El último hallazgo de la mánager de Rosalía es St. Pedro y sale de 'La Voz': "Quiero triunfar como ella"

10:00 - 2/05/2020
  • ECOTEUVE.ES entrevista al finalista de Juanes en el popular talent musical

  • "Juanes me ha aconsejado que sea el capitán de este barco, estoy en ello"

  • "Rosalía es un referente para mí, su ética de trabajo es de otro planeta"

Más noticias sobre:

Pedro Hernández llegó a la quinta edición de La Voz, la última que emitió Telecinco, en busca de una oportunidad con la que dar un impulso a su carrera como cantante. Sin esperarlo, el tinerfeño, que desde muy pequeño tenía claro que quería dedicarse a la música, logró colarse en la gran final del programa, donde logró la cuarta posición. Todo ello, de la mano de Juanes y sin imaginarte que, gracias a él, su vida estaba a punto de dar un giro de 180 grados.

El artista colombiano fue el encargado de conectar a su pupilo con Rebeca León, manager de Rosalía y una de las mujeres más influyentes en estos momentos dentro de la industria. Ambos estaban interesados en la proyección del joven y le animaron a trasladarse a Miami para trabajar juntos en su propio proyecto musical. 

Lea también: Rosalía emociona a Jordi Évole al cantarle su nueva tema Dolerme

Así es como Pedro Hernández se convirtió en St Pedro, nombre artístico bajo el cual acaba de lanzar su primer single en solitario: Phone sex, un tema creado en plena cuarentena con el que el cantante espera impactar con fuerza en el mercado. "Rosalía es un referente para mí, su ética de trabajo es de otro planeta. Mi ambición es triunfar como ella", declara a ECOTEUVE.ES.

Participó en la quinta edición de La Voz en Telecinco. ¿Era el primer programa musical al que se presentaba?

Sí, la verdad es que yo no era para nada fan de ese tipo de concursos. Me gustó el paso que di, porque gracias a eso, encontré a Juanes. Hasta entonces, nunca tuve ganas de ir a ningún programa de esos, tipo Operación Triunfo.

¿Por qué decidió entonces animarse a concursar en La Voz?

Me presenté un poco obligado, porque estaba frustrado en aquel momento. Tenía mi banda en Tenerife y la situación allí, industrialmente para la música, es inexistente. Hay cero industria. Estaba muy frustrado y eso lo vi como una posible salida, para tener un poco más de visibilidad para el grupo, y que la gente pudiera conocernos. Al final, mira...

¿Cómo fue su paso por el concurso? ¿Pensaba entonces que le estaba cambiando la vida?

La verdad es que allí estaba un poco frustrado. Estaba siempre malo. Yo no había salido hasta entonces por mucho tiempo de Canarias y el cambio de clima de Tenerife a Madrid, en las épocas en las que estábamos, me afectó bastante. Los aires acondicionados y los humos de los sets me hicieron bastante mal a la garganta. Pero mal, mal. 

A pesar de eso, llegó a la final con Juanes...

Yo no sé ni cómo pasó eso. Me considero muy muy afortunado la verdad. Me llegaba el cariño de la gente pero llegar hasta el final es algo que nunca te lo esperas. Tú haces lo tuyo y después la gente va reaccionando. Siempre es inesperado que le guste a alguien lo que haces. 

¿Cómo es fue su relación con Juanes a lo largo del concurso?

La verdad es que no tuvimos tanto contacto, pero en el poco que tuvimos se notaba que teníamos una forma de pensar parecida en ciertos aspectos que, a la hora de desarrollar una carrera en solitario, es importante. Él me dijo una frase que se me quedó marcada: 'Estás siempre en el sitio en el que tienes que estar'. Yo ya había trabajado en musicales y con equipos grandes, como técnico, y sé que es importante que cada engranaje se mueva como se tiene que mover y no por su cuenta. 

¿Y actualmente? ¿Tiene contacto frecuente con él?

Pues su familia son los que me han ayudado a establecerme en Miami, su cuñada me ayudó a buscar piso, su hermano me ayudó con el management del negocio... Me acogieron de una y los siento como mi familia aquí, la verdad.

¿Qué es lo más que ha aprendido de Juanes como 'mentor'?

Él me dice que el capitán del barco tengo que ser yo. (Risas). Creo que es fácil de decir pero difícil de hacer cuando en el barco tienes una tripulación como Rebeca León (mánager de Rosalía) y toda esta gente. Pero estamos en ello.

Gracias a Juanes conoce a la manager de Rosalía. ¿Cómo se produce todo esto?

Nos conocimos allí en La Voz, en los pasillos del programa. Me escapé un momento para ir al baño y me la presentaron. Ella estaba con Juanes y quiso conocerme.

¿Qué cree que vieron en usted para apostar por este proyecto?

Todavía a día de hoy me lo pregunto. (Risas). Es broma. Ellos siempre me dicen que yo canto y eso no abunda a día de hoy, que un artista que realmente sea 'multinstrumentista' como los de antes.

¿Qué hoja de ruta tiene de la mano de Rebeca León?

Estamos estudiando ya qué es lo siguiente. Es un proceso, porque queremos hacer las cosas muy bien cuando lo tengamos muy claro y no precipitarnos nunca. Por eso, aun estamos decidiendo hacia donde ir.

¿Hay proyecto ya para hacer un álbum en el horizonte?

Hay varias cosas pero a mí me gusta hablar de las cosas cuando están firmadas, selladas y enviadas ya. 

¿Le da vértigo pensar en una proyección y un éxito internacional como el que ha tenido Rosalía?

No me da vértigo porque esa es mi ambición. Es el objetivo al que quiero llegar. Me da vértigo pensar cómo me puedo sentir cuando todo eso pase, si es que pasa. Eso me da vértigo. Pero no, hacía allí es a donde vamos. 

¿Ha tenido la oportunidad de conocerla?

No, aun no. Es una chica que trabaja demasiadas horas al día. Si el día tuviera 27 horas, pues ella le metería 27 horas al trabajo. 

Supongo que para usted, ella será también fuente de inspiración...

Su ética de trabajo es de otro planeta.

¿Se ha propuesto una colaboración con ella?

Aún es pronto, porque mi proyecto aún no está ahí. Nadie saldría ganando si hiciéramos eso, de momento. Sería una oportunidad increíble, sobre todo artísticamente para yo crecer y aprender de ella dentro de un estudio. Pero hay muchísima gente y muchas opciones antes por realizar.

¿Por qué St Pedro?

Decidimos darle un giro al nombre. La cultura de los canarios está un poco atada a la Iglesia, pero la gente también se lo pasa por el sombrero cuando le interesa. Es un poco esa idea: St Pedro, aunque las cosas de las que yo hablo no son cosas que hablaría un santo. 

Su interés por la música llegó desde pequeño, ¿verdad?

Desde muy pequeñito. Siempre me daba miedo admitir que quería cantar, pero así era. Siempre estuvo ahí, aunque a mí no se me caían los anillos por enchufar cables o lo que fuera. 

¿Cuáles son o han sido tus referentes en todo este trayecto?

Ahora tengo muchísimos, pero en cuanto a lo musical, a mí me gustaría algo como Justin Timberlake. Su sonido y su estilo me gustan. The Weeknd también. Ese vibe. 

La música urbana canaria está viviendo un gran momento. ¿Por qué cree que se ha puesto el foco sobre ella?

Yo pienso que eso es que el Teide se está llenando de lava y está muy cerca de explotar y espero que todo el mundo se dé cuenta de lo que se han estado perdiendo. Durante muchas décadas, ha habido allí mucho talento canario que ha muerto literalmente pobre, porque no hay industria en Canarias. Yo solo espero que cuando todo esto explote, y estos artistas que van a pegar peguen, los canarios sepamos apreciarlo y aprovecharlo para hacer una industria nuestra en las islas. 

¿Cómo surge Phone Sex? ¿Cómo es esto de lanzarse a producir un tema musical en medio de esta situación tan complicada que vivimos?

Gracias a Dios que pasó esto, porque si no, estaría subiéndome por las paredes. Estamos trabajando un montón y la canción fue agua fresca. Hice todo en casa, porque aquí tengo el set montado. Y ponerte con algo que va a salir y que sabes que la gente va a escuchar es pura motivación.

¿Cuáles son sus próximos pasos? ¿Está preparando alguna gira de conciertos?

Estamos haciendo conciertos por Zoom y ojalá podamos hacer pronto algo más abierto para la gente. 




Informalia





Comentarios 0