Programas

Inés Ballester desvela su "pesadilla" con el coronavirus: "Ha sido peor que el cáncer"

  • La presentadora, ingresada tres semanas, afirma que llegó a pensar "cómo sería mi funeral"

"El virus ha sido peor que el cáncer". Inés Ballester ha superado el coronavirus después de estar ingresada durante 21 días en un hospital de campaña. La presentadora de Telemadrid cuenta la "pesadilla" que ha sido esta batalla, años después de tener cáncer de mama.

"Con el cáncer sabes que te puedes morir, pero no sentí dolor ni soledad y sí el calor de los míos y de muchas personas que lo han pasado", dice el rostro de Está pasando. "Tuve médicos que sabían lo que hacían y eso me daba seguridad y tranquilidad. Lo peor de este virus es la soledad".

Lea también: El calvario de Pepe Domingo Castaño: "Nunca me he encontrado tan mal, creía que se acababa todo"

"El cáncer no me cambió la vida. Salí con la misma mala hostia de siempre. Ahora no: ahora estoy muy flojita. Se me pasará, pero esto me ha tocado mucho", dice en una entrevista concedida a El País. Ballester afirma que sus pulmones "no están del todo bien" y que se siente "rara" porque ahora todo lo que hace es "online": "Hago yoga online y tengo psicóloga online".

Inés Ballester supera el coronavirus: "Pensé en mi funeral"

Inés describe estas tres semanas de lucha como una "montaña horrorosa de cosas que me sentía incapaz de hacer", dice.  "Los sanitarios se han dejado la vida, pero el enfermo se siente solo. Son momentos muy duros en todos los sentidos. De dolor físico, de soledad, de depresión, de miedo. Un día, me querían poner una máscara que parecía una escafandra y que durmiera boca abajo. Cómo estaría que dije 'mira, me muero, me da igual".

Incluso, la presentadora de 61 años pensó en "cómo sería mi funeral": "Quién iría, qué dirían, te lo juro. Pero también fantaseé con irnos las amigas a tomar un gin tonic a la casa de Ibiza de Cristina Almeida, que nos la ha ofrecido tantas veces. Es un proceso muy jodido de subidas y bajadas. No entendía lo que me pasaba, estaba muy cabreada y a mí me parecían todos muy malos. Y sin nadie que te cogiera la mano".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin