Ana Rosa Quintana: "El Gobierno ha actuado tarde y debería escuchar más"

4/05/2020 - 10:19
  • ECOTEUVE habla con la periodista de Telecinco: "Es la etapa más dura que he vivido"

  • "Estoy intentando no morderme la lengua porque se lo debo a mis espectadores"

  • Sobre Merlos: "No hay derecho a que se le destruya por algo de su ambiente íntimo"

Más noticias sobre:

Ana Rosa Quintana lleva casi dos meses retransmitiendo a diario una pandemia que deja en España más de 25.000 muertos. "Es la etapa más dura que he vivido", confiesa a ECOTEUVE.ES. "Es lo más grave que ha ocurrido desde la Guerra Civil", remarca la presentadora de Telecinco, que lleva 16 temporadas liderando en las mañanas de la cadena.

Al inicio de la crisis, la periodista pidió "unidad" en torno al Gobierno para hacer frente a la dureza de una situación sin precedentes. "El presidente es el que lleva el timón", recuerda. Sin embargo, Quintana ha hablado con claridad cuando ha entendido que las cosas no se estaban haciendo bien. "Estoy intentando no morderme la lengua porque creo que se lo debo a mis espectadores, y creo que la situación es tan crítica y tan dramática que no estamos para tonterías".

Desde su punto de vista, "el Gobierno actuó tarde" y tiene que "escuchar más". "No puede ser que las comunidades autónomas, los ayuntamientos y la oposición se enteren de las medidas por la tele", explica Ana Rosa Quintana.

Lleva casi dos meses retransmitiendo una pandemia que ha dejado miles de muertos y casi destruye nuestro modo de vida. ¿Es la etapa más dura que ha vivido en televisión? ¿Qué ha sido lo más difícil de estas semanas?

Sin duda, es la etapa más dura que he vivido en televisión, pero también en la parte personal. ¿Qué he vivido? Sobre todo, los testimonios desgarradores de personas que han perdido a sus familiares sin saber dónde estaban mientras morían, sin poder acompañarlos en su funeral, eso es desgarrador.

¿Ha aprendido algo a nivel personal? 

La verdad que he aprendido paciencia y a intentar que la armonía, a pesar de todo, reine en mi casa, pero eso es gracias a mi familia más que a mí. Yo, al final, tampoco he cambiado tanto de vida, he trabajado todos los días, pero ellos han estado confinados casi 50.

¿Ha recuperado alguna afición en este encierro? 

Me ha quedado poco tiempo, he trabajado más horas que nunca, pero bueno, los fines de semana he seguido con mis aficiones: leer -ahora la diferencia es que lo hago en el iPad- ver series y televisión, hacer algún juego de mesa y cocinar, que siempre me ha gustado.

¿Usted también, como toda España, se ha aficionado a las videollamadas con familiares o amigos para tomar el aperitivo, etc?

Hacemos el aperitivo con familia siempre los domingos. Con el programa, con la directora o con la productora ejecutiva, estamos todo el rato en contacto a través de mails, llamadas... Estamos en comunicación permanente. Yo, la verdad, de vídeo ya salgo un poco saturada.

¿Y profesionalmente? ¿Cómo es hacer televisión en una situación tan complicada? ¿De qué manera se han adaptado? [El programa que produce Unicorn Content desdobló su redacción]

Nos hemos adaptado gracias a los compañeros: la mitad trabajando en casa, la mitad en el plató y exprimiendo todo lo que hemos podido los medios que tenemos. A la hora de los vídeos, hacemos menos que otras veces pero, sin embargo, se pueden hacer más gestiones desde casa. Hemos cambiado nuestro método de trabajo para que el programa siga funcionando, y creo que lo hemos hecho relativamente de una manera eficaz.

¿Cree que vamos a cambiar en algo, en positivo, tras superar este shock?

Yo creo que va a pasar un poquito de tiempo. Lo positivo ya lo hemos visto, que es la solidaridad de la gente, la unión de las personas; pero nuestro modo de vida vamos a tardar en olvidarlo. Además, van a quedar muchos traumas. Traumas de quienes han perdido a familiares, a conocidos, a personas cercanas de las que no han podido despedirse... Creo que eso va a dejar un trauma social, no solamente en las familias, que vamos a tardar en olvidar.

Usted hizo, desde el inicio de esta crisis, un llamamiento a la "unidad" y pidió estar con el presidente, pero también ha sido crítica con el Gobierno cuando lo ha creído conveniente. ¿Qué precio está pagando por no morderse la lengua? ¿O se la muerde?

Estoy intentando no morderme la lengua porque creo que se lo debo a mis espectadores, y creo que la situación es tan crítica y tan dramática que no estamos para tonterías. Yo creo, y lo he dicho desde el principio, que en este momento el presidente del Gobierno es quien lleva el timón, y no podemos disparar a quien lleva el timón y que hay que estar con él. Pero también tenemos la obligación, como sociedad y como periodistas, de criticar aquello que creemos que no está funcionando bien, y hay muchas cosas que no lo están haciendo.

La tensión política se mezcla con la informativa y los espectadores tienden a situar a los presentadores. ¿Usted siente que le han colocado en algún sitio?

Eso es no entender qué es la libertad de información y la libertad de crítica. Yo espero que nadie tenga la tentación de seguir a los que están intentando dividir la sociedad entre dos.

¿Cuál ha sido el mayor error del Gobierno en esta crisis?

No creo que nada sea intencionado y creo que no querríamos tener ninguno esas responsabilidades encima. Creo que han actuado tarde y que no están contando con el resto de los partidos y con el resto de las comunidades autónomas y los municipios. Considero que son decisiones tan difíciles y tan complicadas que afectan a tanta gente que deberían colaborar más y escuchar más. Sobre todo, escuchar más.

¿Y de la oposición? ¿La clase política ha estado a la altura?

La responsabilidad en estos momentos no está en ellos, está en el Gobierno. Sobre todo cuando hay un mando único y ha adquirido toda la responsabilidad.

A mí me molesta mucho cuando veo las sesiones de control y veo que no hay unidad y creo que la responsabilidad es de muchos, pero especialmente la responsabilidad parte de aquel que está gobernando. Tú no puedes pedirle a los demás que colaboren si tú no escuchas, si tú no hablas con la oposición, no compartes tus preocupaciones, es que es muy complicado.

¿Qué es lo que le sigue indignando de la gestión de esta pandemia?

Exactamente eso, que deberían no cerrarse tanto, deberían escuchar más, no puede ser que las comunidades autónomas, los ayuntamientos y la oposición se enteren de las medidas por la tele. Creo que tienen que enterarse antes, hacer sus aportaciones y, cómo no, el Gobierno decidirá cuáles cree que son pertinentes y cuáles no, pero escuchar.

"No entiendo que no se tomen medidas en el aeropuerto a personas que vienen de zonas de riesgo". "En España, con 7 casos, es momento de dar otros pasitos". "Si me subo a un avión, yo sí me pongo mascarilla". Son frases suyas del 26 de febrero. Entonces, recibió críticas por alarmista y, días después, todo lo contrario. ¿Por qué? ¿Tiene la sensación de que recibe por todas partes?

Esto nos pasa cuando uno está expuesto en una televisión que ven muchos millones de personas, pues hay que aceptar que no todo el mundo está de acuerdo con lo que dices.

Lo que pasa es que la gente, a veces, tiene mala memoria. Nosotros desde el principio nos dimos cuenta, desde el principio lo dijimos... y no es que yo crea que hay que ponerse una mascarilla, es que lo he vivido. Yo viajé el día 4 de marzo y nadie me preguntó nada, nadie llevaba mascarilla, yo vi el panel [del aeropuerto] y estaban entrando aviones de todas partes y me pareció un escándalo. Y cuando volví nadie me paró, nadie me preguntó, y los únicos con mascarilla éramos cuatro orientales y yo.

¿Ha hablado con Iker Jiménez? Hizo un comentario que después respondió usted. ¿Qué pasó ahí?

Yo no he respondido nunca. Él y yo sí hemos hablado. Él, efectivamente, hizo un comentario que no iba dirigido a mí, me lo adjudicaron a mí porque a alguno le pareció o le interesó pero Iker y yo, igual que Carmen, no solo somos amigos y compañeros, sino que yo tengo gran admiración por ellos y nos comunicamos permanentemente.

El Merlos Place ha aliviado la tensión informativa del coronavirus. ¿Usted es de Merlos, Marta o Alexia? ¿Cómo cree que acabará este culebrón?

Yo creo que los temas particulares los tienen que resolver entre ellos, Alfonso vino al programa cuando le tocaba, que era justo el lunes después de todo el lío del fin de semana, me parecía que mis espectadores necesitaban que yo le preguntara, pero luego no he vuelto a hablar del tema porque me parece que esto se tiene que resolver en el área privada.

Alfonso Merlos no es un personaje habitual de la crónica rosa y me parece que puede ser entretenido durante el fin de semana, que pudo ser un poco vodevil, pero no hay derecho que destruya a una persona por algo que ha pasado en su ambiente íntimo.

El tema ha disparado la audiencia de los programas. ¿Los espectadores están cansados del coronavirus?

Estamos necesitando abrir los programas, pero poco a poco, porque no podemos olvidar que ha habido 25.000 muertos, algo que nunca ha ocurrido en España, excepto en la Guerra Civil. Esto es lo más grave que ha ocurrido en nuestra sociedad desde entonces y no podemos olvidarlo.

Hace falta desconectar, pero la gente ya lo hace en su casa, ven algún tipo de programa o serie, la gente se entretiene con lecturas, pero los que estamos informando no podemos olvidar lo que está pasando. Se puede abrir una ventanita al entretenimiento, pero con mucho respeto y con unos temas que no ofendan a la gente.




Informalia




Comentarios 8

#1
04-05-2020 / 14:13
Entre Sánchez y Casado vamos listos
Puntuación 4
A FavorEn Contra

Entre el inútil y el otro mierdeci..a que amenaza con no apoyar la prórroga del estado de alarma, los españoles estamos vendidos.

#2
04-05-2020 / 14:44
Post
Puntuación 2
A FavorEn Contra

Si alguien piensa que el actual Gobierno ha actuado o está actuando bien, simplemente es retrasado mental. Lo ve un ciego, y también los votantes de izquierdas decentes.

#3
04-05-2020 / 15:42
Sergi
Puntuación 14
A FavorEn Contra

Si no contaras tantas mentiras en tu programa y hubieras informado mejor, también habría ayudado. Preocupada debes estar por Villarejo, y ya te gustaría que tus amigos gobernarán para tapar la mierda que desprendéis, que eso se les da mu bien

#4
04-05-2020 / 15:42
Puntuación 6
A FavorEn Contra

Si guapita, más vale que te muerdas la lengua.... Que después de los audios que están saliendo a la luz de tus "amiguetes", más vale que estés calladita!!!!

#5
04-05-2020 / 15:46
Puntuación 4
A FavorEn Contra

Lo que le faltaba a esta "simple" es que salga en defensa del Merlos.... Menuda panda sois, dando clases de moral e integridad y tienen mierda para dar y tomar.

#6
05-05-2020 / 11:28
tratretri
Puntuación 6
A FavorEn Contra

No te la muerdas y cuenta lo tuyo con Villarejo.... Vamos mari no te cortes

#7
05-05-2020 / 17:41
petra
Puntuación 4
A FavorEn Contra

Y cuentanos, sin moderte la lengua, que mas cosillas teneis con Villarejo y asi seguis animandonos el estado de alarma. Cuando uno tiene mierda y la esconde debajo de la alfombra es mejor que se calle la boca y deje de dar lecciones a nadie, denada.

#8
07-05-2020 / 13:41
trabajandoduro medicenelelias
Puntuación 0
A FavorEn Contra

en cnn se ha visto dos cuomo al mismo rato la misma cara de cinico en ambos lados de la pantalla

la politica debe estar controlando a periodistas y medios

luego pasaron a erinburnet que ya no está muy vaca habia enflaquecido quiza por la hambruna del pandemia se ve igual que la sole examigaintima de lacaro

la cual siempre se la ve currando cada dia en el medio como si vivieran ahi porque en una de sus fotos se puede ver que convivia con unvago cromañon en un sotano

pero esta gente periodista que les han pagado bien o lo han despilfarrado en viajes para que sigan currando y viviendo igual que pobres diablos trabajando esclavizados para quienes les pagan ja ja ja ja ja ja

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.