Programas

Barranco se desnuda y Ana María Aldón se rapa la cabeza en las tentaciones de 'Supervivientes 2020'

  • El reality sometió a los concursantes a una de las pruebas más esperadas

La de Supervivientes 2020 se convirtió este martes por un momento en 'la isla de las tentaciones'. Y no, no es que Fani, estrella del reality que presentó Mónica Naranjo, haya sido repescada por el programa. Este martes, durante el Tierra de Nadie conducido por Carlos Sobera, los concursantes se enfrentaron a una de las pruebas favoritas de los espectadores. 

En ella, cada uno de los robinsones debía decidir si quería disfrutar de una suculenta recompensa a cambio de un sacrificio como moneda de cambio. De este modo, Rocío Flores renunció a comer caliente durante tres días para leer una carta que le escribió su hermano. Ese mismo tiempo deberá estar Ivana sin poder hablar y Elena atada a un compañero cada vez que quiera salir a pescar. La argentina consiguió así una gran tarta de dulce de leche y la madre de Adara un kit de pesca con todo tipo de artilugios que faciliten la captura. 

Lea también: La espectacular bajada de peso de Avilés en Supervivientes: ¿cuántos kilos ha perdido en la isla?

Por otro lado, Yiya protagonizó uno de los momentos más sorprendentes y emotivos de la noche al renunciar a su inseparable peluca para poder escuchar un mensaje de su novio. La joven no pudo aguantar las lágrimas ofreciendo una cara que hasta ahora no había dado en el reality. Jorge Pérez se hizo la cera en el pecho a cambio de un pollo con patatas fritas y Hugo Sierra, por su parte, fue el único que no cayó en la tentación rechazando un gran pepito de ternera a cambio de estar tres días con los ojos vendados. 

Barranco se desnuda y Ana María se rapa la cabeza

Los platos fuertes llegaron en el tramo final del programa, cuando Lara Álvarez negoció con Barranco y Ana María el precio a pagar para conseguir sus recompensas. El joven acabó aceptando ir desnudo por la isla (tapando sus genitales con una hoja) de forma indefinida para obtener dos pizzas barbacoa. La mujer de Ortega Cano accedió a que el azar decidiera cuánto se cortaba el pelo recibiendo como premio tres contundentes cocidos. 

Así, la concursante tuvo que hacer girar una ruleta que acabó determinando que Ana María debe raparse dejándose apenas 15 milímetros de pelo. Supervivientes jugó con el suspense y finalmente este momentazo, que en ediciones anteriores ya protagonizó María Jesús Ruiz, se verá en la gala de este jueves.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin