"Dio que hablar, pero luego se olvidó": Iker Jiménez y la desaparición de 20 millones de líneas móviles en China

20/05/2020 - 12:43
  • El periodista dedica su última 'Estirpe' a las anomalías en torno al coronavirus

Más noticias sobre:

Iker Jiménez centró La estirpe de los libres de este martes en las anomalías que existen en torno al coronavirus. "Hoy es un poco un bucle porque, de alguna forma, creo que dos meses es el tiempo suficiente para volver a realizarnos preguntas sobre cuestiones que no se han resuelto", dijo al principio.

Aunque examinó varias anomalías, entre ellas lo relacionado a los laboratorios de EEUU, nos centramos en una de ellas: el "silencio de Wuhan". "El secreto de las autoridades chinas es grande, no se resuelve lo que le preguntan", afirmó citando un estudio de Newsweek que dice que el estallido del virus pudo ser en los "últimos días de septiembre". Iker aclaró que este informe no da datos, aunque sí habla del proyecto de Peter Forster sobre el paciente cero. "A día de hoy no ha resultado. Nos quedamos con la incógnita".

Lea también: El 'boom' de Iker Jiménez con el coronavirus: ¿y si Mediaset ha desaprovechado una oportunidad de oro?

A continuación, Jiménez habló del "silencio tecnológico" recuperando la noticia "extraña" de las 21 millones líneas telefónicas que se dieron de baja en China en febrero: "Dio qué hablar, pero luego se olvidó". "Algunos expertos en China, como Pablo Fuente, dice que ante el confinamiento de varias ciudades muchas personas se dieron de baja, posiblemente, por variaciones en el interés en lo económico".

"¿Qué ha pasado? ¿Por qué tantas personas se han dado de baja repentinamente?", se preguntó para exponer la otra teoría. "Algunos creen que hay un porcentaje muy alto de víctimas o personas enfermas o personas confinadas o que ya no están. Pues bien, esto no lo hemos podido resolver", aseguró.

A todo esto se suma otra incógnita. "Según el comité de verificaciones de la NBC y el National Review hablan de una serie de días donde los móviles enmudecieron en un área muy próxima al laboratorio de Wuhan", relató. "Esto suena un poco a película, ellos sabrán por qué lo dicen y por qué lo sueltan".

Desde el Reino Unido se habla de una bajada de los interruptores. "Del 7 al 24 de octubre hubo un silencio extrañísimo en los móviles. Quiere decir que los móviles no funcionaban? No. Quiere decir que las personas que estaban en ese entorno, donde funcionaban habitualmente, se apagaron. No estaban activos. Ahí queda la sospecha de si ocurrió algo en octubre.

Iker Jiménez y los Juegos Militares de Wuhan

Para zanjar la anomalía sobre el silencio de Wuhan, Iker habló de los Juegos Militares celebrados en Wuhan del 18 al 27 de octubre donde España participó con una delegación de 170 personas. Algunos de ellos regresaron con síntomas lo que levantó las sospechas, aunque ahora se ha sabido que han dado negativo en COVID. 

Lea también: "Esto existe y no es ningún invento": Iker Jiménez entre en el laboratorio de Wuhan y muestra patentes de coronavirus

El presentador también puso de manifiesto los testimonios "poco sólidos" de algunos militares que afirmaron ver Wuhan "especialmente vacío por entonces. "Esto no casa. Si uno sigue la estirpe, ¿no decía la CIA y el servicio de inteligencia norteamericano que los satélites habían detectado grandes mareas de gente acudiendo a los centros de salud y que eso les hizo entrar en consideración sobre que algo estaba pasando?".

"Algunos dicen, China, por ejemplo, que fue la delegación norteamericana la que tuvo casos de neumonía atípica y bilateral y son los que trajeron el virus a Wuhan. Han pasado dos meses y de esos americanos no sabemos nada. Cero", concluyó.




Informalia




Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.