaria y ha tenido un comportamiento muy responsable salvo en contadas ocasiones. En los políticos he visto irresponsabilidad, crispación y únicamente intención de arrimar el ascua a su sardina y pisar moqueta. 

La confrontación política cada vez es mayor en un momento en el que debería haber unidad. 

No ha habido ningún tipo de evolución política. Los políticos seguirán siendo eternamente, según las encuestas, el principal problema de los españoles. Acabamos una crisis sanitaria, pero vamos a entrar en una económica brutal e histórica. Es igual. No va a haber acuerdos ni los va a haber ni hay intención ni nunca la ha habido.

Todos son gestos de cara a la galería. Lo importante es la bronca. Me enfada, incluso. Se dirigen como si fuésemos idiotas, nos quieren vender una novela que jamás es lo que pretendieron. Lo único que busca es tratar de torpedear al contrario todo lo posible a través de gestos, bulos, medias verdades, postureo... Han dejado mucho que desear.

Pedro Sánchez se puso un notable a su gestión. ¿Qué le parece? ¿Ya ha empezado la campaña política de las elecciones en Galicia y País Vasco?

A mí me da la sensación de que vivimos en una perpetua campaña política porque no cambia absolutamente nada. Lo que les interesa es mantener la política al pil pil constantemente y que la crispación esté en el más alto nivel. No soy muy optimista y me sorprende más cuando tenemos políticos jóvenes y muy preparados, no sé hasta qué punto teniendo en cuenta las dudas que existen en los currículums de todos ellos.

Después de haberles entrevistado tantas veces, me daba la sensación de que querían romper con la política del pasado. Sin embargo, ya hemos visto cómo en los setenta, gente como Fraga y La Pasionaria fueron capaces de darse la mano y llegar a una serie de pactos, y políticos actuales, muchos de ellos nacidos después del franquismo, son absolutamente incapaces de llegar a un acuerdo.

Los medios de comunicación han sido enjuiciados en esta crisis por sus diferentes posturas. ¿Qué valoración hace?

Ha habido de todo. Yo, lógicamente, a lo que aspiro es a hacer mi trabajo con la mayor honestidad posible y esto significa dar voz a todas las tendencias políticas que existen y que todas las formas de pensar se sientan representadas en un programa que tratamos que sea plural.

De todas formas, son los políticos los que tienen la obligación de llegar a acuerdos y bajar la temperatura de las cosas; los medios de comunicación no aspiramos a gestionar este país sino que contamos las cosas como son, podemos dar opinión, pero no podemos hacer la labor de los políticos. Podemos poner negro sobre blanco la falta de acuerdo e incluso criticarlo.

Usted es muy activo en redes sociales. ¿Cómo se maneja con los haters y los insultos?

No les hago ningún caso ni me preocupo lo más mínimo. Te aseguro que si me llevara algún disgusto por ello me daría de baja inmediatamente en las redes. Son un lugar para entretenerte, es una forma de ocio, de compartir vivencias, reírte con un meme... Desde luego no es el sitio para buscar una información verídica, alguna hay desde luego, pero está tan diluida entre montañas de insultos...

En los bares escucharás de todo: verdades, medias verdades y falsedades. En las redes pasa exactamente igual, aunque a veces es un botellón. Cuando alguien se pone muy pesado le bloqueo y punto, no me quita ni hora media de sueño.

Lleva ocho años entrevistando a políticos en televisión. ¿Qué conclusión puede sacar?

Los políticos no se comportan en plató como lo hacen en el Congreso de los Diputados. Siempre son gente amable, vienen con una sonrisa y te cuentan la mejor de sus intenciones. Otra cosa es que cada vez me cuesta más creerme al político que viene y me asegura que apuesta por otro tipo de política y que lo suyo es llegar a acuerdos. 

Otra cosa más. Hay una buena batalla ahora mismo en Europa, si nos van a dar dinero o no y con qué condicionalidades. Nos estamos jugando muchísimo porque sin el dinero de la Unión Europea va a ser muy difícil que salgamos de esta crisis antes de un lustro. Si no llegamos a un acuerdo en España, las vamos a pasar canutas en España. 

No puedo terminar la entrevista sin preguntarle por su debut en Pasapalabra. ¿Qué tal la experiencia? 

Andrea y yo somos muy obedientes y siempre que nos invitan a los sitios de la cadena allá que vamos. Nos lo pasamos muy bien, además conocemos a Roberto Leal de su anterior etapa en Antena 3. Conocemos a Roberto Leal desde hace tiempo y lo pasamos muy bien. Tuvimos la fortuna de coincidir con Carla Hidalgo y Rafael Amargo. Fue curioso y peculiar grabar un concurso sin público. 

Si usted acudiera como concursante, ¿a qué políticos elegiría para que le ayudaran en su equipo?

Tendría que repasar los currículums y la preparación porque si voy a un concurso va a ser para tratar de llevarme el premio gordo. Y no te creas que nuestros políticos tienen currículums especialmente largos: sí que tenemos un presidente doctorado en Economía, un vicepresidente con un importante curriculum. En el lado derecho no lo tenemos tan vestido, hay alguna carencia más. El de Abascal lo desconozco por completo aparte del que tuvo en el Gobierno de Madrid; el de Casado ha sido puesto en duda y discutido... Me lo pones difícil, ¿eh?

Pero hay gente muy formada. Siempre podría traerme a un Aitor Esteban que tiene una preparación excepcional y es uno de los grandes parlamentarios que tenemos. Buscando sí que hay cositas... El ministro Pedro Duque podría ser una auténtica joya para un concurso. Yo si voy a un concurso no es para hacer amigos, es para retirarme.




Informalia




Comentarios 6

#1
21-05-2020 / 10:33
ANALISTA DE HECES
Puntuación 6
A FavorEn Contra

ESTE EXCREMENTO ES UN HDLGP

Y SUS PROGRAMAS UNA MIE RDA DE CUIDADO

LA SESTA TELEVISIÓN ES DESINFORMACIÓN

#2
21-05-2020 / 10:46
Puntuación 9
A FavorEn Contra

Comparar a políticos como La Pasionaria, Fraga, Carrillo.... Con lo que ahora tenemos, es como comparar un Jaguar con un "600".....todos remaron juntos, a su pesar por España.... Lo mismito que ahora.!

#3
21-05-2020 / 11:13
ILÚSTRATE
Puntuación 6
A FavorEn Contra

MEMORIA HISTÓRICA:

LA PASIONARIA ORDENÓ ASESINAR A CALVO SOTELO

Y CARRILLO FUÉ UN CRIMINAL DE GUERRA RESPONSABLE DEL GENOCIDIO DE PARACUELLOS DEL JARAMA

#4
21-05-2020 / 20:33
fachasnogracias
Puntuación 0
A FavorEn Contra

ilustrate, analista de heces. A vosotros quereis que hablen siempre de los fachas y para bien eh. sois los tipicos bots que solo saben insultar, porque vuestra vida es tan aburrida que no la aguantais.

#5
22-05-2020 / 08:55
peoitote
Puntuación -4
A FavorEn Contra

Tienes mas razón que un Santo.

Pero cuando toca volver a votar, ya nadie se acuerda de nada.

Actualmente, tenemos una "hornada" de políticos de muy alto nivel...

#6
22-05-2020 / 12:14
artesano
Puntuación 2
A FavorEn Contra

Tal como está la situación del país dedes hace años hay dos profesiones que tienen el futuro garantizado, uno es el gremio funerario y el otro los analistas de mierda, ya que es lo que más abunda en la política, siempre salvo excepciones, que las hay y muy dignas, pero por desgracia son eso, excepciones en todos los ámbitos de la derecha y de izquierda, ya que ni ellos mismos saben donde están. El problema es que los sufrimos todos menos los miopes de cada radicalismo neurópata.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.